ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Thursday, March 23, 2006

Pena por los viejitos

-¿Por qué tienes esa cara, ElMonito?
-Es que se murieron los viejitos y me da pena y además que estoy creopupado porque a lo mejor se los van a tener que llevar en avión a Mayami y a lo mejor el avión se cae y los viejitos se cueden ahogar.
-¿De qué viejitos hablas?
-¡De los que se cayeron en el bus chiquitito en Arica! ¿No vio las noticias, tío?
-Sí, sí, las vi... es que no me acordaba. Pasan tantas cosas y una de ellas, por supuesto, es que... ¡tú explicas como las berenjenas!
-Pero yo le dije que se murieron los viejitos cuando se cayeron del bus chiquitito y tan bien le dije que cuando los manden a Mayami a lo mejor el avión se cae y los viejitos fallecen otra vez.
-Sólo se muere una vez.
-Un señor una vez se murió y descués resucitó y dijo que cuando se murió vio un túne de luz y descués se devolvió más mejor porque el túne se estaba poniendo oscuro y le dio susto.
-Vamos pasando en limpio...
-No tío, si yo hago las tareas en limpio, no en borrador, así que están todas pasadas en limpio.
-Digo que vamos resumiendo esta tonta conversación, gaznápiro de mínima monta. Han muerto 12 viejitos, como dices tú.
-Pero justo se salvó el chofer. A lo mejor podría haberse morido el chofer y se habría salvado un viejito.
-Las cuentas que sacas. Además estaban viejitos.
-Por eso mismo me da pena, porque los viejitos son buenos y es mejor que se mueran de viejitos que se mueran de choque. Y tan bien me da pena porque se van a llevar una mala imagen de Chile.
-¡Pero si están muertos, qué imagen se van a llevar!
-¿Y cómo sabe si están muertos pero están viendo? Entonces si están viendo le van a contar todo a San Pedro y le van echar la culpa al chofer y tan bien van a ver los camarotes del barco grande donde venían los viejitos y a lo mejor ahora la señora no hace las camas y a los viejitos les cuede dar rabia porque la pieza se ve sucia justo porque no están, porque si están los viejitos las camas se habrían hacido, ¿no ve?
-¡Dios mío, dame tu fortaleza para aguantar a este títere boca de sapo!
-Además los viejitos se murieron en castellano en vez que tenían que morirse en inglés y cuando lleguen donde San Pedro no le van a entender porque San Pedro habla en castellano y los viejitos como no saben hablar en castellano le van a decir puras leseras, por eflenco le van a decir "Sau Wéwou en vez de SAN PEDRO ¿no ve? Sau Wéwou, estou mourido y quiereu pediú perdóu" y San Pedro va decir "¿¡Ahhh!?".
-¿De dónde sacaste que San Pedro hablaba en castellano?
-Es que el otro día leí La Biblia y San Pedro habló en castellano.
-Ah. ¡Al closet, castigado!
-¡No, tío!, que me falta hacer la tarea de música.
-Bueno, si es así te salvaste, por esta vez. ¿Y cuál es la tarea?
-Tengo que estudiar una canción de Dali Yanki y una canción de Miranda que se llama "Don".
-Mmm... ya veo por qué los resultados del Simce con tan malos.

