ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Wednesday, October 31, 2007

¡Dulce o travesura!


-¿Cómo te fue, gaznápiro?
-¡Muy corto, tío!
-Te dije hasta las once y ya son las once y media. Te pasaste en media hora.
-¡Pero el Jálowin empieza a las doce y entonces me lo estoy perdiendo!
-No. Para los niños el Halloween termina a las diez de la noche.
-¡Protesto! ¡No es justo! Porque ahora usté se va ir a celebrar a un restoral con sus amigos mientras tanto que a mí me va dejar en un clóse.
-Pero dormirás lleno de dulces.
-Me cansé de comer dulces. Me está dando una cosa en la guata. Me siento como si tuviera la guata llena de gusanos, tío. Quero gomitar.
-Tómate un vaso de agua. Toma, bebe. ¿Cuántos dulces comiste?
-Gracia (glu-glu). Ah... ¡oinc! Ya me salió el chanchito. Ahora me siento más mejorado. Me comí como mil doce pastillas y tan bien como 25 chocolates, tan bien un trencito, ¡el trencito me lo comí altiro, querido tío!, me lo dio la brujita de la casa de la esquina, o sea la casa que está casi en la esquina.
-¿Que no se había muerto esa señora?
-¡No, tío, estaba viva!, no estaba fallecida. Cuando tocamos el timbre por si las moscas se abrió la cuerta y los pusimos a tiritán. Salió la señora bruja con un paquete y los pusimos a correr, la Luna corría más que no sé qué, pero el Claudito no podía correr tanto porque el Claudito es más chico, porque no es tan grande, no crece nunca, entonces la brujita tomó al Claudito de la mano y se lo llevó paradentro de la casa, entonces la Paulina gritó ¡se va comer al Claudito! Así que regresamos, o sea regresamos como hasta dos casas para mirar si se lo estaba comiendo. Yo estiré el cuello como dos metros y alcancé a ver que ¡no se lo estaba comiendo, porque le estaba dando dulces! Así que el Camilo dijo vamos, no sean miedosos, que los cuede dar a nosotros tan bien. Y entonces caminamos despacito y la brujita los preguntó ¿tienen miedo? los preguntó. Y el Camilo le dijo sí, porque usté es bruja porque no tiene dientes, pero la brujita dijo tengo dientes y los mostró la cara, ¡y tenía dientes! Entonces entramos y los repartió cuatro dulces a cada uno, y a mí me pasó la mano por la pelada. Era como una mano de moutro porque estaba llena de arrugas, querido tío, me raspó la pelada. Así que los fuimos y le dimos las gracias y cuando íbamos a cerrar la cuerta de la reja la brujita estaba en la cuerta de su casa y gritó ¡miren! y todos miramos y se sacó los dientes y los hizo ¡Uuuaaaaa-ja-ja-ja! y salimos arrancando porque se veía perfectamente terrolífica.
-Bien rara la señora. Ahora, a acostarte. Te preparé un closet especial.
-Espere, tío, que tan bien quero contarle que unos niñitos pedían dulces y cuando les daban dulces entonces tiraban huevos a la ventana. Eran malos porque cuando tiraron huevos dijeron los cagamos igual, así dijeron, y tan bien dijeron otro garibato, dijeron viejo cú. Así dijeron, tío, es verdá, no es mentira. Descués se fueron riéndose de verdá, no de mentira. Yo le dije eso no se hace y me dijeron cállate tonto sapo. Entonces me dio pena de tristeza, pero la Luna y la Paulina me dijeron no le hagái caso ElMonito, ¿no vís que son niños mal educados? Y yo dije ah, menos mal. Y entonces seguimos pidiendo dulces, pero al Claudito le daban menos porque es más chico, y un señor que le iba dar dulces le hizo abrir la boca lo más que pudiera y el Claudito obedeció y abrió la boca como un buzón. Se veía ridículo. Entonces el señor le dió dos pastillas y el Claudito dijo gracias y los fuimos. ¡Pero fue muy corto!

Tuesday, October 30, 2007

¿Volverá a salir la bruja que asustó a ElMonito el Halloween pasado?

Querido diraio
Estoy nervioso, sumamente, porque ya va ser el día del Jálowin y tengo mi difraz listo, lo tengo encerado y me voy a ver terrorista, entonces la gente de las casas se va asustar y me van a dar dulces, pero lo malo es que los señores compran puras pastillas, pero casi nunca compran trencitos porque los trencitos no tienen forma de moutro y tan poco tienen forma de calavera los trencitos, tienen pura forma de chocolate, y en vez que son más caros que las pastillas, porque las pastillas las venden a cien pesos como catorce pastillas, en vez que los trencitos valen 300 pesos, los más chicos, porque los trencitos grandes valen como mil cuarenta pesos, pero no son grandes los trencitos, o sea los chocolates son grandes pero los trencitos son del mismo porte, o sea la locomotora y un carrito atrás de la locomotora, no adelante, porque si va adelante entonces la locomotora choca al carrito y el carrito explota y mueren todos los pasajeros. Todos fallecidos.
Ojalá que no me salga la señora vieja de la casa del lado de la esquina, esa casa verde que nunca prende la luz, porque el año pasado nos salió abrir de chiripa y salimos arrancando porque los dio susto. Era horrible, le faltaban los dientes de los lados y venía con una mano larga a abrirnos la cuerta, parece que los iba embrujar. Descués no la vi más. A lo mejor se murió porque vive solita y nadien la va ver. Ojalá que si está muerta no se ponga penar. Mañana vamos a saber con el Claudito, la Luna y el Camilo que parece que dijeron que iban a salir conmigo, porque son del barrio. El Martínez se achaplinó y dijo que en su casa repartían dulces más caros, entonces no iba venir. Peo yo voy a juntar los dulces más caros, no me los voy a comer, me voy aguantar y se los voy a mostrar cuando volvamos a clases.
Gracia.
ElmOniTo

