ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Tuesday, May 29, 2007

ElMonito va a Egipto (Capítulo 1)

(Dibujo: M. Lamordes)


EL TÍO SE VA DE VIAJE

Afuera, el día está nublado y hace frío. Las calles se van llenando de autos y la gente cuelga de las micros del Transantiago, como antes. En la redacción de un conocido tabloide de la capital comienza el movimiento diario y ya se respira un aire agitado. M. Lamordes abre su closet y remece a ElMonito, su títere de trapo con boca de sapo.
-Despierta, ElMonito. Me voy de viaje. Vengo a despedirme.
-Mmm... zzz... zzz...
-¡Despierta! Ya van a ser las nueve.
-Ahhh... Hummm... Déjeme dormir un poquito más, tío... hummm, porque estoy soñando un sueño...
ElMonito vive, de mala gana, dentro del closet. Él quisiera vivir en la casa de su tío, pero a éste ni siquiera se le ha pasado por la mente llevarlo. El muñeco habla así como le han escuchado, como niño de seis años. Ya se acostumbrarán a él y a sus ocurrencias.
-¿Qué estás soñando?
-Hummm... ¿qué? ­estaba soñando que estaba andando en patines y usté me despertó y ahora justo quero seguir soñando que ando en patines y no cuedo ¿No ve que la embarró?
-¡Ja, ja, ja! Te fregaste no más, mono dormilón. Levántate.
-Bueno, pero no me haga lavarme los dientes, porque ya me los lavé la semana pasada.
-¡Pero si tú no tienes dientes!
-Ah, verdá. Por eso me quedó la boca llena de taspa. ¡Qués rica la taspa!, ¿nocierto, tío?
-Mmm, si te refieres a la pasta de dientes, hay unas más ricas que otras.
-A mí me gusta el olor de la taspa de dientes... ¡y a veces me la como! ¡y es picante y salen lágrimas!, pero el olor que más me gusta es el olor a bencina y el olor a parafina, pero el olor que menos me gusta es el olor a caca de gato. ¡Es asqueroso!
-A mí me gusta el olor a empanadas.
-Ah, sí, es rico, porque dan ganas de comer empanadas. A mí me gustan las empanadas y las pizzas con Coca-Cola y siempre descués que como pizza justo me sirven cazuela con zapallo y no me cuedo comer la cazuela porque tengo la guata llena de pizza y más encima que cuando tomo Coca-Cola me dan ganas de hacer ooooc y en veces no me sale el chanchito y me quedo enguatado y usté me reta porque no me como la cazuela, ¿no ve que es malo?
-Bueno, si me encuentras tan malo, te tengo buenas noticias, que al parecer no escuchaste.
-Chuta. Me va dar un chocolate trencito.
-No. Te notifico que no me verás durante dos semanas.
-¡Por qué!
-Me mandan a Egipto. Van a hacerle una autopsia a la momia de Tutankamón para saber de una vez por todas de qué murió el faraón. Llegó una invitación de la embajada y me la dieron a mí. ¡Qué me dices!
-Quero ir a Egisto.
-Me gustaría llevarte, pero eres muy chico. Me vengo a despedir, ElMonito, pero te prometo que te traeré una bolsa llena de chocolates.
-Es mentira que va ir porque no tiene ninguna maleta, ¿no ve?
-La tengo lista en mi escritorio.
Quero ir a Egisto porque quero ver las pidámides y quero conocer a Cleopatra y sus esclavos!
-Cleopatra murió hace tiempo.
(Alguien le indica al tío que lo llaman por teléfono.)
-Espera un momento, mequetrefe, ya vuelvo a despedirme.
(A los pocos minutos regresa. Mira hacia el closet y ve, debajo de sus numerosos documentos, un pequeño bulto).
-Este pedazo de trapo se me amurró y se volvió a acostar. Bueno, espero que en dos semanas se le haya pasado. ¡Chao, ElMonito! ¡Cuídate!
