ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Sunday, July 31, 2005

¡Una horrible pesadilla!

-¡Ay... ay...!
ElMonito se da vueltas en el closet. Su boca de sapo triste emite pequeños quejidos que no alcanzan a llegar a los oídos de su tío, sentado ante el computador en su oficina. Pero los decibeles de los lamentos van creciendo.
-¡Ay... ay...! ¡Nooo!... ¡El güesito de la costilla... aaaaagggggg!
"Qué raro, me parece escuchar un grito", piensa el tío.
-¡No por favor tío gerenal! ¡Aaaaaaggggggg!
-¡Pero si es el ElMonito! -exclama de pronto y se dirige al closet.
-¡Me duele el alicaten tío, sálveme del capitán... aaggggg!
-Despierta, bellaco, despierta... ya, despierta, que no pasa nada.
-¡No, tío, que el capitán gerenal mestá sacando las uñas con un alicaten! ¡Ayyyy!
-¡Abre los ojos, guarisapo! ¡Despierta!
-¡Ahhhh!, ¿qué? ¡Tío, cuidado, que el capitán Pinochet me puso elestricidá en las costillas! ¡Ay!... ¿dónde está?
-¿Qué te duele?
-Aquí. Mire. Bah, ahora no me duele na. Qué raro, tío, porque recién me dolía cuando el tío capitán gerenal señor Angusto Pinochet me estaba poniendo elestricidá y descués me quería sacar las uñas con un alicaten.
-¿De dónde sacaste esas burradas?
-Es que parece que anoche vi en las noticias que unos señores decían que los habían detenido y descués los habían desaparecido y que los habían exterminado como ratones y que el traidor era ese viejito que sale en la tele con iniforme azul que se llama gerenal capitán eselentísimo Angusto Pinochet . Tío, ¿qué es exterminal?
-Matar.
-Chuta. ¿El viejito los mató con un alicaten? ¿Y cómo tiene tanta fuerza?
-Mmm... me quieres meter en enredos mayores. ¿Sabes quién fue Pinochet?
-¡Sí!
-A ver. Dime quién fue.
-Un señor viejito que se puso gordito y que todos los días se enferma y parece que el otro día lo tuvieron que llevar al dostor y el dostor que menos mal que no era el dostor Cao de Nanllín porque osinó le habría sacado el corazón, entonces en vez que eso el dostor le puso una indección y lo mandó a la casa de nuevo en un auto grande, ¡más grande que una limusina!
-No has dicho nada inteligente todavía.
-Pero si le dije lo que me preguntó. ¿No ve que es injusto?
-Te pregunté quién fue, no quién es.
-Ah, era un viejito que antes no estaba tan viejito porque estaba más joven, porque los viejitos se van poniendo viejitos y no se les nota, pero de repente se les nota, como cuando cumplen 25 años. Oiga tío, ¿por qué los viejitos no se tiñen el pelo y las viejitas se tiñen el pelo?
-¿Me vas a decir ahora que Pinochet se tiñe el pelo?
-¡Justo no me entendió!, ¿no ve que ni siquera mestá escuchando lo que le digo? Yo le digo que por qué los viejitos NO se tiñen el pelo en vez que las viejitas SE TIÑEN EL PELO. ¿No ve?
-Mira, como siempre no hemos llegado a nada, no has aprendido nada y me vuelves a sulfurar. ¡Te mando de nuevo al closet, gaznápiro cara de renacuajo!
-No tío, por favor, que me queda el último día de vacaciones de invierno y quero disfrutarlo y quero que me lleve al Buinsó.
-Mira, eso es imposible. Tal vez para el 18 pueda ser. Además, las vacaciones ya se acabaron y tienes que hacer tu mochila... ¡porque mañana te espera el colegio, ja ja ja, eso me gustó!
-Mentira, no es verdá. Mañana no tengo clase porque la tía dijo que nuabía clase porque no sé, pero nuabía. Así que se fregó.
-¿Cómo dijiste?
-Así.... que.... se... fregó.
-Más alto, que no escucho.
-¡QUE SE FREGÓ NO MÁS, PARA QUE SEPA!
-Oye, no levantes tanto la voz, que te voy a castigar.
-Es que usté me saca de quicio y me dan los nervios. Tío, por favor, por lo menos no sea tan malo conmigo y cómpreme aunque sea un Centella. ¿Qué es sacar de quicio, querido tío señor Lamordes?
-Lo que estás haciendo conmigo. ¿Para qué quieres un helado Centella con este frío?
-A mí me gusta tomar helado cuando hace frío porque la luenga está calentita y con el helado se pone menos calentita y en veces el helado se pega en la luenga y es súper peligroso porque en el colegio me contaron que una vez a un niñito lo tuvieron que llevar al hospital con el helado pegado en la luenga y el dostor se lo tuvo que sacar con un hacha. ¡Es verdá, no es mentira!
-No tienes remedio. Toma tu helado y anda a jugar un rato, ¡pero sin atravesar la calle!
-Gracia, tío, ¡qués güeno usté!
-¡Y cuidado con la "luenga"!
-¿Qué? ¿Ah? ¡No, si a mí no se me pega porque lo voy mascando de la puntita!, ¿no ve?