Sunday, October 28, 2007

El disfraz de Halloween, bien guardado

-Y, gaznápiro, ¿ya tienes tu disfraz del Halloween?
-Claro tío, ¿no ve que el otro día le mostré el difraz de Jorobadito de Notredán? ¿Que no se acuerda?
-Se me había olvidado.
-Pero la almuada la tengo guardada en el clóse para que no se arrugue, porque si se arruga entonces voy a salir a pedir trencitos con la espalda arrugada y entonces me cuedo ver muy feo. Horrible.
-Pero si esa es la idea.
-¿Cuál idea, querido tío, señor Lamordes?
-La idea de salir disfrazado es verse feo.
-¡Pero feo de difraz, no feo de arrugado! ¿No ve que si salgo feo de arrugado entonces el difraz sale feo, o sea que el difraz no vale?
-Ah... mmm... será así. ¿Quieres salir a pesar para aprovechar la tarde del domingo?
-¡Ya!
-Vamos a caminar.
-No, porque yo quero ir al Mampato a jugar con los juegos.
-Eso está muy lejos. ¡Habérmelo dicho antes!
-¿Y dónde me cuede llevar entonces, tío?
-A la esquina.
-Bueno. Pero me compra un trencito.
-Si el almacén está abierto te compro un trencito.
(En la esquina).
-Vaya, está cerrado.
Usté sabía!
-¡Cómo iba a saber!
-¡Porque usté es más grande y sabe las cosas en vez que yo soy más chico y no sé las cosas, entonces usté se burla!
-¡De quién me voy a burlar, renacuajo!
-¡De yo!
-Estás loco. Qué interés tendría en burlarme de ti.
-¡Pero usté se burla porque usté dijo que me iba sacar a comprar un trencito en vez que usté sabía que el Estafadón estaba cerrado porque nuabía abierto!
-¿Por qué lo llamas así, estafador?
-¡Pero si usté mismo la otra vez dijo que era un Estafadón porque vendía más caro!
-No me acuerdo de haber dicho eso.
-En el tiatro Cinejói venden trencitos tan bien, querido tío...
-Pero justo no hay ninguna película para niños.
-¡Sí, porque están dando Súper can!
-¿Y cómo es esa?
-Es buena, porque el Toro la fue a ver y dijo que era buena. Se trataba de un perro parece que volaba y descués chocó con un árbol y se le cayó el hueso y le salió un cototo en la cabeza, pero la capa le quedó estiradita porque no se le arrugó, porque parece que con el viento se planchaba sola la capa.
-Vamos a verla entonces. Pero ponte chaleco, porque está fresca la tarde.
-¡Viva ni tío!

Friday, October 26, 2007

El moutro de Tortugal se llevó a Maddie

-Tío, ¿la niñita que se perdió que se llama Madi tuavía no la encuentran?
-No.
-Salió una foto de un señor sin cara que se la lleva en brazos. Parece que era El moutro de Tortugal.
-De Portugal, querrás decir.
-Del lugar donde la niñita desapareció. El moutro de Tortugal. Pero no es tan feo, pero no tiene cara, así que es un moutro sin cara, o sea que es malo, es terrolífico, pero sin cara.
-Ah.
-A mí me dan más miedo los moutros sin cara, porque no tienen cara. Una vez estaba soñando un sueño y entonces apareció un moutro sin cara. Venía de una colina, porque me dijo que había ido a sembrar choclos. Venía con un saco de choclos. Entonces yo fui corriendo y el moutro abrió el saco y me dijo aquí te voy a echar adentro para que sepas. Y yo me puse a gritar, entonces desperté. Estaba tiritando en el clóse y la gatita Leiri decía miau.
-Ah.
-Pero diga algo.
-Qué quieres que diga.
-Algo.
-Algo.
-No, pos tío, Diga otra cosa. Diga por eflenco que vamos a ir a pedir dulces el día de Jálowin y tan bien diga que siguen matando mujeres los señores, pero el otro día una señora mató a otra señora que estaba viejita, pero la señora que la mató tan bien estaba viejita, pero no era pobre porque tenía zapatos y tenía vestido. Entonces dijo que pescó a la viejita y la aholcó y descués la metió a la tina y le pegó en la tina con un martillo y la viejita se reventó en la tina. Era terriblemente horroroso, porque la pieza se llenó de sangre y entonces...
-¡Para, para! ¡Qué te pasa que estás tan violento!
-Nada, tío. Salió en las noticias.
-Pero tú le pones mucho. Describes la escena con lujo de detalles. Parece que te gustara el morbo.
-No tío, porque a mí me gusta comer trencitos y jugar a la pelota en el recreo, pero el otro día los castigó a todos la Caballita porque el Riquelme se volvió loco y le puso una tijera en el cuello al Chinito y le dijo te voy a enterrar la tijera, es verdá. Entonces yo salté y le quité la tijera y le dije que lo iba acusar al Inpestor Pino y el Riquelme se puso a gritar y a llorar y dijo que se iba sisuidar. Entonces llegó la Caballita y los castigó a todos y parece que al Riquelme le cancelaron la matrícula por violento.
-¿No estás inventando, mequetrefe?
-No, tío, ¡si es verdá, no es mentira!
-Vaya vaya las cosas que están pasando en los colegios.
-Haga una información con eso que me pasó, tío, para que los niños se pongan más buenos y se pongan no tan malos.
-Bueno.
-¿Y me va poner a mí?
Sí.
-¿Y qué va decir?
-Que tú participaste en una pelea a tijera.
-¡No, porque yo LE SAQUÉ la tijera al Riquelme, pero yo no estaba peliando con tijeras, porque no me gusta usar tijeras para peliar con los niños porque cuede ser peligroso. Me gusta más con la espada láser, porque la espada láser es de mentira, no es de verdá.
-Ah.

Wednesday, October 24, 2007

Surge un primer disfraz para el Halloween


-¿Qué haces ahora vestido de Jorobado? ¿No te basta el ojo en tinta?
-Es que estoy haciéndome un difraz de Jorobadito de Notredán porque quero ser el Jorobadito de Notredán el día de Jálowin, querido tío señor Lamordes.
-¿Y qué te pusiste en la espalda, sanguijuela?
-Me puse una almuada que le saqué a usté el otro día de la pieza, pero no le había dicho porque entonces usté no me iba dejar hacer el difraz de Jorobadito de Notredán y entonces no cuedo salir a pedir dulces y trencitos el Jálowin.
-¿Y se puede saber si has solicitado el permiso respectivo para salir a pedir dulces y trencitos?
-Tengo que pedirlo el día antes porque entonces hay menos posibilidades de fracasar. Eso me dijo el Toro y tan bien eso me dijo el Martínez. El Martínez me dijo que tenía que sorprenderlo a usté y que tenía que inventar que iba salir con varios compañeros al Jálowin y entonces usté me va dar permiso.
-¿Y vas a salir de verdad con algunos compañeros a pedir dulces o es un invento?
-Sí.
-Sí qué.
-Sí no sé.
-¿Con quiénes vas a salir? ¿Con el Chinito?
-No, porque el Chinito dijo que se asusta cuando ve moutros, porque dijo que el otro día estaba haciéndose un difraz de culebra asesina y se miró al espejo y le dio susto y tuvo que sacarse el difraz. Se había enrollado una sábana con flores y se había pegado una lengua de mentira en la boca y le dio susto cuando se miró al espejo.
-Ah, pero con quiénes vas a salir.
-Parece que con el Fuenzalida y con el Toro, pero el Martínez dijo que iba estar en su villa con los amigos de la villa, pero eso es muy lejos.
-¿Y entonces?
-Entonces no sé.
-Entonces no sales a ninguna parte.
-¡Pero cuedo salir con usté! ¡Usté se cuede difrazar de Frákestein o tan bien se cuede difrazar de loco del Resplandor!
-¿De dónde sacaste eso?
-¿No ve que se parece un poco al señor Loco del Resplandor?
-¿A Jack? ¡Gracias!
-¡No, tío, si es malo ser loco!
-Bien, quedemos hasta aquí por ahora. Voy a estudiar eso del permiso. Dependerá mucho de las notas que me traigas.
-Chuta. Fregué.
-No pierdas las esperanzas y estudia.
-Bueno.