El tío Lamordes se sube al taxi y enfila por la autopista hacia el aeropuerto Merino Benítez, con una maleta gorda, un bolso de mano, su infaltable libreta de apuntes, su grabadora, una cámara fotográfica, una billetera con su pasaporte y unos cuantos dólares. Todos los periodistas suelen decir de su profesión que es estresante, mal pagada, incluso rutinaria, pero olvidan la parte más buena, que son los viajes. Y cuando a un periodista le sale un viaje parece que su carácter cambiara: se pone más alegre, ve la vida y las cosas de otra manera, lo somete todo a la lupa de su observación y saca a relucir sus mejores metáforas, al momento de escribir. Si el viaje no es contra el tiempo, sino más bien relajado, como en este caso, doble alegría: periodismo y turismo se hermanan y todos quedan contentos. Por eso, no es de extrañar que el tío Lamordes, una vez se ha deshecho de su maleta en el mesón del aeropuerto, vaya con su bolso de mano a la cafetería, saque su novela de turno e intente leer (decimos intente, porque con la emoción del viaje no logra avanzar un párrafo). El fallido intento le hace levantar la vista y examinar los rostros y atuendos de la gente, tan distintos a los que se ven comúnmente en la ciudad. De entre la galería de personajes, dos sujetos de delantal blanco le llaman la atención. Los tipos gesticulan en voz baja, mientras examinan un sobre. Lamordes para la oreja y logra escuchar una parte del diálogo:
-¿Veí al doctor en alguna parte, Chamelo? -dice uno.
-No están , parece, Cochefa. Yo creo que ya entró al avión -responde su compañero.
-Te dije que el chino era traidor, Chamelo. Y tú te dejaste engañarte.
-¡Pero si yo le entregué el maletín y él me pasó los dólares, Cochefa!
-¡Tonto jetón! ¡Son falsos! ¿No te diste cuenta?
-No lo puedo creer todavía, Cochefa. ¿Estái seguro?
-Mira. ¡No tienen la cara de Guáshinton! ¿Qué veí?
-La cara de Rico Mc Pato. ¿No serán dólares nuevos, Cochefa?
-¡Tonto jetón! ¡Te engañó! ¿No sabí lo que nos costó sacar los órganos de la morgue? ¡Y todo por nada!
-No grití tanto, Cochefa, que nos pueden estar escuchando.
-¡Me vengaré del chino! ¡El doctor no se la va a llevar pelá!
-¡Llamemos al avión y lo acusamos!
-Buena idea, Chamelo. ¡Eso haremos! ¡Al chino lo van a pillar chanchito!
-¡Sí, lo secarán en la cárcel!
¡Cáspita! ¡Dos tipos raros!, piensa el tío Lamordes, y está a punto de llamar a la policía. Al echar un vistazo al portadocumentos de uno de ellos se sobresalta de espanto: el portadocumentos tiene el nombre del lugar donde se depositan cadáveres, ¡la morgue! ¿Qué clase de estafa es ésta?, se pregunta, ¿y quién es ese misterioso doctor?
Con el ánimo de ser atento y de paso averiguar la verdad se dirige a ellos y les pregunta si puede ayudar en algo. Los hombres lo miran, asustados, y corren hacia la salida del aeropuerto.
-¡Esperen, amigos, no se asusten! -exclama, pero los sujetos bajan las escaleras, se suben a una camioneta blanca con letrero fiscal que estaba mal estacionada y desaparecen.
El tío Lamordes se queda pensando en el caso, mientras se rasca la cabeza. Se pregunta, extrañado, qué contendrá aquel valioso maletín que el "tal chino" pagó con dólares falsos.
Una voz aterciopelada llama por los micrófonos a abordar el vuelo 124. El tío ingresa a la manga y ya está en la nave. El aparato despega y Santiago queda atrás en dos minutos. Ahora sólo se ve bajo el avión la Cordillera de los Andes. Nuestro personaje deja su bolso de mano debajo del asiento y se dispone a descansar. La azafata pasa entonces con la licorera, para alegría de todos los mayores. Lamordes saca una revista del respaldo y la hojea antes de echarse un whisky a la garganta. Come un poco de maní salado y bebe, haciendo sonar el hielo.
-¡Hum!, paladea, ¡qué delicia de whisky!
Todo está perfecto; a su lado no viaja nadie, lo que le da más comodidad, y dentro de poco será la hora del almuerzo. Su bolso de mano se mueve, debajo del asiento. ¿Qué? ¿Se mueve? ¡Sí! ¡Se mueve como si tuviera un gato encerrado!
(Fin del Capítulo 1)