Friday, July 22, 2005

Las dudas del "detestive"

-¿Qué haces con esa lupa, tontorrón?
-Estoy investigando porque cuando grande voy a ser detestive, querido tío señor Lamordes.
-¿Y se podría saber qué estás investigando agachado en el patio?
-Estoy investigando la vida de las hormigas, tío. ¡Van todas en filita pero algunas no van tan en filita y cueden perderse! A mí me gusta verlas de cerca con la lupa, pero recién tío puse la lupa al sol y alumbré una hormiga y le salió humo a la hormiga tío y se quemó. ¡Es verdá, no es mentira!
-Mataste una hormiga, criminal.
-Lo hice sin querer, tío y me dio pena. Le estoy haciendo un furenal, ¿ve? La fila de hormiguitas llega hasta ese hoyito, mire, y al lado del hoyito está la hormiga caláver. Mire con la lupa... chuta, se quemó otra hormiga, tío, voy a tener que hacer dos furenales.
-Faltan las flores.
-¡No, si ya las traje! ¿No ve que éstas son?
-Tienes razón. ¿Y la carroza?
-No pos tío, ¡cómo van a llevar a las hormigas en carroza! ¿No ve que no hay escalerita para que se suban a la carroza y tan poco hay caballos enanitos que vayan adelante de la carroza? ¿Y tan bien cómo van a ir en carroza si no tienen ataúl?
-Oye, parece que te estás poniendo inteligente. Te han hecho bien las vacaciones de invierno. A lo mejor te llevo este domingo al famoso Buin Zoo.
-Mejor vamos descués del domingo tío, porque el domingo quero ir a misa.
-Qué cosa más rara. ¿Par qué quieres ir a misa?
-Para probar la hostia. Dicen que es riiiiiica. El otro día un niñito dijo que era como una galleta de agua pero sin agua y blanquita, no de color de galleta de agua, o sea que era casi igual.
-Ya.
-Tío...
-Qué.
-¿Las hormigas son de qué reino? ¿Del reino de las plantas?
-Cómo van a ser del reino de las plantas, gaznápiro. Son del reino animal.
-¡Pero son muy chicas! El reino animal es de los liones y los vanviros. Tío, ¿en Chile hay vanviros que chupen sangre?
-No, pero muerden y la otra vez mordieron a una gata. ¿Que no te acuerdas?
-Sí me acuerdo, tío, pero fue un murciégalo y no un vanviro. Mordió a la gatita Luz y descués la gatita Luz se arrancó y parece que se perdió en los cerros de Valparaíso. Quero ir a Valparaíso para andar en asensol.
-Ya, deja eso y vamos altiro.
-¿Verdá?
-Ja ja ja, qué va a ser verdad. Sigue jugando con las hormigas, será mejor, que ahora tengo que hacer.
-Chuta, casi fui a Valparaíso. Ese es mi destino de ser un pobre y triste ElMonito. ¡Lo único que falta es que usté me bote al tarro de la basura!
-Si te portas mal lo voy a hacer. Recuérdalo.
-Mestoy portando bien, tío, porque estoy investigando para ser detestive y cuando sea grande voy a solucionar los grandes casos policiales, para que sepa.
-Ya, sigue estudiando entonces.
-Oiga, las hormiguitas se fueron todas tío. Parece que les dio frío. Chuta, entonces ahora tengo que hacer el furenal... tan tan tan... ya hice el furenal. Mire, las enterré y ya se fueron al cielo.
-Amén.
-Tío...
-Qué.
-¿Por qué se fueron al cielo si yo las enterré en la tierra. ¿El cielo está adentro de la tierra? ¿Que no estaba en las nubes donde Dios mira a los señores de la tierra con una balbita blanca?
-Mira, lo único que te digo es que por ese camino llegarás a ser un muy buen detective. ¡Haces tantas preguntas!
-Gracia.