Monday, October 22, 2007

Un ojo en tinta por defender al Chinito

-¿Cómo te fue en el colegio, gaznápiro?
-Más o menos...
-¿Por qué?
-Por nada...
-¿Te pasó algo?
-No sé...
-A ver, ven para acá. ¿Qué te pasó en la cara?
-Que me salió un ojo en tinta.
-¡Por qué! ¿Te pegaron?
-Sí, me dieron una camotera... ¡Guaaaaaaaaaaa!
-Ya, no llores. Cuéntame qué te pasó.
-Es que yo defendí al Chinito, pero el Chinito no es el Dostor Cao de Nanllín, porque el Chinito es un compañero de culso que todos le pegan, nadien no le pega, en vez que yo soy el único que no le pega, porque el Chinito es débil y se deja que le peguen. Entonces cuando le estaban pegando al Chinito en el recreo yo dije ¡No le peguen al Chinito! y me llevé para un lado al Chinito y el Chinito me dijo gracias, pero entonces llegaron dos matones y me tomaron de los guantes y me llevaron a la sala, porque la sala estaba desopucada porque estaba sin nadien adentro de la sala, porque era el recreo. Entonces los matones llamaron a los otros y me dieron una camotera. Y descués entramos a clase y la Caballita me preguntó que me había pasado en el ojo y entonces yo le iba decir pero entonces un matón me dijo para callado no los podís traicionar, así que yo le dije a la Caballita que me había caído jugando en el recreo y casi se me había salido el ojo, me había quedado el ojo colgando del nervio le dije, y casi tocó el suelo el ojo, menos mal. Entonces la Caballita me retó por decir mentiras, porque dijo que los ojos no cuelgan, en vez que si cuelgan entonces no valen.
-¿Quiénes son los matones?
-El Pereira y el Roldán.
-¿Y tus famosos amigos el Toro y el Martínez no te defendieron?
-Es que el Toro y el Martínez son no tan matones y son más chicos que el Pereira y el Roldán, porque si pélian con ellos entonces el Pereira y el Roldán ganan y el Toro y el Martínez pierden, así que se quedaron callados y me pegaron tan bien, pero no tan fuerte. A la salida de la camotera me dijeron nosotros te pegamos despacito.
-¿Y el Chinito?
-No, el Chinito no me pegó, porque estaba escondido detrás del tiosco donde venden trencitos.
-¿Puedes ver?
-Sí, tío, pero veo como morado. Pero con el otro ojo cuedo ver de todos colores.
-Bueno, eso te pasó por defender al Chino.
-Sí.
-¿Y qué harás si le vuelven a pegar?
-Los voy acusar al señor Pino, porque el señor Pino los cuede castigar, porque el señor Pino es Inpestor.
-Me parece. Ahora vuelvo a mis asuntos.
-Espere tío...
-¿Qué quieres?
-¿Es verdá que ahora salió una niñita Cítica?
-¿La que ve la fortuna?
-Sí.
-Así parece.
-O sea que entonces la niñita Cítica a lo mejor le va ganar al Dostor Cítico, porque el Dostor Cítico es no tan bueno, en vez que es un poquito malo. Pero el Dostor Cao de Nanllín es malo, porque el Dostor Cao de Nanllín saca el corazón y lo masca.
-Ah.

Sunday, October 21, 2007

Solo en la noche, dentro del clóse

Querido diraio
Estoy de nuevo en el clóse. Ni tío no me castigó, en vez que dijo que iba salir a divertirse porque era sábado y dijo "¡los tíos tienen derecho a salir a divertirse!", estaba enojado, o sea que estaba no tan enojado, estaba sano, así que se fue y me dejó durmiendo en el clóse, ojalá que me costara menos dormir, menos mal que tuavía me quedan pilas en la linternita, así que mejor antes que aparezca la gatita Leiri como ratón o que aparezca la gatita Leiri como fantasma mejor voy a escribir un cuento para que no me den los nervios.

Cuento del Expreimentador versus la Calavera de Gual Disney

Cuando la Calavera de Gual Disney se dio cuenta de que no tenía puerco, porque un día se levantó la sábana y vio que no tenía puerco, tenía pura calavera y abajo no tenía nada, o sea que era invisible, entonces tomó un taxi porque se asustó porque no tenía puerco. El chofer le dijo dónde va. El chofer de taxi no se asustó nada, porque no sabía que la Calavera de Gual Disney no tenía puerco, porque el chofer no se había dado cuenta de que la Calavera de Gual Disney no tenía puerco. La Calavera de Gual Disney le dijo voy a la casa del Expreimentador. Dónde es eso. No sé. Pero cómo la voy a llevar si no sabe. Es que usté tiene que saber porque usté es el taxista, le dijo la Calavera de Gual Disney. Entonces el taxista se enojó y protestó. El taxista le dijo a la Calavera de Gual Disney, le dijo qué se cree. Entonces la Calavera de Gual Disney le dijo, no le dijo nada, le hizo así con la tarasca: ¡Guaaaaaaaaaaaaaaaa! y el taxista se asustó, le dio pánico y cruzó el semáforo con luz roja y chocó con un tiosco que estaba estacionado en la esquina. Entonces el señor del tiosco reclamó: ¡Miré como me dejó los diraios, todos chocados! ¡Botó todos los diraios! Y el taxista salió del taxi, porque tenía un cototo en la frente, entonces le dijo yo se los pago, cuánto es. Entonces el señor del tiosco le dijo son veinticuatro mil cuarenta millones. El taxista le dijo muy caro. El señor del tiosco le dijo le hice una rebaja. El taxista le dijo muy caro. El señor del tiosco le dijo entonces que pague el pasajero. Entonces la Calavera de Gual Disney se bajó y le dijo no cuedo pagar porque yo soy invisible porque soy LA CALAVERA DE GUAL DISNEY, y entonces gritó ¡Guaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

