ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Tuesday, January 27, 2009

ElMonito en vacaciones, Capítulo 3

LA AYUDANTE DEL PROFESOR

Antes de darle un hachazo a la puerta las manos del tío son aprisionadas por tentáculos. Mientras dos tentáculos retiran el hacha, otros dos rodean a nuestros personajes por la cintura y los atraen hacia el centro de la sala del horror.
-¡Cuidado, tío, porque los tetánculos tienen gomitas!
-¡Se dice tentáculos, no tetánculos!
-Si sé, pero justo ahora no cuedo aprender, y si aprendo se me le va olvidar porque estoy nelvioso, así que mejor digo tentáculo.
-¿Viste? ¡Dijiste "tetánculo!" ¡Bah!
-¡Sí, aprendí! ¡Cuidado con los tetánculos porque tienen gomitas que chupan la carne del puerco!
El Profesor Taurus los posa frente a ellos.
-Profesor, me asombra su capacidad para transformarse en cualquier animal que desee.
-Es sólo una pagti infinitesimao de meus habilidadi. ¡Baile la yenka, señor Lamogdi!
(Música por un parlante).
-Ta-ta, ta-tará-tará...
-Jajajá, de nuevo no cuede aprender ni tío, Profesor Taúru. Mejor va tenerle que dar una clase de baile yenka.
-Tienes razón, perro-sapo. Llamaré a mi ayudante... ¡Igma!
(Aparece la ayudante).
-Igma, enséñele a bailar la yenka al señor Lamogdi.
(Música: Ta-ta, ta-tará-tará...).
-Así, señor Lamordes, así, un pasito para acá, un pasito para allá, ¿ve? así se hace... ¡muy bien!
-¿Por qué se escondi, perro-sapo?
-Es que la ayudante me da como escalofrío porque es muy bonita y se le ven los calzones, Profesor Taúru. Por eso mejor me escondí detrás de la cortina, porque así la cuedo ver de lejos.
-No sea tímido el pequeñu. Anda y salúdala. Igma, saludi al perro-sapo.
-Hola, perrito-sapo. ¿Cómo te llamas?
-Yo me llamo ElMonito, pero ni tío me dice gaznápiro, pero tan bien me dice mequetrefe y tan bien me dice renacuajo pero tan bien me dice gusano de poca monta, pero a mí me gusta más ElMonito.
-Qué perrito-sapo tan divertido. ¡Chuic, chuic, chuic!... ¡Oye, te pusiste colorado!
-Es que me dio una elestricidá, y tan bien descués ni tío se va reír porque a lo mejor me queda la cara marcada con ruch.
-No te preocupes de tu tío, que a él lo tenemos bailando yenka. Ven con nosotros.
-¿A dónde?
-¿Quieres conocer las otras piezas del castillo del Profesor Taurus?
-No sé, pero parece que sí.
-Ven.
-Igma, ¿no se estará propasandu vocé con el perro-sapo?
-No seas tan enchapado a la antigua, profe. Llevémoslo, solo será una media horita.
-Eistá bien, eistá bien... ¡mujeres!
El tío, hipnotizado, continúa en el salón aprendiendo a bailar la yenka. Mientras, el profesor, su atractiva ayudante y ElMonito comienzan a bajar unos escalones de piedra.
-Está oscuro, Dostor Cao de Nanllín, bah, me quivoqué, está oscuro Profesor Taúru. ¡Le dije recién Dostor Cao de Nanllín!
-¿Quién es ese médicu? Me parece haberlo escuchado anti.
-Es un dostor malo que saca el corazón de los niños y descués ¡SE COME EL CORAZÓN DE LOS NIÑOS!
-Vaya vaya.
-¿Cuedo prender mi linternita, Profesor Taúru?
-Si así lo desea, puede hacerlo, perro-sapo.
-No enciendas la linterna y dame la mano mejor, perrito-sapo.
-Me da vergüenza, señorita Igma.
-Te puedes caer.
-Espere un poco, porque antes voy a prender la linternita.
(La enciende).
-¡Auxilio! ¡Tío, sálveme!
-Te dije que mejor me dieras la mano, niño-tonto.
-¡Auxilio, tío! ¡Me llevan unos moutros para bajo del castillo! ¡Parece que es el castillo de Fránkentei!
(Arriba, en el salón).
-Ta-ta, ta-tará-tará...