Monday, July 18, 2005

¡Castigado!

Lunes 18, los niños viajan felices en el Metrotrén junto a sus papás rumbo al Zoológico de Buin. Se nota que están de vacaciones de invierno. El zoológico es un hervidero y los pequeñines olvidan el frío no debido al sol de invierno sino a la emoción de ver animales tan de cerca.
Pero ElMonito tendrá que conformarse con verlos en el recuerdo, en su memoria, ya que esta vez ni siquiera puede sintonizar el Animal Planet. Ahora mismo está castigado, tal como temía, dentro del fatídico closet en que pasa sus peores días cuando el tío encuentra que se ha portado mal.
Reflexiona lleno de miedo acerca de la oscuridad, la soledad, el abandono, la maldad de los mayores, la propia culpa, todas vivencias que no se quisiera ni el más frío e insensible de los comandos.
A veces le resbala una lágrima por la mejilla. No logra controlarla y le sale sola. Está sentado y cruza sus manos alrededor de sus piernas. De afuera escucha la voz de su tío.
-¿Viste lo que te pasó por sacarte malas notas?
Se le antoja una voz cruel. Intenta responderle, pero no le salen las palabras. Su tío agrega:
-Yo te lo advertí, bien clarito. Te dije que te quedarías sin zoológico si la libreta venía mala.
-Pero tío, yo no sabía Nabuconodosor, osea que me la sabía pero se me le olvidó y por eso me saqué un dos...
Su tío no lo escucha porque ahora está preparando sus escritos en la computadora, que queda bastante lejos del closet donde lo tiene castigado. Íntimamente, sin embargo, su estado tampoco es de los mejores. En su corazón se libra una batalla desde que encerró al títere de orejas largas. "Está sufriendo, pero le hará bien. Le servirá para poner más dedicación a sus materias'', piensa mientras teclea. Pero no pasan dos minutos y el pensamiento cambia. "No lo merece, después de todo es sólo niño; ¿o es que acaso yo no tuve malas notas también?"
Al caer la tarde el arrepentimiento vence al espíritu didáctico que aloja en él y abre el closet.
-Ya. Ven conmigo. Ha sido suficiente.
ElMonito no contesta. Duerme arrinconado, a sobresaltos.
-Despierta, ElMonito. Te voy a llevar esta noche a mi casa.
-Ah, tío, estaba soñando un sueño con la Era del yelo que vi en el Canal 13. Yo iba con el mamú y el tigre con colmillos y descués nos refalábamos por el yelo. ¡Era riiiico!
-¿Se te pasó la tristeza?
-No tanto. ¿Verdá que me va llevar a la casa de usté?
-Sí, vamos.
-¿Va a estar la Lunita y la Vale?
-Sí.
-¿Los cuede llevar a los tres al Sológico de Buinsó?
-Recuerda que estás castigado. Como mucho te saqué del closet. Ni sueñes con eso.
-Chuta, fregué no más. Qué se le va hacer. Pero lo importante es que a lo mejor la Lunita tiene láminas de la Guerra de las Galasias y me las cambia por las repetidas, ¡chuta, ojalá que tenga la 25!

Wednesday, July 13, 2005

"¿Al tío Lavandero lo van a mandar a la lavandería?"