---fin---

Friday, October 19, 2007

Tío, el señor Copuchento se rió del hijo del Presidente retón

-Tío, el señor Copuchento se rió del hijo del Presidente retón. Ese que usa balbita y que el otro día bailó cueca de chincol en la Parada Militán.
-¿Lagos Weber?
-Sí. En los diraios salió que el señor Yer Copuchento se burló. ¿Se cuede hacer eso?
-Estamos en un país libre, mequetrefe.
-Pero siempre se burlan y el otro día un diraio puso que la viejita era chancha.
-No. Decía "Presa por Cerda".
-Yo me acordaba que decía chancha, tío.
-Es lo mismo, pero no es lo mismo.
-Tío, ¿por qué a la gente le gusta reírse de los señores que son famosos?
-Porque la fama es poder y el poder genera reacciones de envidia y hasta de resentimiento. La gente se siente frágil, inútil frente al poder y a los poderosos.
-Ah. ¿Qué es eso?
-Lo que te acabo de decir.
-Pero por qué se burlan.
-Porque es lo único que les queda.
-¿Usté es famoso, querido tío señor Lamordes?
-¿Famoso? ¿Dónde la viste?
-Ah, qué bueno, porque no quero que se burlen de usté, porque si se burlan van a decir que es más retón que el Presidente Capitán Planeta y que puro pasa escribiendo leseras y tan bien van a decir que se puso viejito y tan bien van a decir que no sé.
-Oye, ¿supiste que el día que jugó Chile tuviste más visitas que nunca?
-¿Qué es eso?
-Que todos los días visitan tu blog unas 40 personas y ese día lo hicieron 296.
-¡Pero eso es peligroso! ¡No escriba más de las partidas!
-¡Por qué!
-Porque no quero ser famoso.
-Ja ja ja. Porque van a decir que apenas sabes hacer palotes y dices todas las palabras cambiadas, badulaque. ¡Te van a pillar que ni siquiera sabes sumar bien!
-¡No diga eso, que me da pena de tristeza! ¿No ve que descués voy andar por la calle con la cabeza mirando parabajo en vez de pararriba?
-Descuida, que las visitas ya volvieron a su nivel habitual. Nunca serás famoso, para que sepas.
-Qué bueno. Pero yo si soy famoso voy a inventar un trabajo que todos ganen plata y nadien haga nada, y descués de trabajar todos jueguen y tan bien que en los sobres de álbun nunca salgan láminas repetidas. Ahora a nadien le gusta cambiar láminas, tío. Todos los alucnos queren láminas nuevas. El Bustamante me dijo el otro día ¿tai más gil? Dijo eso el Bustamante porque yo quería regalarle una lámina repetida.
-Ah.
-Tío...
-Qué. Me aburres de nuevo.
-¿La Presidenta Michelle Bachelet no se casó con el Papa?
-Cómo se te ocurre.
-¿Pero a qué fue entonces? ¿No se iban a casar?
-Estás fallado del mate, gaznápiro.
-¡Pero si salió en las noticias que se iban a casar en la Inglesia del Vaticano! Y salía ella vestida de novia.
-Mientes.
-O parece que fue a confesarse con el Papa. No me acuerdo bien.
-Eso es otra cosa.
-Yo creo que se arrodilló en el altán y le dijo Papa quero confesarme. El Papita le dijo hace cuánto tiempo que no se confiesa hija mía. Así dicen los santos, tío. Entonces la Presidenta Bachelet le dijo no me acuerdo, Papita. Y el Papita dijo diga sus pecados hija mía. Así dicen los santos, tío. Y la Presidenta Bachelet parece que le dijo hice mal las micros Papita, porque me salieron con cola de gente en los paraveros, y tan bien un día fumé y descués dije tres mentiras. El Papita dijo cuáles mentiras hija mía. Y la Presidenta Bachelet dijo no me acuerdo, parece que dije que iba ganar Perú pero ganó Chile, Papita. Y el Papita descués la solvió y le dio como catorce cuarenta padrenuestros. No creo, fueron como mil catorce nomás, o a lo mejor fueron dos mil catorce. ¡Chuta, entonces tuavía está rezando!, porque en la mañana salió que estaba en la inglesia con un caradinero fusilado. Pero era en otra inglesia, parece...

Thursday, October 18, 2007

Chile ganó a Perú, pero a ElMonito le dio pena

-¿Te gustó el partido, ElMonito?
-Sí, querido tío señor Lamordes, porque estaban ricas las pizzas, pero me gustó más la pizza con doble queso porque la pizza con cegolla tenía mucha cegolla y descués me quedó la boca con olor a ajo y descués se me salió un chanchito asqueroso, porque justo había tomado Coca Cola.
-Ah. Buenas noches entonces. A acostarse.
-¿Usté no está muy contento, tío, o está más o menos nomás contento, o está triste?
-Eufórico no estoy. ¿Te fijas que la gente no fue a la Plaza Italia? Apenas unos 3o pelagatos.
-¿Por qué, tío?
-Porque el triunfo con Perú dejó una sensación de satisfacción y optimismo, pero no euforia.
-Ah. A mí me gustó cuando Matías Fernández metió un gol y tan bien me gustó cuando trajeron al soldado y lo enterraron en la plaza vestido de calavera.
-¿Y qué tiene que ver el soldado héroe con el partido?
-¿No lo trajeron para ver las partidas?
-¿Y cómo va a ver un partido un cadáver momificado?
-Una vez la Calavera de Gual Disney vio un partido de Chile contra Irak justo cuando estaban guerreando, y Chile metió un centro y la Calavera de Gual Disney metió un gol de cabecita. No, es mentira.
-Ah, ya lo estaba sospechando.
-Tío...
-¿Qué?
-¿Cuánto falta para que sea el Mundial de África?
-¿De Sudáfrica? Mucho todavía.
-Quero ir.
-Espérate un par de años. Pero ni lo sueñes.
-¿Queda cerca de Egipto?
-Más o menos.
-Entonces lléveme, porque quero ver las pidámides y tan bien quero ver los tesoros de Cleopatra y tan bien quero ver al faraón Tutankamón, porque se parece al soldado que enterraron, pero el faraón era más rico porque tenía tumba de oro, mientras tanto que el soldado se murió porque le sacaron un pedazo de calavera de la cabeza de hueso y le dejaron un hoyo de este porte en la cabeza de hueso.
-Ah.
-Tío...
-Última pregunta y te acuestas.
-Me dieron pena los penuaros.
-¿Por qué?
-Porque perdieron y ahora yo creo que cueden estar llorando. La otra vez cuando jugamos una pichanguita en el recreo, el Maldonado metió un gol y ganaron ellos y yo me puse a llorar. Y descués el Toro me dijo no seái maricón. Y más me puse a llorar.
-Los juegos son así, querido títere. Se pierde o se gana.
-¿No empatan?
-También se empata. ¿Tú querías que empataran?
-No. Yo quero que Chile vaya al Mundial de África y gane el Mundial de África, pero descués me dieron pena los penuaros porque parece que se fueron llorando, y entonces a lo mejor no cueden ir al Mundial de África.
-No creas. Esto recién comienza.
-Tío, yo tan bien quero ver los liones de África y tan bien quero ver los tigres de África de bengala, pero lo que más quero ver son los cocodrilos de África porque son grandes y mascan, y una vez un cocodrilo mascó una jirafa y se la comió, pero le entró el puro cuello y descués el cocodrilo se murió porque la jirafa se puso a caminar con el cocodrilo afuera de la cabeza de la jirafa y entonces el cocodrilo se murió porque le dio vértigo y entonces la jirafa llegó a un precipicio y como no podía ver nada porque tenía la cabeza adentro del puerco del cocodrilo, entonces la jirafita se descarriló. ¡Es verdá, no es mentira!