Friday, January 16, 2009

ElMonito en vacaciones, Capítulo 2

EL ENIGMÁTICO PROFESOR TAURUS

-¡Un dos tres despiertesé!
-¡Jajajá!
-De qué te ríes, mequetrefe.
-Es que usté estaba bailando la yenka y se veía divertido, querido tío señor Lamordes.
-¿Qué dices?
-Que usté estaba bailando la yenka, pero hacía como unas cosas de malabaricidás, o sea que no baila tan bien, baila más o menos no más.
-¡Dónde estamos!
-Shhh... que lo cuede hicnotizar de nuevo el Profesor Taúru.
-Quién es el Profesor Taúru?
-El ojo del diaulo, tío... shhh... mejor cállese, que cuede salir de nuevo de las cortinas.
(Voz, detrás de las cortinas).
-Distinguidu señor Lamogdi, puede sentarse. ¿Se siente bien?
-Debo admitir que me siento bien, al menos más relajado que anoche. ¿Dije anoche?
-Diju anoche, en efeito, pero la verdad eish qui estamu en medio de la noite. No piensa amanecer.
-Habla con acento portugués.
-Permítame presentarme ante vocé. Mi nombre artístico es Profesor Taurus y provengo de noble tierra del Brasil, donde tudu mundo baila samba, menos Profesor Taurus.
-Ah, el "Profesor Taúru"... Se llama Taurus, gaznápiro. ¿Has oído?
-Pero dice Taúru, ¿no ve?
-No le haga caso, profesor, pero dígame, ¿en qué lo podemos servir?
-Todo a su tiempo, meus amigos. ¿Desea que hipnotice a su encantador sobrino?
-No, tío, porque me da tuto y ya dormí y ahora quero estar despertado porque si no estoy despertado entonces me pierdo las vacaciones y si estoy despertado entonces no me pierdo las vacaciones, o sea que...
-¡Hipnotícelo, por favor!
-Ahora págpadu pesa, muito pesado, ojos de títere sentirse teguiblementi cansado, págpado cada vez mais pesado. A la cuenta de tres dogmirá profundamente dogmidu. ¡Un dos tres duermasé!
-¡Toing!
-Diablos, qué buen hipnotizador.
-¿Lo hagu bailar cha cha chá?
-Bueno.
-Cha cha chá, que rico el cha cha chá...
-Ja ja ja, no sabía que el renacuajo tuviera dotes de bailarín. Lo llevaré al primer reality que encuentre. Pero, ¿no puede salir de la cortina, Profesor Taurus?
-No, no puedo...
-A ver, entonces déjeme correrla a mí.
-¡No, imbécil!; perdón, no lo haga, queridu señor Lamogdi.
-Es para ayudarlo.
-¡No me ayude!
-¡P-pero... qué-qué ven mi-mis ojos!
-¡Miserable imbécil! ¡Cómo se te ocurre correr la cortina del Profesor Taurus! ¡Estoy encerrado, ¿me ves? encerrado para siempre! y si abres la cortina me sacarás de aquí y volveré a los cerros y entonces bajaré a los pueblos, pero bajaré a matar, a hacer mucho daño...
-¡No, por favor! ¡No salga, profesor!, vuelvo a correr la cortina de inmediato.
-Mmm... así... está mejor... ya me siento mejor, muito mejor, ya ser nuevamente Profesor Taurus... je je je... págpadu pesa, ojos terriblemente cansadu, dogmirá profundamenti dogmidu a la cuenta de tres... ¡un dos tres duermasé!
¿Qué ha visto el señor Lamordes antes de volver a quedarse dormido?
Si hemos de fiarnos en sus cinco sentidos, o al menos en sus ojos, lo que vio fue una araña gigantesca dentro de una jaula, una araña con un ojo luminoso en la cabeza y unos quelíceros hambrientos, repletos de veneno. ¡Ay, donde fueron a caer! Una casa perdida en la montaña, en medio de la noche.
-¡Cuidado, mequetrefe, afírmate!
-Estoy afirmado, querido tío señor Lamordes, pero la montaña rusa no tiene riel de tren porque va volando por el cielo, y tan poco tiene correa para afirmarse, ¡o sea que los vamos a dar vuelta!
-¡Oh, allá vamos!
Tío y sobrino vuelan por las nubes y caen a un río, al fondo del valle. El río va a dar a una catarata. ¡Otra caída, en menos de un minuto! ¡Y todo a oscuras!
-Tápese la nariz, tío, porque si se cae a la catarata y le entra agua a la nariz entonces da una cosa amarga en la carganta y dan ganas de no sé qué.
-¡Cállate gaznápiro y sálvate como puedas!
-¡Jajajá! ¡Jajajajá! ¡Jajajajajá! ¡Un dos tres despiertensé!
-Cuidado tío, que no sé.
-¡Afírmate ElMonito!, de... vaya... Estoy seco.
-¡Jajajajá! Profesor Taurus goza de poder absolutu sobre humanos, jajajá.
-¿El Profesor Taurus? ¡Horror, está detrás de la cortina!
-Quero ver al Profesor Taúru, tío.
-¡No lo hagas! ¡Aléjate!
-Pero si el Profesor Taúru es bueno, no es malo, porque a usté lo hizo bailar la yenka y bailó divertido.
-¡No te acerques a la cortina! ¡Nooo!
-¿No ve que el Profesor Taúru no es malo? Buenas noches, Profesor Taúru.
-Bona noite, querido títere. Bona noite, señor Lamogdi.
-Pero, ¿qué? ¡Si es un tierno viejito!
-¿Tiernu viejitu? ¡Jajajajá! Voce no conocer a Profesor Taurus.
-¡Mire, tío, se está convirtiendo en araña!
-¡Te dije que no abrieras la cortina!
Vámolos arrancando mejor para fuera de la casa, porque si los quedamos los cuede mascar la araña!
-Tienes razón, huyamos.
-¡Está cerrada con llave la puerta, tío!
-Déjame romperla con esta hacha.
-Apúrese, tío, porque de nuevo viene el ojo del diaulo.
-¡¿Qué?!
-Allí viene el ojo del diaulo, y me cuede dar tuto otra vez...