-¿El tío Lavandero es malo, tío?
-¡Qué has estado leyendo, gaznápiro!
-Es que vi en el diraio que el tío Lavandero era malo y que a lo mejor lo iban a mandar a la carcen, chuta ojalá que no lo manden a la lavandería. ¿En la carcen hay lavadora, tío, o hay que lavar la ropa en la tina?
-¿Sabes quién es el famoso tío Lavandero?
-No sé... sí sé. Es un tío que le tocó el poto a una niñita. Yo lo vi en Contacto del Canal 13. Iba entrando a la casa que estaba al lado de un río, y el agua del río era clariiita... Yo quero bañarme en el agua del río de la casa del tío Lavandero, porque es clarita. Y me gustaría pescar una colvina, porque es rico pescar truchas. Lo más rico es cuando los pescados quedan pescados en el anzuelo y descués se mueven y tienen los ojos tristes los pescados tío. Y los dientecitos son chicos, como dientes de pescado. La otra vez en el supermercado Liren toqué un pescado y el señor que vendía pescado me retó.
-Ya.
-¿Pero es malo el tío que le digo yo, tío? No el tío de usté. El otro tío.
-¿Malo? Mmm, se podría decir que sí. Malo o enfermo. O enfermo de malo.
-¿Por qué es malo? ¿Qué hizo el tío que no es usté, el otro tío, ese que tiene una casa al lado de un río que tiene el agua clarita, querido tío señor Lamordes?
-No sé. ¡Me pones en problemas, animal! ¿Dejarás de hacer preguntas algún día?
-Pero es que yo tengo que saber las cosas, ¿no ve que si no sé las cosas entonces en la escuela me cuedo sacar un uno? La otra vez me preguntaron Nabuconodosor y puse Nabucodonosor y me saqué un dos, para que sepa.
-Eso ya lo dijiste. Y que quieres ir al Buin Zoo también.
-Entonces ahora quero saber qué hizo el tío Lavandero. ¿Es malo tocar a los niños, tío?
-Depende de qué hagan. Yo te hago cariño y eso no es malo, pero si te hace cariño otra persona puede ser malo.
-¿Y si la tía del colegio me hace cariño?
-Mira, así como está este mundo, hacer cualquier clase de cariño se está volviendo malo y poner bombas es bueno.
-¿Los señores que hicieron la explotación de Inglaterra son güenos o son malos? Yo creo que son malos por que dan susto, ¿nocierto?
-Pero ellos creen que son buenos y hasta rezan y agradecen por sus acciones.
-¿Entonces quere decir que el tío Lavandero es güeno o es malo, tío?
-¿Sabes qué más? Dejemos esta conversación para otro día más mejor, como decía Leonel Sánchez.
-¿Quén es Lionel Sánchez, tío?
-Un gran futbolista.
-¿Mejor que el Matador?
-Mejor que el Matador.
-¿Y por qué no juega entonces en la selección y los vamos al Mundial de Alemania?
-Porque ya está muy viejito para jugar.
-Quero ir al mundial de Alemania.
-Ya. Siéntate a esperar, tranquilito nomás, que yo te voy a llevar.
-Qués güeno usté, tío, menos mal que no está retón. Pero lo único malo es que no me dijo qué hació el tío Lavandero. Pero no importa, por que lo quero igual.
-Y yo a ti, enano de orejas largas. Ahora anda a jugar con tus amigos y olvídate del mundo un rato.
-Ya, chao tío. Envuelvo ligerito.

Monday, July 11, 2005

"¡Quero ir al Buinsó!"