Wednesday, October 17, 2007

Diabluras infantiles

-¿Cómo te fue en el colegio?
-No tuve clases, querido tío, porque cuando llegué a la escuela nuabía nadien porque era el Día del Profesor y los profesores se fueron a la playa a bañarse parece, pero tan bien fueron las tías y tan bien fueron los ausiliares, o sea los que barren y cierran la cuerta cuando tocan la campana. No, esos son los inpestores. Los ausiliares son los que no me acuerdo lo que hacen. Parece que no hacen nada.
-¿No quedó nadie?
-No. Quedamos nosotros no más, pero quedamos afuera.
-¿Y por qué yo no lo supe? No te habría mandado a clases.
-Es que parece que cuando dictaron la comunicación yo me estaba consiguiendo un lápiz para anotar, pero nadien me quiso emprestar un lápiz, porque dicen descués que yo me robo los lápices, pero es mentira. Una pura vez me quedé con un lápiz taspa, porque se me olvidó devolver el lápiz. Pero era un lápiz sin tapa y me quedó rayado el buzoy descués usté me retó porque llegué con el buzo rayado...
-¡Cállate de una vez, por favor! No necesitas dar tantas explicaciones.
-¡Pero si usté me preguntó!
-Yo sólo te pregunté por qué no lo supe.
-Es que cuando estaban empezando a hacer el dictado de la comunicación para la casa...
-¡Basta! Ya me lo dijiste. ¿Quién más llegó?
-Nadien más. El puro Toro y el Baeza tan bien, y descués llegó el Valladares. Venía corriendo porque venía atrasado. Y descués llego corriendo la señorita Ernestina. ¡Venía más atrasada!
-¿Y qué hizo?
-La señorita los miró y dijo chiquillos ¿ya se fue el bus? Y yo dije ¿qué bus señorita? Y el Toro me dijo cállate tonto. Y descués el Toro le dijo sí señorita, se fue hace como catorce minutos. Entonces la señorita Ernestina se largó a reír y dijo miren la mala suerte, voy a tener que tomar un bus especial para alcanzar a los chiquillos, chao niños. Y entonces partió corriendo. La señorita Ernestina parece que está un poquito loca, tío. El otro día se puso a bailar La bamba en la sala.
-Hummm, ojalá que haya encontrado a sus colegas. ¿Y qué hicieron ustedes?
-Cuando estábamos los cuatro el Baeza dijo juguemos una pichanguita, pero el Valladares dijo somos muy pocos, mejor fumemos. ¡Entonces sacó una cajetilla de cigarros de verdá, tío, no de mentira!
-¿Y qué hiciste tú?
-Fume pero un poquito nomás, pero me dio estornudo y me puse a toser y descués me dio una cosa en la carganta y me dieron ganas de no respirar. Era malo. Descués vi como borroso y me marié. El Toro dijo si no sabís aspirar pa qué aspirái. ¿Qué cosa es eso?, le pregunté. El Toro dijo tragarse el humo. Yo dije claro, tragué humo. Estaba como adormecido, así que boté el cigarro y lo pisé. El Baeza dijo ¡tonto que hiciste! ¿no vís que estaba entero? Y casi me pega.
-Vaya, vaya. De mal en peor. Parece que te quedarás sin partido de nuevo.
-¡Pero si no hice nada malo!, porque fumé una sola chupada, querido tío señor Lamordes, pero nunca más voy a fumar porque fumar es malo, porque el otro día un señor viejito salió que se le quemó la carganta con el cigarro y se le hizo un hoyo y descués se puso a hablar como Darvéider y a mí me dio pánico así que me fui al clóse y me puse a rezar.

Monday, October 15, 2007

Trucos de ElMonito para entrar a ver el partido Chile-Perú

-Tío, ¿por qué usté dice que el señor tío Lavín es igual que yo?
-Porque es Bacheletista-Aliancista.
-Pero yo no soy Bachelista-Lienzita...
-Pero a ti te gusta el Colo y la "U".
-¿Eso es lo mismo?
-Claro.
-¿Entonces al señor tío Lavín le gusta el Colo y la "U"?
-No sé, pero es como si le gustaran esos dos clubes. A Piñera le gusta la UC y el Colo.
-A mí me gusta Piñera porque tiene un avión que flota, así dicen las noticias...
-Una flota de aviones.
-... Y tan bien tiene un helicóstero y tan bien tiene dos autos, un auto de marca y el otro tan bien es de marca, pero no me acuerdo la marca.
-¡Por fin te descubriste políticamente, mequetrefe! ¡Conque te gusta Piñera!
-A mí tan bien me gusta Michelle Bachelet porque tiene antiojos y no es fea, es bonita, pero es como una viejita gordita pero no tan fea. Usa collares. Dijeron que parece que fue a Ustralia porque parece que se va casar con el Papa.
-¡Hereje!
-Pero tan bien me gusta el ministro Edualdo Fredi porque tiene la nariz más larga pero no es malo, se hace el malo, porque siempre tiene cara de enojado, porque tiene la boca para bajo, igual que usté, querido tío señor Lamordes.
-¿Ahora me toca a mí?
-¡Pero si tiene boquita de Fredi! No es culpa mía, porque es puro culpa suya no más. Pero se cuede mejorar porque tiene remedio.
-¿Y cuál sería el remedio?
-Si se hace con los dedos para arriba como tres veces al día la boquita se le cuede poner como ese viejito Elwin. No, mejor como diciséis veces al día. No, mejor catorce.
-¿Así?
-¡Ja ja ja! Se ve divertido. ¿Está contento, tío, no está retón?
-No te preocupes, que se me pasa ligerito. Ahora mismo. Se acabaron las tonteritas. A acostarse.
-Espere un poquito, querido tío, porque escuché que Chile va jugar de nuevo.
-Sí, con Perú.
-¿Vamos a ganar o vamos a perdén?
-No sé.
-Yo quero que Chile gane. ¿Cuedo ir a las partidas, tío?
-No tengo entradas.
-No importa. Nos calamos.
-Ni tú podrías colarte, gaznápiro. El estadio va a estar lleno de controles.
-Pero usté me cuede amarrar en una sábana y le da vuelito a la sábana y descués me tira al aigre y paso al otro lado, pero tiene que tirar bien alto, como así de alto; no, mejor más alto tuavía porque osinó cuedo quedar crucificado en la reja.
-¿Y cómo paso yo?
-Usté se disfraza de caradinero. Se pone unas almuadas en la guata para que se vea más guatoncito y se pinta unos bigotes y entra. Yo le empresto mi caradina o tan bien le cuedo emprestar mi escopeta. ¡No, mejor le empresto la espada láser!
-Buena idea.
(Pasan cinco minutos).
-Chuta, tío, no se cuede. ¡Menos mal que me acordé!
-¿Por qué, ElMonito?
-Es que se me había olvidado que los caradineros no usan espada láser. Chuta, si no me acuerdo entonces se lo cueden llevar preso por andar santificando a los caradineros y los caradineros de verdá se lo llevan a la carcen por mi culpa.