Regalo invernal: ¡Novela inédita de ElMonito!

Queridos lectores.-
Por encargo del querido gaznápiro, mi sobrino títere llamado ElMonito, y a propósito del número 150 de este blog, que se cumplió en la historia anterior, tengo el placer de anunciarles una novela inédita por entrega con estremecedoras aventuras de este singular personaje que tantas canas verdes me ha hecho salir en estos últimos años...
-¿Cómo se llama la novela, tío?
-Se llamará "ElMonito va a Egipto".
-¡Viva, porque entonces voy a ir a Egisto y voy a ver las pidámides y voy a conocer a Cleopatra y sus esclavos!
-Espera un poco, mequetrefe, no cantes victoria. Se trata de una novela y en una novela pueden pasar muchas cosas.
-Chuta, entonces a lo mejor voy a hundirme en el río Loa y descués me va comer un cocodrilo, pero yo le voy a pegar en la guata por dentro con una pistola de rayos láser que voy a andar trayendo por si acaso y entonces le voy a rajar la guata al cocodrilo y cuando salga de nuevo al río Loa entonces el río Loa se va llenar de sangre. Se va ver completamente rojo.
-Calla, animal, se llama río Nilo, no Loa. Si sigues no hay novela y vuelves al closet.
-Cómpreme un trencito y lléveme a ver El hombre araña 3 y descués pasamos a la sala 12 y entramos a ver Los piratas del Caribe 3, y descués no sé.
-No hay caso, mejor no digo nada más y vamos con la novela. ¡Que la disfruten, amigos, especialmente Cristián y Melissa, mis lectores más fieles de estos últimos meses!

Wednesday, May 23, 2007

Una "indección" contra el "virus sindical"

Querido diraio
Las cosas están más o menos no más porque hace varios días que ando medio refriado. Me duele el puerco, me duelen los brazos y tan bien me duelen las costillas de adentro, parece que estoy gravemente enfermo, ojalá que no me muera antes de conocer Wisneybon, pero ni tío dice que no cuedo perderme niuna sola hora de clases porque osinó voy a quedar pegado y voy a quedar repitiendo ekcétera, dice ni tío, así que todos los días voy a clases pero me da frío, especialmente me da frío como a la primera hora y tan bien a la segunda hora, pero más me da frío cuando voy caminando a la escuela y pasan los transantiagos y me tiran aire helado en el puerco. Da demasiado frío.
¡Hoy día me dio frío hasta la tercera hora!
En la cuarta hora tocaba clase de número y empecé a tiritan y descués me dio calor en la frente, pero tenía frío, era estraño. Entonces tosí y justo le cayó un gargajo al Toro, y el Martínez se puso a reír, pero el Toro se puso furioso, quería pegarme con la greila de 40 centímetros que tiene, una greila de color rojo con verde que la usa puro para sacar pica, porque yo tengo una greila de 12 centímetros no más, es una greila chica y más encima que justo a los ocho centímetros se enchuecó y hace las línias torcidas.
Entonces el Toro gritó: "¡Tía ElMonito me tiró un pollo!" y la tía Ernestina preguntó: "¿Es verdad?" y yo le dije: "¡Es mentira, señorita, pero es verdá, porque se me salió solo de la boca y le achunté justito a la cara del Toro, pero no lo tiré con intención, porque con el viento de la tos se fue derechito a la cara del Toro!". Entonces la señorita Ernestina dijo: "Pero usted tiene cara de enfermo, ElMonito, parece que lo agarró el virus sindical. ¿Para qué vino a clases a contagiar a los demás?" Entonces yo le dije a la señorita Ernestina: "Es que ni tío dice que si no vengo, entonces voy a quedar pegado ekcétera". Entonces la señorita Ernestina dijo: "Ya, se va para la casa altiro". Y yo le dije: "No cuedo, señorita Ernestina, porque no tengo la llave del clóse, así que tengo que quedarme puro en la escuela hasta que se abra el clóse. El clóse se abre como a las tres de la tarde".
Mientras tanto el Toro se sacaba el gargajo con un papel de cuaderno de matemáticas, pero el papel se refaló y el gargajo no se le salió entero, se le salió un poquito no más, se veía asqueroso.
Así que la señorita dijo: "Abríguese con esta mantita y póngase al final de la sala para no contagiar. En el recreo le voy a dar una pelicilina", yo le dije gracias y la señorita Ernestina dijo que me iba a acompañar a la enfelmería para que me pusieran una indección de pelicilina, entonces se me quitó altiro la fiebre y le dije "¡Señorita, se me quitó la fiebre!". Y la señorita Ernestina dijo: "Ya veremos".
Mientras tanto el Toro descués que siguió la clase se dio vuelta y con un elástico me lanzó una bolita de papel a la cara. Me dolió pero me quedé callado para no perjudicarlo.
¡Al recreo estaba más nervioso!
La señorita Ernestina me llevó de la mano a la enfelmería y cuando entramos me salió una lágrima. Era una lágrima de susto. Me hizo que me pusiera de guata en una camilla y detrás de una sábana salió una señora guatona con un delantal blanco y se puso a romper un tubito con un serrucho chico. "¿Qué está haciendo?", le pregunté a la señora guatona. ¡Es la misma que a veces sirve el almuerzo!, pero ahora estaba difrazada de enfelmera. La señora guatona me dijo: "Tranquilo chiquillo, no es nada, te va a doler un poquito pero descués te vas a mejorar". Yo le dije: "No creo".
¡Pero entonces me levantó la ropa y se me vio el popó! La señora guatona me empezó a pasar un algodón friíto y descués el popó se quedó medio dormido. ¡Entonces me clavó una indección a la mala! y con el susto apreté el cachete del popó y la buja se dobló. La señora guatona se picó porque dijo: "¡Doblaste la buja, animal! ¡Suelta el poto!" Y yo no podía soltar el popó porque estaba clavado y me estaba entrando un líquido como fuego, así que seguía apretando el cachete del popó hasta que la señora guatona sacó la buja y me la mostró. ¡Estaba como una culebra guagüita!
Descués me fui al clóse y ahora estoy solito, pero no se me quitan tanto los tiritones, se me quitan un poquito no más, ojalá que en la noche no me den pesadillas y no sueñe con el El Expreimentador, porque la otra vez soñé que El Expreimentador me transformaba en Drácula y me salían dientes de vanviro. Chuta.