-Tío.
-¿Qué? ¿Tú de nuevo? ¡Cuándo diablos me dejarás tranquilo!
-Tío... es que...
-Es que qué. ¿No te puedes estar callado aunque sea un minuto?... ¡Estos títeres! Ya no son como los de antes.
-¿Cómo eran los títeres de antes, querido tío Señor Lamordes?
-Los títeres de antes, para que sepas, no comían con los grandes, no hablaban en la mesa y hacían todas sus tareas.
-¿Verdá que los títeres de antes no podían hablar para los viernes santos?
-Así es. Y el jueves tampoco y el sábado tampoco.
-A mí me da pena el viernes santos porque se murió el Señor Cejú. ¿Y verdá que antes no había conejitos de Cuascua de chocolate?
-¡Oye, estás hablando de un tema que pasó hace rato! Estamos en julio. ¿O quieres hablar de la Navidad o del Día del Niño? Glup, ya falta poco... mejor me callo.
-No, tío, yo quero pedirle con toda humildá que para las vacaciones de invierno me lleve al Sológico de Buin, ése que se llama Buinsó.
-¿Y por qué mejor no vamos al Zoológico del cerro San Cristóbal?
-Es que en el Buinsó hay más animales, tío. Dicen que hay jaibas y cuerpo espines.
-Oye, mequetrefe de trapo. En el Zoológico del cerro hay muchísimos más animales.
-Es que la otra vez que fuimos el lión ladró y me dio susto, y en el Buinsó los liones no ladran así que a los niños les da menos susto, chuta, ojalá.
-A todo esto... quiero ver esa libreta de notas.
-Dijo la señorita que me la va entregar parece que el viernes osino dijo que parece que tiene que ir a buscarla usté porque dice que tiene que conversar con usté, yo creo que quere pololiar con usté, tío. ¡Y es bonita, para que sepa! Una vez se agachó porque se le cayó la tiza y se le vieron donde terminan las medias y a mí me dio una elestricidá.
-Vaya, vaya, me estoy interesando. Dile que este viernes iré a verla, sin falta. Pero a todo esto... qué raro me parece... ¿no tendrás malas notas?
-Tengo un puro rojo, querido tío Señor Lamordes.
-¿En qué?
-En ortografía. Es que no alcancé a estudiarme las palabras del distado y eran difíííííciles, ¿sabe qué palabra preguntaron?
-¿Cuál?
-Nabuconodosor.
-Nabucodonosor, querrás decir.
-Nabuconodosor, esa misma. Parece que fallé y me saqué un dos.
-Mmm, entonces no te llevo al zoológico hasta que mejores las notas.
-¡No, tío! ¿No ve que usté descués no cumple y me voy a quedar sin andar en tren!
-¿Cómo andar en tren? ¿A qué te refieres?
-Es que al Sológico Buinsó hay que ir en tren y yo quero andar en tren.
-Conque era eso. Bueno. Esperaré a ver qué me dice tu profesora y decidiremos el viernes.
-Chuta, estoy frito, nadien me quere y para más colmo ni siquera voy a poder andar en tren. Soy un pobre y triste ElMonito que me van a botar al tarro de la basura...
-Ya, insecto manipulador. No te quejes y esperemos al viernes. ¿Cómo sabes si me compadezco?
-Chuta, ojalá.

Thursday, July 07, 2005

"¡Tío, hay una explotación de una micro en Londres!''

