ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Sunday, October 21, 2007

Solo en la noche, dentro del clóse

Querido diraio
Estoy de nuevo en el clóse. Ni tío no me castigó, en vez que dijo que iba salir a divertirse porque era sábado y dijo "¡los tíos tienen derecho a salir a divertirse!", estaba enojado, o sea que estaba no tan enojado, estaba sano, así que se fue y me dejó durmiendo en el clóse, ojalá que me costara menos dormir, menos mal que tuavía me quedan pilas en la linternita, así que mejor antes que aparezca la gatita Leiri como ratón o que aparezca la gatita Leiri como fantasma mejor voy a escribir un cuento para que no me den los nervios.

Cuento del Expreimentador versus la Calavera de Gual Disney

Cuando la Calavera de Gual Disney se dio cuenta de que no tenía puerco, porque un día se levantó la sábana y vio que no tenía puerco, tenía pura calavera y abajo no tenía nada, o sea que era invisible, entonces tomó un taxi porque se asustó porque no tenía puerco. El chofer le dijo dónde va. El chofer de taxi no se asustó nada, porque no sabía que la Calavera de Gual Disney no tenía puerco, porque el chofer no se había dado cuenta de que la Calavera de Gual Disney no tenía puerco. La Calavera de Gual Disney le dijo voy a la casa del Expreimentador. Dónde es eso. No sé. Pero cómo la voy a llevar si no sabe. Es que usté tiene que saber porque usté es el taxista, le dijo la Calavera de Gual Disney. Entonces el taxista se enojó y protestó. El taxista le dijo a la Calavera de Gual Disney, le dijo qué se cree. Entonces la Calavera de Gual Disney le dijo, no le dijo nada, le hizo así con la tarasca: ¡Guaaaaaaaaaaaaaaaa! y el taxista se asustó, le dio pánico y cruzó el semáforo con luz roja y chocó con un tiosco que estaba estacionado en la esquina. Entonces el señor del tiosco reclamó: ¡Miré como me dejó los diraios, todos chocados! ¡Botó todos los diraios! Y el taxista salió del taxi, porque tenía un cototo en la frente, entonces le dijo yo se los pago, cuánto es. Entonces el señor del tiosco le dijo son veinticuatro mil cuarenta millones. El taxista le dijo muy caro. El señor del tiosco le dijo le hice una rebaja. El taxista le dijo muy caro. El señor del tiosco le dijo entonces que pague el pasajero. Entonces la Calavera de Gual Disney se bajó y le dijo no cuedo pagar porque yo soy invisible porque soy LA CALAVERA DE GUAL DISNEY, y entonces gritó ¡Guaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

---fin---

1 Comments:

  • At 1:49 PM , Blogger Cristian said...

    Jajajaja! De los mejores cuentos que te he leído, ElMonito.

    Saludos!

     

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home