Tuesday, January 13, 2009

¡ElMonito en vacaciones!

CAPÍTULO I

EL OJO DEL DIABLO

ElMonito va sentado, calladito, junto a su "querido tío señor Lamordes" en el asiento del copiloto. No quiere decir ni pío, porque sabe que una sola palabra bastará para ser devuelto a su closet. El viejo auto transita por un camino de tierra que se eleva más y más entre elevadas montañas nunca antes vistas por el mequetrefe. Las vacaciones han comenzado, pero no es de felicidad el aire que respiran ambos. Su tío respira ansiedad y ElMonito, ganas contenidas. El cielo se agita y las nubes se arremolinan en torno a un círculo verdoso, el día se acaba y el camino parece que no terminará en ninguna parte. ElMonito prende su linternita para escribir en su "Diraio de vida", pero el tío le ordena:
-Apaga la linterna, renacuajo, que esa luz me desconcentra.
-Pero si es una luz chica, no es una luz grande, querido tío señor Lamordes -le contesta.
-No importa. Apágala.
-Bueno.
El auto está oscuro, por dentro y por fuera, la radio no funciona en esa zona. De pronto el tío apaga el motor.
-Creo que nos perdimos.
ElMonito reacciona.
-No los perdimos, tío, porque estamos encontrados, porque usté está en el asiento del manurio y yo estoy en el asiento del cotiloto, o sea que sabemos en la parte que estamos, así que no jodimos tuavía.
-Nos perdimos, tonto. Mira el camino.
-Ahí está el camino, pero está oscuro el camino. Se ve poquito. Se ve como un ojo del diaulo afuera, pero parece que es un ojo de perro.
-Tienes razón, si anda un perro quiere decir que debe de haber alguna casa por estos cerros. Bajemos a buscarla.
-Es que me da julepe, tío, en vez que al perro le salió un puro ojo y los perros parece que tienen dos ojos, no un puro ojo.
-¿Dónde dices que viste el ojo de perro?
-Allá, cerca de esa cosa negra, ¿no ve?
-Tienes razón, qué luz más extraña. Baja a ver.
-Chí, ¿no ve que yo soy más chico que usté?
-Por eso te digo. A ti no te van a ver, mientras que yo sería un blanco fácil para esa... cosa.
-Bueno, voy a bajar. ¿Cuedo llevar la linternita?
-Llévala, pero no la enciendas.
-Bueno.
ElMonito baja y camina por el camino oscuro. De repente choca con una roca ubicada a la orilla, en una curva.
-Qué pasa.
-¡Choqué!, porque había una piedra grande que no la vi, porque está oscuro. ESTÁ DEMASIADO OSCURO, TÍO.
-Cállate, tonto, y dime lo que ves.
-No cuedo decirle, tío, porque usté dice que tengo que estar callado.
-Di lo que ves y te callas, ¡por Dios!
-Bueno.
-Qué ves.
-Parece que es un ojo de diaulo, porque se mueve como ojo de diaulo.
-(Risa nerviosa) Jajá..., ¿cómo se-se mueven lo-los ojos del dia-diablo?
-Se mueve como ojo de diaulo, o sea que se mueve para arriba y para abajo, pero sin tenedor de diaulo.
-Dime qué-qué pa-pasa ahora...
-Ahora parece que el ojo de diaulo me quere hicnotizar porque me está dando tuto... ahmmm (bostezo) sí señor ojo de diaulo, sí señor ojo de diaulo... voy altiro señor ojo de diaulo...
-Espera, despierta...
-No cuedo porque voy a empezar a soñar un sueño, señor ojo de diaulo...
-¡Despierta, renacuajo de poca monta y ven aquí!
-No cuedo porque el señor ojo de diaulo me lleva a una casa que está por eflenco más abajo del cerro. Por si acaso tan bien estoy soñando un sueño que voy andando en eskéi por una escalera y el eskéi vuela y entonces yo me doy una vuelta carnero en el aigre y salgo campión... zzz... zzz...
El tío logra superar sus miedos y sale del auto, pero sospechamos que sale un poco tarde, porque al llegar a la curva de la roca aquella no encuentra nada. Con su propia linterna busca entre las matas y los arbustos, pero no hay asomo de vida en ese recodo de la montaña. Su sobrino realmente ha desaparecido. Del costado del camino que da a la pendiente se inicia un sendero, pero todo está muy oscuro y las sombras no le revelan formas más que a dos o tres metros de distancia, cuando mucho. ¡Habría que ser demasiado valiente para intentar un descenso por lo desconocido cuando apenas comienza la noche!
-Y ahora, qué hago.
El tío se devuelve y decide entrar al auto y esperar hasta que amanezca.
-Pasaré la noche aquí adentro.
Baja del auto y abre el portamaletas para sacar una frazada. Entonces ve a su lado el famoso "ojo del diablo".
-Qué luz más extraña... y da sueño... mirarla...