Friday, May 18, 2007

"¿Al señor que atropelló al estudiante lo van a fusilán?"

-Tío, dieron en las noticias que un señor que iba en un auto que no era de carrera pero que parece que estaba echando carrera, pero estaba echando carrera solo, o sea que nuabía nadien más en el camino que no era un camino de carrera, porque era un camino para andar en auto, pero no para andar en auto de carrera, en vez que para andar en auto con ruedas de auto no de carrera, entonces le sacó una pierna a un estudiante y el estudiante murió no más y a mí me dio mucha pena porque iba atravesando y lo atropellaron, pobrecito.
-Sí, así fue.
-Tío, ¿el señor que atropelló al estudiante parece que era rico?
-Así dicen. ¿Por qué lo preguntas?
-Porque era un auto no de carrera que andaba como auto de carrera, o sea que es un auto de millonario.
-¿Y qué tiene que ver un auto de millonario con un "auto no de carrera"?
-Es que los millonarios siempre andan en autos no de carrera pero que parecen autos de carrera. ¿Se acuerda que la princesa Leidiána cuando chocó y se murió en el choque andaba en un auto que no era de carrera pero andaba fuerte y por eso chocó y descués se murió el chofer y tan bien se murió su pololo, que no era el príncipe Felipe, porque era un chino parece.
-No anda muy bien tu memoria, pero insisto: ¿qué tiene que ver un auto con otro?
-Es que los autos de carrera tienen las ruedas más cuadradas y a los autos de millonario les ponen las ruedas más cuadradas y parecen autos de carrera.
-Ah, te refieres a las famosas llantas, ésas.
-No sé.
-Ya, ve a acostarte.
-¿Me va llevar este fin de semana largo al cuerto de Valparaíso?
-No me has mostrado tus últimas notas.
-Mañana cuando vamos subiendo por el ascensor del cerro se las voy a mostrar, querido tío señor Lamordes.
-Bueno. Ahora te vas al closet a dormir.
-Pero tío, ¿el señor que atropelló al estudiante se va ir a la carcen?
-En este país puede pasar cualquier cosa.
-Yo creo que lo van a tener que fusilán porque hizo algo muy malo. Y descués que lo fusilen entonces a lo mejor no sé.

