ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Wednesday, June 28, 2006

Partido nocturno

-Tío, estoy creopupado porque no me cueden salir bien las manos de los soldados que están peliando a muerte.
-¿Las manos? ¡Los brazos, el cuerpo, la cara, todo! ¡Has dibujado puros palotes!
-¿Pero no ve a los soldados peliando con espadas de antes? Están montados a caballo.
-Parecen dos perros. Y las piernas de tus soldados llegan al suelo... ¡ja ja ja!
-¡Se ríe de este pobre y triste ElMonito! en vez que me tiene que aleccionar.
-¿Aleccio cuánto?
-Aleccionar.
-¿Qué es eso?
-Dar ánimo. ¿O se dice alesionar?
-No, está bien... vaya... vaya... aprendiste una palabra... te felicito.
-Gracia. ¿Ahora me deja ir a la casa del Toro?
-¿A qué?
-Va a hacer un partido de Brasil contra Alemania y el Toro y el Martínez me dijeron que yo podía ser el guatero.
-¿El qué?
-El guatero... ese que echa agua a los jugadores que están cansados con una botellita amarilla.
-¿Y por qué aguatero si tú también tienes piernas para jugar, gaznápiro?
-Es que el Coloma dijo que yo era malo y tan bien el Pérez dijo que yo era malo porque le pegaba de puntete, así que me iban a poner de guatero. ¿Me deja, tío?
-Me da no sé qué que te dejes avasallar por tus compañeros.
-Es que son matones, tío. La otra vez uno de cuarto andaba con una cortaplumas y la abrió y la cortaplumas saltó y brillaba, y descués cortó una hoja y descués le sacó punta al lápiz y el lápiz quedó filudo. Quedó puntudito.
-Falta que tengan armas de fuego no más.
-¡No, si uno de ostavo H llegó un día con una pistola!, pero era de fulminante y el inpestor se la quitó y descués lo vimos en la sala de profesores cuando el inpestor reventó la pólvora y una profesora se asustó, una que le decimos la caballita. Y el inpestor se puso a reír para callado y se fue de la sala y descués le devolvió la pistola al alucno de ostavo H pero lo retó al alucno porque el alucno andaba con pistola y le mandó una comunicación para la casa.
-Ah. Yo aprendo más de tu colegio con las cosas que se te salen que con las comunicaciones que leo.
-Ahora dicen que a lo mejor no vamos a tener vacaciones de invierno porque los más grandes hicieron una güelga, ¡pero qué culpa tenemos nosotros que los más grandes hagan güelga!
-Ahora no te gustó, pero hace dos semanas corrías feliz con los carteles.
-Pero esa era una güelga de mentira, en vez que no era una güelga de verdá, porque las güelgas de verdá son con bombas lagrimógenas y tan bien son con Huáscar.
-Te fregaste no más con las vacaciones. ¿A qué hora vas a volver del partido?
-No sé tío, porque parece que es un partido nosturno. Dice el Toro que con unos tarros de Nescafé van a hacer unos focos y adentro van a poner unas velitas y van a alumbrar igual que el estadio de Gerkelsingen.
-Oye, veo que te está haciendo bien el Mundial. Lástima que ya faltan días para que se acabe. Un poco más y habrías aprendido el idioma de Goethe.
-¿Quién es Guete?
-Un señor viejito que era poeta y se enamoró de una niña de 17 años.
-Ah, como el tío Espínia.
-No, bruto. Hablo de un gran poeta. Límpiate la boca antes de hablar de Goethe.
-Pero si me lavé hace poco, tío. Ya, me voy. ¿Me cuede ir a buscar como a las nueve?
-Bueno, llámame al celular.