Friday, January 09, 2009

Un señor mató a otro señor y descués se sisuidó

Querido diraio
Cuando vi las noticias me dio julepe porque un señor se sisuidó en Villa Alemana. Iba justo a jugar al Casino de Villa Alemana pero no fue porque mejor se abrió un tajo en la carganta con un cuchillo para matar vacas. Parece que lo estaban cacturando los señores detestives porque había cometido un homicilio de un señor que le iba vender una moto, porque parece que la moto estaba fallada y el señor que le iba comprar la moto reclamó y entonces el señor que se sisuidó lo mató con una escopeta en la cabeza y descués lo fue a dejar cerca de la playa, en un bosque parece. En los bosques de noche salen conejos y cuando va el auto los conejos miran derechito a la luz y quedan afixiados, porque no se cueden mover.
Descués, pero el día antes, un señor viejito bajó al departamento de Colombia y mató a un señor que no sé, pero descués el señor viejito se puso nelvioso y se mató él mismo, o sea que no lo mató nadien porque no fue un homicilio. Fue un matamiento personal.
Entonces quere decir que está de moda disparar balazos a la gente. Salió en la televisión que en el país de Francia de Gracia hay unos señores que mueren todos los días, pero no son los mismos, o sea que son otros diferentes, porque los muertos cueden morir por primera vez, pero los muertos no cueden morir por segunda vez porque si los muertos mueren por segunda vez, entonces resucitan, pero el Señor Cejú dice que los muertos van a resucitán el Día de la Muela del Juicio o parece que se llama el Día del Juicio sin Muela, quere decir el día que los muertos salgan de la tumba y el planeta Tierra se llena de zombis asquerosos. Mejor no resucito porque me da miedo. Me puse a tiritán adentro del clóse y más encima que se le está acabando la pila a la linternita. Mejor pienso en las vacaciones porque ni tío dice que me va llevar de nuevo a Coquimbo pero que ahora no va jugar en el casino, o sea que no los vamos a tener que devolver sin plata. Ojalá.

elMONito

Tuesday, January 06, 2009

¿Frei o Piñera?