Wednesday, May 16, 2007

La fatídica prueba del 21 de Mayo

Querido diraio
Me saqué un dos coma cinco en una crueba de la Guerra nel 21 de Mayo pero no le quero decir a ni tío porque entonces ni tío me va dejar encerrado en el clóse este fin de semana largo, mientras tanto que yo le pedí que me llevara a pasiar a Valparaíso porque quero conocer el cuerto de Valparaíso y tan bien quero conocer el mar de Valparaíso y tan bien quero conocer las gaviotas de Valparaíso, porque las gaviotas de Valparaíso son más guatonas porque cazan pescados más guatones, mientras tanto que las gaviotas de Punta Arenas son más chicas porque pescan pescados flacos y pasan con frío y entonces el frío enflaquece. Tan bien quero conocer los cerros de Valparaíso, con especialidad del cerro donde sirven completos con palta y tan bien quero conocer Viña nel Mar, ojalá cueda entrar al Casino de Viña nel Mar y tan bien quero ir a la Quinta Vergara para ver a Dali Yanqui y a Don Omar, no creo.
Cuando hice la crueba de la Guerra nel 21 de Mayo había estudiado harto la materia pero descués se me olvidó completamente olvidada, porque cuando estaba estudiando empezaron a dar la historia de la serpiente coral, era venenosa pero era bonita, le salían como dos lenguas pero era una sola lengua, o sea que era una lengua con dos rayitas al final de la lengua, era como una lengua que terminaba en una ve corta, no en una be larga. O sea como una lengua tenedor pero sin la parte del medio, los puros dientes de la esquina del tenedor. Era una lengua misteriosa.
La señorita Ernestina dijo "Saquen una hoja niños" y yo me puse nervioso y empecé a tiritan porque me empecé a acordar de la Guerra nel 21 de Mayo y no me acordaba de casi nada, lo puro que me acordaba era que Fernando Jigin se escapó en un caballo y descués se dio un abrazo con otro héroe que se llamaba Lucho Gatica parece, en el Cajón de Maipú, pero esa pregunta no la hicieron.
Aquí ando trayendo la crueba. Hicieron las siguientes preguntas:
1.- Qué pasó cuando la Esmeralda se hundió. Respuesta: Todos se mojan. La señorita Ernestina me puso una cruz y una palabra, parece que dice burro, pero lo escribió con be larga, se equivocó. 2.- Quén es Alturo Prat. Respuesta: Capitán de la Esmeralda que a todo Chile supo defender. La señorita Ernestina me puso un visto. 3.- Qué se celebra el 21 de Mayo. Yo puse que se celebra el discurso de la Presidenta Bachelet y tan bien que se celebra el Defile nel 21 de Mayo. La señorita Ernestina me puso medio. 4.- Quén es el máximo héroe de la patria. Yo puse el Presidente Lagos porque ahora se convirtió en Capitán Planeta. La señorita Ernestina me puso una cruz y de nuevo puso burro con falta de ortografía. 5.- Quén fue Miguel Grau. Yo puse "no sé" y la señorita Ernestina me marcó una cruz y puso "por lo menos reconoce el ignorante". 6.- Dónde fue el Combate naval de Iquique. Yo puse en Iquique y la señorita Ernestina me puso una cruz con un visto y puso "más encima se ríe el ignorante". Pregunta 7 nuabía porque dijo la señorita Ernestina que era punto de base. Así que me fue más o menos no más, yo le dije que me subiera la nota para que ni tío me lleve a Valparaíso y me dijo "ni tonta".
Así que ahora estoy en un grave problema, porque no sé si le digo a ni tío o si no le digo a ni tío y descués le digo cuando vamos subiendo el cerro en ascensor, eso voy a hacer mejor, buena idea.