Saturday, October 13, 2007

El tío se sulfura viendo el partido

-¿Vamos ganando o vamos perdiendo?
-¡Vamos perdiendo, tarado!, ¿que no ves el marcador?
-Cuál es el marcadón, querido tío.
-Ese que está arriba de la pantalla.
-¿Donde está la foto de su mamá que se llamaba abuelita Fani?
-¡Déjame ver el partido y no hables!
(El tío se levanta y muestra la pantalla).
-¡Ese es el marcador! ¿Lo ves ahora?
-Sí, ese cuadradito chico. ¿Vamos ganando o vamos perdiendo?
-¡Mira los números, renacuajo!
-Dice A 2 CH 0. Como una fórmula que salió el otro día en un programa de monitos de un dostor que se volvió loco y empezó a echar agua de color azul a un tubito y entonces empezó a salir humo y el laboratorio del dostor se incendió. Se parecía al laboratorio del Expreimentador, pero el laboratorio del dostor Cítico es no tan parecido, porque es diferente. Tiene menos tubitos.
-...
(Al rato).
-Tío, ¿por qué los señores de Argentina tocan más la pelota y los señores de Chile tocan menos la pelota, porque cuando tocan la pelota un señor le quita la pelota?
-Porque sí. ¡Tócala bien, imbécil!
-No diga garibatos, tío, porque descués lo copio.
-¡Qué sabes tú, ratón de cola pelada! Si sigues hablando te vas al closet... ¡Paónde la tirái, burro, animal!
-No se enoje tanto tío, no ve que descués se le pone la cara roja y se cuede incendiar igual que se incendió el laboratorio del dostor Loco que dieron en el canal... no me acuerdo qué canal. Parece que era... no me acuerdo.
-Ya terminó. La sacamos barata.
-¿Va hacer el asado?
-¿Qué quieres celebrar?
-Quero celebrar comer asado. Es rico. Yo prendo el fóforo y descués prendo las ramitas para que se prenda el carbón y descués usté le echa vientito con el ventiladón para que salgan las culebritas de fuego. Una vez me saltó una culebrita al ojo y casi se me incendió el ojo. Menos mal que me pasó rozando. Pero otra culebrita me quemó la cara y me dolió, pero son ricas las culebritas porque brillan, pero tan bien suenan como guatapiques pero suenan menos...
-Ah.
-¿Voy a buscar el papel, querido tío señor Lamordes?
-No. No hay asado.
-¡Por qué! Usté prometió. Me dijo "querido ElMonito, después del partido vamos hacer un rico asado".
-No estoy de ánimo. Voy a salir un rato a despejarme.
-Yo quero ir con usté.
-Bueno. Ponte el abrigo, que hace frío. Vamos al parque un rato.
-¿Cuedo llevar un volantín?
-No, ya es muy tarde.
-¿Pero entonces me va comprar un chocolate trencito?
-A lo mejor.
-¡Viva ni tío!

Thursday, October 11, 2007

Castigo levantado y zapatillas nuevas

Querido diraio
Ni tío me dejó salir un ratito, porque dice que si no me saca del clóse me cuedo hacer pichí adentro del clóse y tan bien a lo mejor me cuedo hacer caca adentro del clóse, pero yo ya soy grande, o sea un poco grande, o sea soy no tan grande, pero tan poco soy no tan chico, así que me aguanto, pero ayer en la noche no me podía guantar tanto porque había tomado mucho jugo Caricia de piña antes de que ni tío me castigara, así que tenía la guata llena de pichí, así que se me salió una gotita, y cuando ni tío abrió el clóse me retó porque dijo que había olor a pichí. Yo le dije No tío se quivoca, porque fue la gatita Leiri que andaba buscando un ratón, pero nuabía ratón porque era yo cuando escribía con la linternita y como me saqué las zapatillas entonces las uñas raspaban el clóse y la gatita Leiri creía que era un ratón, pero no era un ratón. Era yo.
¿A ver? -me dijo ni tío- Vaya vaya, ¿hace cuánto que no te corto las uñas? Yo le dije hace como el año pasado, querido tío señor Lamordes, pero me molestaba la luz, porque había estado mucho tiempo adentro del clóse. Estaba como ciego. Entonces me dijo ven paracá, que te voy a cortar las uñas y yo le espliqúé que primero, o sea antes, o sea que altiro me dejara ir a las casitas porque ya me hacía. Me dijo anda y regresa altiro.
Cuando fui a las casitas hice pichí. Hice harto. Como un metro de pichí. No paraba nunca. Era rico. Descués quedé como flaco. Dije ahhh. Descués ni tío me cortó las uñas. Tienes garras, dijo, ¿cómo no te molestan las zapatillas? No tío, le dije, si me molestan, mire, me está saliendo un hoyito en la punta. Entonces dijo ¡otro problema! ¡Ahora hay que comprarle zapatillas nuevas al pergenio! Y yo dije ¡viva! entonces ni tío me llevó al Mol Plaza Despucio y me compró zapatillas. ¿De cuáles quieres? Yo le dije unas que no sean de marca para que usté no se ponga pobre y descués no tenga que pedir limón en la calle. Entonces me compró unas Bata pero yo quería unas Naik con aigre, valen 56 mil 200 porque las vi a la entrada de la ésta donde venden zapatillas. Ni tío dijo ni loco, elige unas más baratas, así que elegí unas Naik, pero sin aigre.
Descués me compró un helado de palito pero yo quería un helado de barquillo. Hacía frío, así que me lo tomé tiritando.
Castigo levantado, me dijo ni tío. Gracia, querido tío señor Lamordes, ¿ya jugó Chile? No. ¿Vamos a ver el partido? Sí. ¿Cuándo es? El domingo. ¿Qué día es ahora? Jueves. ¿Cuánto falta para el domingo? Poco. ¡Viva ni tío!

Wednesday, October 10, 2007

Pasando el castigo

Querido diraio
Estoy pasando el castigo, pero me cuesta demasiado porque lo que yo quero es pasar el castigo viendo pleistechon y jugando nintendo en vez que pasar el castigo castigado adentro del clóse. No es justo.
En el diraio de ni tío tienen dos gatitas que se llaman Luna y Leiri. A la gatita Leiri le pusieron Leiri porque tiene muchos gatos, pero no son gatos hijos, porque son gatos admiradones y gatas copuchentas que vienen a conversar con la Leiri, pero conversan de mentira porque no saben hablar, porque puro saben maullar. Entonces cuando estaba escribiendo el diraio con la linternita, o sea con el lápiz, pero la linternita alumbra la hoja del diraio y yo cuedo escribir. Tengo que afirmar la linternita con la boca y en veces me cae baba a la hoja del diraio y tengo que limpiar la baba con el guante de la mano, por eso tengo el guante como sucio por el lado. Es por la baba.
Anoche justo cuando estaba escribiendo, porque no me podía quedar dormido porque tenía pena porque ni tío me castigó. Ni tío no es malo, es bueno, pero me castigó porque santifiqué la firma, pero eso ya lo dije parece. Entonces justo parece que que apareció la gatita Leiri y empezó a rascar el clóse con la mano de garra, porque a lo mejor sintió olor a ratón adentro del clóse, y a mí primero me dio susto pero descués no me dio susto porque grité para afuera VÁYASE FANTASMA y la gatita Leiri parece que se asustó pero descués al ratito volvió. A lo mejor no era la Leiri porque a lo mejor era un ratón de verdá que quería entrar al clóse a comer queso, porque sintió olor a queso, pero no era queso. Era que me saqué las zapatillas para dormir bien, porque cuando duermo con las zapatillas puestas me duele el empeine, porque ni tío dice que tengo el empeine levantado, entonces sueño pesadillas. El otro día soñé que un gigante me ponía el zapato en el empeine y se reía JA JA JA y desperté.
Menos mal que tuavía no juega Chile. O a lo mejor adelantaron el partido y jugó. Entonces me lo perdí. Mala suerte.

Tuesday, October 09, 2007

La Rojita de los curados y las notas, ¡qué malas noticias!