Friday, June 16, 2006

Las 38 medidas de ElMonito

-Tío, terminé la lista. ¿Se la cuedo leer?
-Shhh... espera... Ya. Terminó el partido. ¿Qué dices?
-Que terminé la lista de las medidas. ¿Se la leo?
-¿Qué medidas?
-Es que en el culso dieron de tarea hacer las 36 medidas y ya terminé la lista de las 36 medidas. ¿Quiere que se las lea?
-¿No será que te pidieron la lista de las 36 medidas de Michelle Bachelet?
-Chuta, parece que era eso. ¡Y me demoré como cuatro horas en hacer la lista de las 36 medidas!
-Toma, aquí están las 36 medidas de Bachelet. Recorta la página del diario y pégala en tu cuaderno.
Gracia, tío!
-A ver, de todas maneras léeme lo que escribiste para ver qué tan inteligente amaneciste hoy.
-Ya. Medida número 1.- Los señores tienen que regalar trencitos a los niños los sábados y los domingos, mientras tanto que el lunes, el martes, el miércales, el jueves y el viernes tan bien tienen que regalar trencitos a los niños, pero tan bien cueden emprestar trencitos la señora del tiosco.
-Mmm, qué larga y mal redactada. Sigues siendo un gaznápiro de moledera.
-¡Es que la tuve que redactar la lista solo y nadien me ayudó! Yo encuentro que me quedó bien.
-Sigue.
-Medida número 2.- Los señores cueden fiar trencitos cuando no cuedan regalar trencitos porque si regalan muchos trencitos la señora del tiosco se va quedar pobre y me da pena.
-Sigue.
-Medida número 3.- Los señores que no cuedan regalar trencitos y los señores que no queran emprestar trencitos a los niños irán a la cárcen. Número 4.- Los señores que vendan trencitos porque están quedando pobres, si venden trencitos más caros que 150 pesos irán a la cárcen. Número 5.- Los señores que se escapen de la cárcen saltando por la muralla de la cárcen y los guardias los pillen serán fusilados. Número 6.- Los señores fusilados se les tiene que hacer un funeral con carroza con caballos negros y cuando los entierren en el Parque del Recuerdo el funeral tiene que ser gratis, porque los señores no cueden pagar porque van a estar fallecidos. Número 7.- Los señores de Salo tienen que rifar más premios porque nunca me saco nada. Número 8.- Los álbunes de Salo tienen que tener láminas fáciles y dos difíciles porque cuando todas las láminas son fáciles el álbun pierde gracia, o sea es más fome. Número 9.- Los señores de Salo tienen que hacer un álbun de roedores y otro álbun de binosaurios y otro álbun de lagartijas chilenas y otro álbun de culebras. Número 10.- Los sobres de Salo tienen que venir adentro con un trencito que no esté redetido en vez que el trencito tiene que estar bueno y sano. Número 11.- Cuando salga un sobre redetido el niño tiene derecho a cambiar el sobre por un sobre nuevo, porque las láminas del otro sobre vienen manchadas de chocolate. Número 12.- Los trencitos van a tener cinco cuadraditos en vez que ahora tienen cuatro cuadraditos y se acaban muy rápido. Número 13.- Los niños tendrán derecho a no ir nunca al dentista. Número 14.- Cuando los niños lleguen al dentista y el dentista ponga anestesia, el dentista tiene que decir "cierre los ojos" porque osinó los niños ven la indección y se asustan. Número 14.- La abuja de la indección del dentista va ser redondita, no filuda. Número 15.- Las calugas no van a dar caries porque estará prohibido. Número 16.- Si una caluga da caries el autor de la caluga que da caries va ser fusilado. Número 17.- Si el autor de la caluga que da caries se escapa los guardias lo cueden detener y lo cueden fusilar, pero que no se vea, en vez que lo tienen que fusilar detrás de un árbol para que no se vea la sangre cuando salga del puerco del señor fusilado. Número 18.- Los niños cueden ir a clases sin iniforme. Número 19.- Los niños cueden ir a clases sin zapatos en vez que van con zapatillas Naik. Número 20.- Los niños cueden ir a clases sin cuadernos y sin greilas. Número 21.- Los niños van a clases con útiles nuevos y con blokcs y lápices escristo nuevos. Número 22.- Los niños no cueden comer zapallos italianos y espinacas si no queren comer en vez que cueden comer lomito y papas fritas y de postre cueden comer casata. Número 23.- Los tíos no cueden tomar mucho vino y los niños no cueden tomar nada de vino, porque es malo. Número 24.- Cuando los niños se equivoquen y tomen vino por casualidad en vez que pensaban que era un vaso de Coca Cola, entonces los niños tienen que hacer gálgaras y tienen que tratar de gomitar el vino. Número 25.- Cuando los niños se tragan un chicle es peligroso porque se cuede pegar en la guata, entonces está prohibido que los niños se traguen los chicles. Número 26.- Cuando los niños se traguen los chicles tienen que contarles a sus tíos para que los lleven a los niños a la Posta. Número 26.- Los niños que jueguen a la pelota todos tienen derecho a meter un gol y el arquero se tiene que dejar. Número 27.- Los arqueros tan bien cueden meter un gol pero no cueden meter un gol en el mismo arco en vez que tienen que meter el gol en el otro arco. Número 28.- Chile estará autorizado a usar espadas láser en una guerra, pero Bolivia no cuede usar espadas láser, puro cuede usar escopeta. Número 29.- Perú no cuede usar cuétes y puro cuede usar botes viejos que se hundan, mientras tanto que Chile cuede usar transatlánticos. Número 30.- Los señores que mueren en la guerra tienen que ser todos correctamente sepultados y no cueden comérselos los perros ni los gavilanes. Número 31.- Los gavilanes que los pillen comiendo señores de la guerra serán fusilados. Número 32.- Los niños cueden jugar al Nintendo todos los días. Número 33.- Los niños cueden jugar Nintendo dos veces al día. Número 34.- Los niños cueden jugar Nintendo tres veces al día. Número 35.- Los niños cueden jugar Nintendo cuatro veces al día, no importa que no hayan hecho las tareas. Número 36.- Los niños que no tienen Nintendo no cueden jugar Nintendo ninguna vez al día. Terminé.
-Fracasaste.
-¡Por qué!
-Dijiste que eran 36 medidas pero pusiste 38.
-¡No! Puse 36. Mire: "Número 36.- Los niños..."
-Espera. Lee la 14.
-Número 14.- "Cuando los niños lleguen al dentista..."
-Para. Lee la que sigue.
-Número... 14. Chuta, ¡puse dos veces 14 tío!
-Momento. Lee la 26.
-Ya. Número 26.- "Cuando los niños se traguen..."
-Lee la que sigue.
-Ya. Número 26.- "Los niños que jueguen a la pelota..."
-¿Notas algo?
-Chuta. Repetí tan bien el número 26, tío. Fracasé.
-No importa. En premio a tu imaginación, un trencito gigante y tres sobres de Pokemon, por mientras.
-¡Gracia!