Monday, May 14, 2007

El Metro se volvió a echar a perden

Querido diraio
Al final no lo pasé tan mal el Día de la Mamá porque descués que se me acabó la luz de la linternita entonces llegó ni querido tío señor Lamordes y me dijo que si quería ver el Hombre Araña 3 y yo le dije ¡sí tío! y me llevó, pero cuando estaba adentro del tiatro comí cabritas, comí demasiadas cabritas, o sea hartas. Le dije a ni tío que como yo no tengo mamá entonces me comprara un paquete el más guatón de cabritas y ni tío me compró un tarro que no me alcanzaban a cruzar las manos para afirmarlo y casi se me cae el tarro, o sea que se me cayeron tres cabritas y cuando iba recoger las cabritas ni tío dijo "¡No hagái leseras gaznápiro, que se te van a caer todas las cabritas por querer recoger las que se te cayeron y entonces no te voy a comprar más cabritas", algo así dijo ni tío, pero parece que lo dijo más corto, no tan largo, y yo le hice caso porque tenía hambre de comer cabritas.
Entonces empezaron las películas cortas que dan antes de la película larga. Se llaman Sinoxis. En veces a mí me gustan más las películas cortas que las películas largas porque las películas cortas son más cortas mientras tanto que las películas largas son más largas. Duran mucho. Y algunas películas son en inglés y salen las letritas en castellano abajo pero como yo apenas sé leer, una línia me cuesta harto, me cuesta como dos minutos.
Entonces como comí tantas cabritas me empecé a inflar. Me puse como una pelota de globo y me puse a tiritan y tan bien me puse como con los ojos cerrados y me dieron ganas de tirar un chanchito pero no podía. ¡Estaba lleno de aire y no podía botar el aire! Era espantoso.
Ni tío me dijo "¡Qué te pasa, gaznápiro, estás como pálido!", no sé cómo me vio la cara si estaban dando la película, pero parece que se dio cuenta porque yo hacía "Oinc oinc" y no podía botar el chanchito. Entonces yo le dije "tío, tengo la guata llena de aire porque parece que comí muchas cabritas". Y él me dijo "¡Cállate gusanómeno, que está en la mejor parte!" Y yo le dije no cuedo tío porque parece que quero gomitar, y gomité en el tarro de cabritas, menos mal que el gomito no le cayó a ni tío en los pantalones y justo ni tío no se había dado cuenta que yo gomité y metió la mano al tarro de cabritas y dijo que estaban mojadas y cuando se dio cuenta me gritó "¡Qué hiciste, animal!" y entonces me acordé que antes de las cabritas me había comido un italiano pero le eché parece que mucha mayonesa, le eché demasiada y tan bien le eché mucho ketchup, se llegaba a chorriar el completo italiano. Me lo comí de tres mascadas y se me salió un poco por el ladito.
Así que ni tío me sacó del tiatro Cinejói y se terminó el Día de la Mamá y lo pasé no tan bien pero tan poco lo pasé no tan mal, o sea que lo pasé más o menos.
Al otro día el Metro se volvió a echar a perden, todos los días casi el Metro se echa a perden, por eso le digo a ni tío que mejor nos vamos a vivir al campo para que andemos en vaca. ¿Cómo será andar en vaca? A mí me gustaría pero dicen que tienen muchos huesos en la parte de la espalda, así que descués duele el popó. Se coce. Yo cuando ande en vaca la voy a tomar de los cachos en vez de usar rienda, porque es más divertido. Pero no la voy a matar como matan a los toros porque entonces no sé.
Gracia.

Sunday, May 13, 2007

"Yo no tengo mamá pero no importa"

Querido diraio
Ahora estoy completamente solo en el clóse porque a ni tío le tocó turno en el diraio y dice que cuando tiene turno no me cuede llevar al diraio porque yo molesto mucho porque me gusta jugar al poncutador y me gusta jugar juegos, no me gusta leer noticias y tan poco me gusta leer la historia de Alber Eiste que una vez me puso ni tío la historia de Alber Eiste para que la leyera, pero me dio sueño porque la historia de Alber Eiste era muy larga, no terminaba nunca y hablaba de puras cosas raras, no la entendí, pero era un genio. Un día cuando esté más grande yo creo que la voy a leer, pero no creo porque es muy aburrida, mejor leo la historia del inventor de Pleistechon y tan bien me gustaría leer la historia de Jaiscul Músical porque a lo mejor cuando grande entonces me acectan y entonces tengo que volar en avión.
¿De qué estaba hablando? Ah me acordé. De la historia de Alber Eiste. No veo nada casi porque se me está acabando la luz de la linternita, así que apenas cuedo escribir el diraio, pero no importa porque yo no tengo mamá pero no importa, en vez que el Toro y el Martínez le hicieron una poesía a la mamá pero el Toro le hizo una poesía a la mamá del Toro, no a la mamá del Martínez, y el Martínez le hizo una poesía a la mamá del Martínez porque cómo le iba hacer una poesía a la mamá del Toro, ¿no ven que no la conoce? A mí no me dio pica porque las poesías eran malas, eran espantosas. Le saqué copia a una poesía para leerla y descués ponerme a reír, pero cuando la leí no me cude reír porque era tan mala que me dio asco. Miren, decía así la poesía:
Mamita te quero mucho
porque eres fea pero no tan fea
te falta el diente del colmillo
pero descués el dentista te va poner
otro diente que se va ver mejor tuavía
que el diente del colmillo
pero eres guatona pero no eres tan guatona
porque hay otras mamás que son más guatonas
por eso te quero desear un feliz día
Firmado
El Toro
Yo si tuviera una mamá no le voy a decir que es fea, aunque salga fea, le diría que salió fea de mala suerte así que no tiene la culpa. Y si sale guatona le diría que salió guatona porque come mucho así que deje de comer mucho y coma más vegetales, no coma tanta carne porque cuando las mamás comen carne enguatan y entonces la cara se les pone como de cara de vaca.
Ya no cuedo escribir más porque se apagó la luz de la linternita. Le voy a pedir a ni querido tío señor Lamordes que me regale unas pilas para el Día del Niño.
Gracia.
eLmOnito