-Tío, despierte. ¡Despierte, tío!
-Hummm... qué... pasa...
-Tío, despierte, que parece que hubo una guerra en Londres. Yo estaba viendo el Discoverichánel cuando cambié el canal y estaban dando una explotación de una bomba que hizo tira el techo de una micro rojita y descués los señores salían con sangre y parece que algunos señores se murieron, chuta, me da susto, tío... ¿dónde queda Londres? ¿Queda cerca de Santiago?
-Hummm... por lo que te escucho estás hablando de un nuevo atentado... espera un poco... deja vestirme rápido.
-Apúrese, tío, que están repitiendo las imágenes. ¡Venga!
-Mmm... tienes razón. La barbarie, nuevamente.
-¿Qué es la barbarie, tío? ¿Es peligroso?
-Mmm... qué pena que el mundo esté así, ElMonito. Tú no debieras ver esas cosas, pero por desgracia te tocó nacer en este tiempo.
-Yo estaba viendo una pelea de un tigre contra un oso, ¡y ganaba el oso, tío, es verdá, no es mentira! Yo creía que iba ganar el tigre, pero ganó el oso. Entonces me cambié de canal y vi la explotación de la bomba en Londres. ¿Queda cerca Londres, tío?
-Hoy todo está cerca. Nada queda lejos. Lo que pasa en Londres puede pasar en Santiago.
-Me da susto, tío. ¿Cuede haber una explotación en Santiago? Entonces no quero andar en micro ni quero andar en Metro. Quero puro ir a la escuela a pata.
-A pie.
-Me gusta más en auto. ¿Cuede haber una explotación en el auto de usté? La otra vez sonó como una bomba, ¿se acuerda?
-Era el motor, que estaba descalibrado.
-Chuta. Tío, ¿quén tiró las bombas?
-Los de Al Qaeda, dicen. ¡Déjame tranquilo, animalejo!
-Ya, pero no me rete. Tío...
-¡Qué te pasa ahora!
-Es que me da susto que tiren bombas. Yo quero que no tiren bombas en Santiago. Además que si tiran bombas no vamos a poder ir a canjiar las láminas de la Guerra de las Galasias donde Salo. ¿No ve que me prometió...
-¡Cállate de una vez por todas y déjame ver las noticias!
-Ya, ¿pero me va llevar a completar el álbun?
-Sí, gaznápiro de trapo y orejas largas. Te voy a llevar, pero dame media hora.
-Chuta, ojalá que no cierren, por que si cierran entonces no voy a poder completar el álbun y no voy a poder conculsar en el conculso que regalan una espada del yedái, tío. ¡Quero tener una espada del yedái!
-Ya, majadero, veremos si te sacas el premio, pero antes, dime: ¿qué hacías tan temprano viendo la televisión?
-Es que me dio insocnio por que de los nervios por completar el álbun me desperté tempranito para ir a Salo a completar el álbun, tío. ¡Es verdá, no es mentira!

Saturday, July 02, 2005

ElMonito quiere tener parientes

-¡Tío!
-Qué.
-¿Usté es el único pariente que tengo?
-Tú no tienes parientes. Yo suy tu tío por lástima, porque un día vi que te vendían en la calle a mil pesos y te compré.
-¡Pero cómo! ¡O sea que soy guacho!
-Es la verdad, hay que admitirlo. ¡Pero te quiero como si fueras mi hijo!
-¿Y por qué se ríe cuando dice eso? ¡Yo quero que diga eso de verdá, no de mentira!
-Mmm, entonces te quiero como si fueras mi sobrino.
-¿Pero soy su sobrino o no?
-Sobrino de corazón, no de papeles.
-¿Y qués ser sobrino de papeles?
-Ser sobrino de verdad.
-¿Entonces yo soy su sobrino de mentira?
-Lógico. ¡Cuando se ha visto que un títere sea sobrino de verdad de un hombre!
-... de un hombre que está quedando peladito...
-¡Calla, gaznápiro!, o te mando al closet. Y ahí sí que te quiero ver, mira que una tía dice que en el closet te va a picar una araña de rincón.
-No me asuste, querido tío señor Lamordes. Déme un trencito.
-Toma, agradece que me queda uno. Y no debería darte nada, ya que no me has querido mostrar la libreta de notas.
-Me la van a dar antes de las vacaciones de invierno, tío.
-¿Tienes algún rojo?
-No, yo creo que no tengo niuno, porque antes tenía pero parece que me lo borraron porque hice una crueba de recuperación y lo recuperé, o sea que recuperé el rojo y se convirtió en un azul, tío, ¡es verdá, no es mentira!
-Ya. Me voy.
-¡Espérese un poquito! ¿Cuede conseguirme un papel para ser sobrino suyo de verdá, no de mentira?
-¿Y para qué quieres ser sobrino mío de verdad, no de mentira?
-Para comprar láminas del álbun de la Guerra de las Galasias.
-¿Y de dónde sacaste esa barbaridad?
-¿No ve que los señores que son parientes dicen que tienen más plata que los que no son parientes? Entonces en vez de ser sobrino de mentira de usté yo quero ser sobrino de verdá y entonces parece que me van a dar plata y voy a poder completar el álbun, ¿no ve que me faltan como 87 láminas?