-Mi querido ElMonito...
-¿Qué quere, querido tío señor Lamordes?
-¿Me podrías decir qué pasó en la escuela con tus notas?
-Tío, los jugadores de la Rojita tan bien salieron curaditos porque tomaron vino y se curaron y descués perdieron con Argentina y no salieron campiones por eso. Salieron terceros. Pero eso no fue ahora. Fue la otra vez. Porque ahora es otro partido, no el mismo partido.
-Oye mequetrefe, no me cambies la conversación.
-¡Pero es verdá, no es mentira! Los curaditos de la Rojita tomaron vino en el figobán y descués dicen que entraron a unas señoras para que limpiaran el figobán. Parece que las señoras eran limpiadoras de figobanes, pero limpiaban figobanes en paños menores decían, o sea que limpiaban figobanes con paños chicos, no con paños grandes.
-Si sé que es verdad y lo podemos comentar más rato. Ahora quiero saber qué pasó con tus notas.
-Es que tenía puras notas buenas, pero una sola nota mala no más, pero fue por mala suerte, así que me saqué un dos pelado y fregué. ¿Los de la Rojita no van a poder jugar con Argentina por el equipo de Bielsa que reemplazó al peladito triste?
-No te corras, te lo advierto. ¿Pasó algo con mi firma?
-Sí, tío. Es muy difícil de santificar.
-Ah, ya veo. Al menos estás admitiendo tus atrocidades.
-¿Qué son atrocidanes?
-Atroz, horroroso.
-Pero yo no soy moutro, tío, en vez que el Expreimentador es moutro y el Moutro de Tasú es moutro. Pero yo soy un ElMonito nomás.
-Tú no eres monstruo, pero te comportas como delincuente. ¡Miren que venir a falsificar mi firma! Ahora quedarás castigado una semana sin salir del closet. Además, el inspector me comunicó que estabas suspendido.
-¿Cuántos días?
-Tres días.
-¡Pero ya van dos días y usté me castiga una semana! ¡Entonces eso son cuatro días!
-Así es, bruto. Una semana en el closet. Hasta después del partido de Chile. ¡Te vas ahora mismo!
-Bueno, querido tío. Es que no quería decirle porque usté me iba pegar con una correa con punta de fierro.
-¿Cuándo te he pegado? Qué van a pensar tus lectores si dejo pasar esta.
-Una vez casi me pegó y tan bien una vez me retó demasiado, y en los Derechos del niño salió el derecho número 14 contra los señores retones.
-¡Ya, partiste!
(El tío abre el closet).
-Entra.
-Bueno...
-Adiós.
-Tío...
-Qué.
-¿Me cuede emprestar pilas para ponerle a la linternita para que cueda escribir ni diraio?
-Bueno. Toma dos y cierra ya la puerta.
Gracia! Es bueno usté, no es malo.

Sunday, October 07, 2007

ElMonito en problemas por las notas

Querido diraio.-
Estoy sumamente creopupado porque el viernes entregaron las libretas y como ni tío no fue a la reunión de poderados entonces fui yo solo nomás y la tía Ernestina me entregó la libreta de notas, flamante, y me dijo muéstrasela a tu tío y tráela firmada el lunes y no me atrevo a mostrársela y no se la mostré porque me saqué un rojo en la clase de Número, por culpa del señor Pérez que enseña mal. Siempre escribe los eflencos en el pizarrón y descués borra los eflencos cuando yo tuavía estoy escribiendo los eflencos, entonces no alcanzo a escribir los eflencos y descués no entiendo los eflencos y por eso me saqué un dos pelado.
Ahora estoy en el clóse escribiendo con vela, porque no tengo pilas. Y tuve que plastificar la firma de ni tío, o sea santificar, o sea fansificar la firma de ni tío, pero es difícil, no me quedó igual, me quedó parecida nomás, no igual, o sea diferente. Ojalá que la tía Ernestina no se dé cuenta pero yo creo que se va dar cuenta altiro y me va llevar a la Inpestoría y el señor Pino me va tener en la Inpestoría, se sufre.
No cuedo dormir porque siento algo, no sé qué, pero algo. Como un problema, pero no un problema de Número, en vez que un problema mental, o sea una creopupación, yo creo que porque el señor Pino me cuede pegar un palo en la cabeza. La otra vez casi me pegó, me miró como que me iba a pegar y no me pegó, pero yo creo que me quería pegar.
En la tarde ni tío vio un partido de rácbi y los jugadores de rácbi se tiraban encima, era divertido, pero yo estaba creopupado porque me imaginaba al otro día en la Inpestoría, entonces iba decirle a ni tío que viera la libreta de notas con el rojo pero justo los del rácbi metieron un gol, pero el arco no tenía malla, tenía los puros palos altos, más altos que los palos del Estadio Nacional, mucho más altos, y la pelota de rácbi era de huevo de cuero, entonces descués no me atreví a mostrarle la libreta de notas flamante y descués se hizo tarde y me hice el leso. No importa. Yo creo que ni tío no me va expulsar del clóse, ojalá, a lo mejor sí, a lo mejor me manda lustrar zapatos PARA SIEMPRE.

Thursday, October 04, 2007

¡Tío, tomaron presa a la viejita del gerenal Pinochet pero se enfermó y tan bien tomaron preso a los hijos y tan bien tomaron preso a las hijas!

-¡Tío, tomaron presa a la viejita de Pinochet!, pero se enfermó y se la llevaron en camilla y casi se cayó de la camilla y tan bien tomaron preso a los hijos y tan bien tomaron preso a las hijas y tan bien tomaron preso a un señor pero el señor tan bien se enfermó, parece que se electrocucionó y parece que le cuede dar un infalto al corazón.
-Así es.
-Parece que los tomaron presos porque saltaron un banco, querido tío.
-Algo así piensa el juez.
-¿Entonces son malos?
-Eso piensa el juez.
-¿La viejita usó máscara para saltar el banco?
-Pudo haber usado máscara facial, pero al momento de acostarse.
-O sea que entonces saltó el banco cuando estaba en la cama, o a lo mejor era la que daba las órdenes. Era el cerebro de la operación.
-¿De dónde sacaste ese término?
-De las películas de detestives.
-Bueno. Ya te informaste de las noticias. Ahora, ¡al closet!
-Déjeme un ratito más, porque quero ver el partido del Cacique, querido tío señor Lamordes.
-¿Que no te gustaba la "U"?
-Me gusta la "U" y el Cacique.
-¡Buena con la que saliste! Eso es imposible.
-Es que son los equipos que siempre ganan, entonces cuando pierde uno gana el otro y entonces nunca me da tanta pena, me da un poco de pena nomás, no tanta.
-No tienes permiso para ver el partido. Ya es muy tarde y mañana hay colegio. ¿Hiciste las tareas?
-Sí, tío, todas.
-¿A ver? Muéstrame el cuaderno.
-Aquí está.
-Mmm..., pero no veo la tarea.
-Es que nuabía tarea.
-Entonces no la hiciste. ¡Al closet!
-¡Protesto! ¡Nuabía tarea! ¿Entonces cómo la iba hacer si nuabía?
-Igual te vas al closet. Ya es muy tarde.
-Bueno. Buenas noches, querido tío señor Lamordes. Que sueñe con los angelitos.
-Shhh, que ya empezó el partido... tú también.
-Tío...
-¡Qué quieres ahora!
-¿Por qué todos los señores que son famosos cuando son famosos son buenos y cuando son no tan famosos se van todos presos?
-No te entiendo.
-Que por qué, por eflenco, el chinito del Perú cuando era famoso era bueno y descués se lo llevaron preso, y por eflenco por qué el gerenal Pïnochet que se murió era bueno cuando era famoso y descués que dejó de ser famoso se lo llevaron preso y descués se llevaron presa a la viejita de Pinochet y tan bien a los hijos, y ahora que el Presidente retón que había, ese que le dicen Capitán Planeta, cuando era famoso era bueno y ahora dicen que a lo mejor se lo llevan preso porque hizo las micros con cola...
-Ah.
-Pero por qué.
-Por algo será.
-Ah. Gracia.