Friday, May 11, 2007

ElMonito y sus soluciones al calentamiento global

-Tío, estoy creopupado porque dijeron en la televisión que la tierra se va incendiar por el calentamiento golar y tan bien dijeron que ni siquera el Capitán Planeta va poder salvar la tierra y tan bien dijeron que un señor importante vino a Chile, parece que se llama Señor Gor.
-Al Gore, fue candidato a la presidencia de Estados Unidos y perdió por 1200 votos contra Bush.
-¿Eso es harto o es poco?
-Es demasiado poco.
-Pero el otro día me dijo que 1200 era harto.
-¿Cuándo, gaznápiro?
-Cuando yo le dije que me comprara un trencito gigante que costaba puros 1200 pesos.
-Claro que eso es harto.
-¿No es lo mismo 1200 pesos que 1200 votos, querido tío señor Lamordes?
-Claro que no, mequetrefe. Y ahora, déjame tranquilo, que tengo que trabajar.
-Tío...
-Qué.
-Voy a confeccionar las soluciones al calentamiento golar.
-Bueno, escribe y déjame tranquilo.
-Ya.
(Al rato)
-Tío...
-Dime.
-¿"Vegetales" se escribe con hache o sin hache?
-¿Y dónde podría ir la hache en esa palabra?
-Después de la jota.
-Uf. Este gaznápiro no tiene remedio. Escribe tranquilo y después te reviso las faltas de ortografía.
-Bueno.
(Al rato)
-¡Listo! ¡Terminé! ¿Le muestro?
-A ver. Léeme mejor. Te servirá como ejercicio de lectura y pronunciación.
-Ya.
-Empieza.
-Déjeme tragar aire primero, tío, y descués tengo que tragar saliva porque si hablo sin aire y hablo con saliva entonces se me cuede caer un pollo a la hoja.
-¡Basta, animal! ¡Lee de una vez!
-Bueno... Soluciones al calentamiento golar. Por ElMonito. 1.- Llevar un camión todos los días al desierto, pero un camión lleno de cubitos de yelo. Entonces cuando el camión llega a la mitad del desierto echa los cubitos de yelo a la arena para que la arena se enfríe y descués salgan vegetales en el desierto de Arizona.
-Vaya, vaya... ¡qué original! También podría servir para el desierto de Atacama.
-Espere, que me falta. Número 2.- Para que los cubitos de yelo no se vayan a redetir antes de llegar al desierto entonces hay que llevar los cubitos de yelo en puros refrigeradones que van en la parte de atrás del camión, pero los cubitos van puro adentro del frizen porque si van abajo del frizen entonces se van a redetir.
-Sí, es verdad... uf... las cosas que hay que escuchar en estos días.
-Espere. Número 3.- Los cubitos de yelo es mejor que estén en cubeteras grandes, en vez que estén en cubeteras chicas, porque cuando están en cubeteras grandes entonces es más fácil sacarlos porque los cubitos de yelo que están en cubeteras chicas siempre se pegan y cuesta más sacarlos, ¡cuesta más que los tres chanchitos! y en veces no salen nunca y descués salen cuando uno no quere que salgan. Se caen solos.
-Sigue con el número 4, por favor.
-Ya. Número 4.- Los cubitos de yelo...
-¡Por favor! ¡Sáltate a una solución donde no aparezcan cubos de hielo! A ver qué otra idea de verdad se te ha ocurrido.
-Quero leer todas las soluciones al calentamiento golar, tío, porque son buenas.
-No. Sáltate.
-Bueno. Número.... Ah, ya. Número 24.- No hay que prender más estufas, entonces los señores se abrigan con guatero cuando ven Animal Planet.
-Esa me gusta. ¡Ja!
-Número 25.- Tan bien los señores se cueden abrigar con guatero cuando dan los goles. Número 26.- Tan bien se cueden abrigar con guatero los señores cuando ven las noticias. Número 27.- Tan bien los señores se cueden abrigar con guatero...
-¡Basta! Sáltate a otra idea.
-A ver... número... 52.- Cuando el Capitán Planeta se rinda de salvar la tierra entonces hay que llamar a Jazán, porque Jazán tiene poderes de verdá mientras tanto que Capitán Planeta tiene poderes de mentira porque tiene poderes de retón y los poderes de retón no cueden salvar la tierra porque los poderes de retón dan susto.