Friday, June 09, 2006

ElMonito habla y el tío, bien gracias

-Tío, justo ahora que ya no salí a protestar por la calidás de la educación, justo ayer que no salí porque no me acuerdo, o parece que salí pero no había nadien, pero justo no salí a la revolución pero me mojé porque no llegó el Guanaco ni llegó el Huáscar, en vez que llegó la lluvia y me mojé porque se me olvidó traer paraguas o parece que no tengo....
-Mmm...
-¿Tengo paraguas o no tengo paraguas, querido tío señor Lamordes?
-Mmm...
-Parece que no tengo. Quero tener un paraguas automático de esos paraguas que uno les hunde un botoncito y descués saltan. Una vez me tiré de la pambereta del colegio para tirarme en paracaída pero el paraguas se dio vuelta y fracasé.
-Mmm...
-Tío, me dio pena la niñita que se cayó cuando estaba protestando por la calidás de la educación y estaba protestando para que condenaran a la Loce cuando justo se cayó por un portillo del techo y se vino guardabajo. Me puse a llorar cuando vi por la televisión que se la llevaron al hospital. Pobrecita, ojalá que se mejore.
-Mmm...
-Tío, y descués que no había llovido nada entonces se puso a llover y salieron varios arcoírises y yo vi un arcoiris largo que atravesó de lado a lado Santiago, pero era redondito.
-Mmm...
-Tío, ¿es verdá o es mentira que al final del arcoiris hay una marmita?
-Mmm...
-¡Una marmita llena de monedas de oro! ¡Más monedas de oro que las monedas de oro que tiene Rico Mac Pato y más monedas de oro que las monedas de oro que tiene el faisán de Arabia!
-Mmm...
-¡Más monedas de oro que las monedas de oro que tiene Bilguéi! ¿Pero Bilguéi tiene conputadores de oro o son discos duros de oro? ¿Cómo se ganó la plata Bilguéi, tío? ¿Es verdá que cuando chico se encontró un conputador mágico? Yo cuando grande quero ser como Bilguéi porque quero ser rico, no quero ser pobre. Y cuando sea rico voy a ordenar que todos los alucnos coman trencito gratis en vez que no tengan clases, tengan puros recreos.
-Mmm...
-¡Tío, pero dígame algo!
-¡Cállate de una vez por todas, gaznápiro de moledera! ¿No ves que empezó el Mundial?