Tuesday, October 02, 2007

Tío, echaron a una alucna que se llama Wena Naty porque se comió un helado de carne

-Tío, el Toro me dijo que echaron del colegio La Salle a una alucna que se llama Wena Naty porque se comió un helado de carne.
-¡Hasta que supiste del famoso caso! ¡Qué saca uno con esconderles las noticias a los gaznápiros, si de todas maneras se van a enterar. ¿Qué te dijo el Toro?
-Es que en la clase de poncutación el señor Vilches hablaba y daba las intrucciones pero puro dos alucnos más yo lo escuchaban nomás porque los otros alucnos estaban en el poncutador del fondo mirando una película. El señor Vilches tiene unos bigotes como mejicanos y cuando se ríe se le ve un hoyo en una muela que le falta, y en veces en la clase se come un sánguche de palta con queso blanco, porque dice que es vegetariano, y entonces cuando habla se le ve el queso blanco dentro de la lengua y una vez habló y le saltó una punta de queso y me pegó arriba del ojo. Me dio repugnancia, pero no lo cude retar porque el señor Vilches es el profesor, mientras tanto que yo soy el alucno. Así que fregué.
-Ah, qué bueno que te vas del tema. Me evitas hablar. Me voy, estoy muy ocupado. Nos vemos más tarde. ¡Chao!
-¡Espere, tío, que quero hacerle una sola pregunta nomás!
-Me lo temía. Dime, pero rápido.
-Ehhh... se me olvidó cuál era.
-Chaolín, mequetrefe.
-¡Me acordé! Tío, ¿existen los helados de carne?
-¡Cómo van a existir los helados de carne! ¿Has visto alguno?
-En la película salía la alucna Wena Naty chupando un helado de carne.
-¿Cómo sabes?
-Porque cuando me aburrí de escuchar al señor Vilches me fui calladito al fondo de la sala y pregunté qué estaban viendo, y el Toro me dijo que estaban viendo una película divertida. Entonces vi la película y le pregunté al Toro qué estaba haciendo la alucna y entonces el Toro me dijo que estaba chupando un helado de carne y el Martínez se puso a reír y los otros compañeros tan bien se rieron y entonces el señor Vilches dijo a ver a ver qué pasa niños y el Baeza apagó el poncutador y todos se fueron a sentar y descués me lanzaban bolitas de papel y cuando abrí una pelotita decía MORIRÁS TRAIDOR y en el recreo me querían pegar.
-¿Por qué?
-Porque dijeron que por mi culpa no habían podido ver la película entera, porque dijeron que faltaba el pedazo más jot. Parece que dijeron que descués venía una parte de un volcán.
-Tú no tienes la culpa de nada, para que sepas. Tu única culpa es ser inocente.
-¿Pero es verdá o es mentira que echaron a la alucna Wena Naty del colegio La Salle? Yo quero saber para que descués me dejen jugar con ellos en el recreo, porque osinó tengo que jugar solo y en veces me aburro y lo paso mal.
-Es verdad.
-Pero si se estaba tomando el helado de carne en una plaza, porque no estaba en el colegio. Entonces quere decir que los del colegio son malos, no son buenos, porque andan persiguiendo a los alucnos para echarlos.
-En eso te concedo razón. A juzgar por lo que he leído, los de ese colegio La Salle son aborrecibles. Los famosos Hermanos con sotana y también los apoderados, que taparon el sol con un dedo.
-¿Qué quere decir que taparon el sol con un dedo? ¿Quere decir que se protegen de la capa de ozono con el dedo en vez que con bloqueadón? A mí me gusta más el bloqueadón, porque tiene gusto rico.
-¿Que te lo tomas?
-No. Lo oloroso. Es rico.

Monday, October 01, 2007

Más locuras de ni tío

Querido diraio
Descués que el Presidente del Liren le regaló dos mallas de limones y los limones volvieron a salir secos entonces ni tío ¡fue de nuevo al Liren! ¡Es verdá no es mentira! Y cuando entró se puso a gritar exclamaciones, a mí me dio vergüenza y me escondí detrás de un carrito y las señoras decían parece que ese pobre señor se volvió loco porque está gritando properios, y yo decía parece, pero NO es ni tío. El Presidente del Liren, que era guatoncito, le dijo cálmese señor Lamordes, porque tuavía se acordaba del nombre de ni querido tío el señor Lamordes. Le vamos a dar dos mallas de limones calados dijo el Presidente. Y ni tío más se enojó y se puso a decir que usan la plata para que la vieja se haga intervenciones cirúrgicas porque antes estaba más vieja y ahora se sacó las arrugas de la frente y quedó menos vieja. El Presidente guatoncito se enojó y le dijo que no dijera cosas personales, pero ni tío siguió diciendo lo mismo. Entonces las dos señoras dijeron es verdá, ya me había fijado en eso niña, ¿y tú te fijaste? Y la otra señora dijo fíjate que no me había fijado.
Descués los fuimos a la casa con puros limones cortados por la mitad y al llegar ni tío me hizo una limonada con todos los limones y me obligó a tomar todo el vaso. Salió un vaso del porte de un macetero, entonces se me quemó la boca. Me salieron lágrimas porque el jugo estaba ácido. Tan bien me dio una cosa en los lados de la cara, pero adentro, al lado del palarán, como una elestricidá.
Para más remate ni tío echó parafina en la Shell y le dieron un papelito para que participara en un sorteo de una citroneta parece. Cuando llegó a la casa entró al poncutador y llenó los datos del papelito y de la boleta y descués que estaba incrito el poncutador le dijo que esa Shell no participaba en el sorteo. Entonces ni tío llamó por teléfono para reclamán y un señor le dijo que estaba muy ocupado y que fuera al otro día. Al otro día ni tío fue y le dijeron que la Shell no estaba incrita porque no era Shell, era de un señor que había firmado un contrato con Shell pero no era Shell, pero vendía parafina Shell. Y ni tío quería pegarle, pero no le pegó. Entonces le empezó a doler la guata y me dijo vamos querido ElMonito, que nunca te pase esto a ti. Y yo le dije no tío, nunca me va pasar eso porque cuando grande yo voy andar en bote, no en auto, porque quero vivir en un país de agua, no de tierra.
Se me acabó la pila de la linternita. Voy a tener que seguir descués.
Gracia.