Monday, May 07, 2007

Pasatiempos dominicales

Querido diraio
Estoy muy cansado porque ayer era domingo y entonces jugué demasiado. Jugué en primer lugar a las láminas, jugué solo. Descués jugué a las bolitas, tan bien jugué solo porque estaba en el patio de la casa de ni tío y ni tío estaba leyendo un libro y le dije que jugáramos a las bolitas y no me pescó, entonces tuve que jugar solo. Descués jugué a la rayuela y jugué solo, hice dos quemadas y gané, hice 8 puntos. Descués me dio hambre y entré al refrigeradón y saqué un yogur de plátano, no me gustan tanto pero nuabía nada más. Descués seguía con hambre así que le dije a ni tío que hiciera almuerzo y me dijo: "Cállate gaznápiro, déjame leer tranquilo". Estaba leyendo en el sofá con una mantita en las piernas. Descués salí de nuevo al patio y me puse a jugar con la Cleo. La Cleo es una perrita labradora de mentira de ni tío, es de mentira porque no es labradora de verdá, porque es de mentira, pero parece labradora de verdá porque es igual a las labradoras, pero es diferente porque es de mentira. O sea, no es labradora, pero es casi igual. Pero es muy juguetona y se me tiró encima y me botó. Así que tuve que encerrarla en el otro patio, porque ni tío tiene dos patios. Un patio y el otro patio. Y hay una reja de madera. Entonces la Cleo se quedó en el otro patio, pero estaba triste y cuando me acercaba se ponía a ladrar, porque quería que la sacaran a pasiar. A la Cleo le gusta correr por el parque, corre como a cien por hora, corre más rápido que los caballos, le gusta correr con una botella de bebida desechable en la boca que se llama hocico, pero tiene que ser de las chicas, porque las grandes no le caben en la boca, o sea en el hocico. Pero ayer no salió a ninguna parte porque ni tío se quedó todo el día leyendo con la mantita. Descués me empezó a doler la guata de hambre, sentía como unos riítos que me subían por el estógamo y descués los riítos bajaban por el estógamo y más me daba hambre. Entonces le dije: "Querido tío señor Lamordes, tengo demasiada hambre". Y ni tío dijo "Hácete un sánguche". Y yo le dije: "De qué". Y ni tío me dijo: "De cualquier cosa". Entonces yo le dije: "No hay ninguna cosa, querido tío, pida una pizza a Pizaját o cuede ser a Dominó, pero me gustan más las de Pizaját porque tienen queso en la orilla y tan bien pida pan de ajo". Y ni tío dijo: "¿Estás más loco, mequetrefe? Son muy caras". Y entonces descués me hizo tallerines, pero sin salsa, sin nada. Sin pan. Puros tallerines. Estaban blancos. Estaban ricos.
Descués escribí la última aventura de Jazán, pero me quedó muy mala porque puse que cuando Jazán andaba en el cuete casi chocó con unos señores de Júpiten que andaban en un cuete más grande, pero los señores de Júpiten se pusieron a tirar rayos y casi le achuntan al cuete de Jazán porque los señores de Júpiten tenían mira perescópica pero Jazán no tenía mira perescópica y entonces Jazán casi pierde, pero no perdió, y descués llegó al planeta Gándar, que es parecido al planeta Gárnac, pero no es igual porque en el planeta Gárnac hay animales mientras tanto que en el planeta Gándar no hay animales, hay puros árboles, pero los árboles tienen ojos y tienen manos y caminan, pero las manos tienen garras cuando son árboles malos y las manos no tienen garras cuando son árboles buenos, porque se cortan las uñas.