-Tío...
-Qué.
-¿Por qué dicen que se bajó el señor guatoncito que iba ser Presidente del país Chile?
-¿Insulza?
-Claro, parece.
-Porque se retiró de la contienda. Ya no es presidenciable. Se le hizo.
-¿Qué quere decir eso?
-Que no se atrevió, simplemente.
-¿Pero iba arriba cuando se bajó?
-No, es un decir.
-Ah, ¿entonces quere decir que va seguir siendo guatoncito pero no va ser Presidente guatoncito, en vez que va seguir siendo esa cosa que es?
-Claro.
-¿Entonces el Presidente va ser quén?
-Piñera o Frei.
-Pero el Presidente Fredy ya fue Presidente, salió en la noticias.
-Puede ser de nuevo.
-¿Cuede ser otra vez?
-¿Cuál te gusta más?
-A mí me gusta más Farka, porque regala plata. Una vez le pasé por el ladito, pero no me vio porque yo era muy chico.
-¿Cuánfo fue eso?
-Hace como poco tiempo.
-Pero sigues siendo chico.
-Claro, pero entonces era más chico tuavía porque tenía menos edás, en vez que ahora tengo más edás, así que soy menos chico; o sea que soy casi chico, pero no tanto, así un poquito más grande que antes, ¿no ve?
-Veo perfectamente.
-Yo quero que salga Farka para que me regale plata para ir a vacaciones a Cancú, porque en Cancú hay una playa con pescados más bonitos, porque los pintan parece.
-Ah.
-Tío.
-Qué quieres ahora, gaznápiro.
-¿La carne de pescado más bonito es más buena que la carne de pescado más feo?
-No sé.
-¿Pero los colores de los pescados bonitos se oxidan cuando al pescado le cae aceite hilviendo en el saltén?
-No creo.
-¿Pero las costillas de los pescados de colores son blancas o son de color amarillo por eflenco?
-Son blancas.
-Ah, entonces quere decir que los pintan a los pescados de Cancú.
-Así será.

Friday, January 02, 2009

El Año Nuevo lo pasé más o menos bien

Querido diraio
El Año Nuevo lo pasé más o menos bien porque vi los juegos artificiales de Valparaíso y tan bien vi los juegos artificiales de la Torrentel y tan bien vi los juegos artificiales de no sé. Ni tío estaba en la casa y me llamó, ven a ver los juegos artificiales, mequetrefe y yo fui a ver los juegos artificiales. Me senté en una silla de paja, pero la silla tiene un hoyo en la paja, entonces cuando uno se sienta queda con el popó colgando y casi se cae para adentro de la silla, así que hay que afirmarse en unos palitos que hay en el lado de la silla de afuera para no caerse. ¡Mira, gaznápiro! Sí, querido tío señor Lamordes, qué lindo, salen como unas culebritas de fuego. ¡Plóspero año nuevo, ElMonito! ¡Plóspero año nuevo querido tío señor Lamordes! ¡Toma una copa de champaña! ¡No cuedo tomar porque me cuedo curar, querido tío señor Lamordes!, y si me curo entonces no cuedo andar derechito porque los curados andan refalosos. Tienes razón, mejor tomo yo solo, ¡viva! Parece que está un poco curadito, tío. Sí.
Entonces ni tío prendió una estrellita y yo le dije emprésteme una estrellita a mí y ni tío dijo estás loco, te cuedes quemar el guante y yo le dije no tío, porque soy cuidadoso. Entonces me pasó una estrellita, le quedaba una puntita de brillo y la tomé y justo se apagó. Así que lo pasé bien.
Descués se apagaron las luces y ni tío parece que me puso una frazada en el sofá donde me había acostado porque disperté y le vi la cara como de curadito cuando me tapó con la frazada y le salió olor a vino. Descués parece que me puse a soñar un sueño, porque salió que el dostor Cao de Nanllín me estaba sacando el corazón y grité ¡No, dostor Cao de Nanllín! y me disperté al ratito, pero no era el dostor Cao de Nanllín porque era la gata Diana que estaba durmiendo encima de mi corazón, porque parece que estaba más blandito. No sea mala, le dije, venga para acá, y la puse al ladito del sofá y se quedó dormida, le sonaba la espalda, pero a mí me costó más que los tres chanchitos, porque descués que uno se dispierta entonces cuesta más volver a dormirse porque hay que concentrarse y hay que contar abejas pero yo cuento hasta diez abejas y descués se me olvidan los números y me salto como la abeja de número 25 tengo que empezar de nuevo, entonces es más difícil.

Mucha felicidás a mis queridos tíos y tías. Que tengan un año nuevo lleno de felicidás y que sufran poco, ojalá que no se peguen en la cabeza para que no salga un cototo y tan bien que no se caigan en bicicleta porque duele, y tan poco se peguen en las canillas cuando jueguen a la pelota, porque da un dolor como de calor, cuesta que se pase, hay que aguantarse, salen lágrimas. Y dice ni tío que se aguanten la clisi, no sé que senifica eso.

Gracia
elMONIto