Monday, March 20, 2006

Divagaciones del tío Lamordes

(Este títere no crece, no aprende nada, todo lo entiende mal y yo no hago mucho por corregir sus defectos, porque corregir defectos implica trabajo, creación de nuevos hábitos, y para qué nuevos hábitos, por último, si tiene la cabeza de aserrín, ¿vale la pena el esfuerzo, no es mejor que las cosas sigan su curso y el pobre gaznápiro haga lo que el destino le tiene reservado? Cada prueba que me da me lo hace ver, no se puede contra el destino; y sin embargo es tan dulce, tan desvalido, tan dependiente, tan ansioso de cariño como recuerdo haberlo sido yo en un tiempo, quizás en mi más tierna infancia, cuando aún creía en la posibilidad del cambio, cuando aún el horizonte se me abría amplio y me ofrecía todos los días una mañana diferente, un sol diferente, cuando yo me equivocaba a cada paso que daba y los grandes, no todos, pero sí los importantes, me perdonaban, me daban otra oportunidad y así yo iba aprendiendo, en cambio ahora, este sol gastado, esta calle igual que siempre, estas teclas borradas de tantos golpes que les doy al día, todo se me antoja gris, cómodamente gris, fácilmente gris. No busco la emoción ni la expresión de mí mismo, no busco la pasión sino un pedazo de carne, una copa de vino, algo que me saque del tedio...)
-Tío...
-Qué pasa.
-Quero hacerle una pregunta.
-Calla, que estoy divagando.
-¿Usté por qué es tan bueno con este pobre y triste ElMonito? ¡Menos mal, porque vi en el diraio que un señor tío papá le pegó a su hijito con un palo en la cabeza y al niñito le salió un cototo y el señor tío papá fue a dar a la carcen y ahora se arrepintió, menos mal, porque eso no se hace.
-¿Qué habrías hecho tú?
-Yo le habría decido: "Señor tío papá, no le pegue a su hijito con un palo en la cabeza porque eso no se hace, y si le pega voy a llamar a los caradineros". Eso le habría decido.
-Bien dicho. Te ganaste un trencito. Me has levantado el ánimo, mequetrefe.
Gracia!

Tuesday, March 14, 2006

Primeros problemas para presidenta popular

-Tío...
-Estoy ocupado.
-Pero es que quero decirle una cosa.
-Estoy ocupado.
-Chuta. Fregué de nuevo.
-¿Hiciste las tareas?
-Más rato. Tengo unas puras sumas que hacer. Y tan bien dos restas.
-¿Nada de lectura?
-Un poquito de las sílabas y un tragalenguas difícil.
-Léemelo.
-Pablito-clavó-un-clavito-¿Qué-cavlito-plavó-Cablito?
-Más rápido.
-Clavito-pabló-un-clavito-¿Qué-clavlito-plabló-Palito?
-Si era eso lo que querías decirme lo dijiste muy mal.
-Nuera eso. Era una cosa de la Presidenta Michelle Bachelet.
-¿Qué pasa con la Presidenta?
-Que ya sumió y le silbaron a Myrian Hernández cuando estaba cantando con Inti Llimani y descués dijo Myrian Hernández que la Presidenta Michelle Bachelet estaba gordita, ¡no! osea que le dijo que era valiente porque no era cobarde, ¿nocierto?
-¿Y qué?
-Que eso.
-Ya. Vuelve al closet.
-¡Espere! Tan bien me gustó cuando le pusieron la banda y descués la banda tocó una canción del Ejército, el hicno nacional de Chile.
-Ya. Y ahora, ándate de una vez.
-En el programa de Kike Morandé pusieron una señora que se veía igual que la Presidenta Michelle Bachelet, porque se veía como una caja grande de color rojo con antiojos.
-Mira, estás hablando de la Presidenta. Te pido un poco de respeto.
-Pero a mí me gusta la Presidenta Michelle Bachelet, pero más me gusta la hija chica, porque es igual que la Presidenta Michelle Bachelet pero es más flaquita y no tiene arrugas y tan bien va al colegio, pero ella parece que va a un colegio mejor en vez que usté me puso en una escuela con número y siempre me sacan pica cuando tengo que decir el número.
-¿Y qué tienes contra el número 69?
-Es que el Cabrera y el Carrasco y el Rebolledo dicen que es un número cochino.
-¿Y por qué dicen eso, qué saben esos niños?
-Dicen que es un número cochino porque es al revés.
-Ah. Ya, gaznápiro, me aburriste.
-¿Por qué renunció altiro una señora autoridás de la Presidenta Michelle Bachelet?
-Porque la metieron en un asunto de derechos humanos.
-¿Y por qué tiraron bombas lagrimógenas a unos señores que se iban a tomar unas casas?
-Porque quebrantaron la ley.
-¿Esos señores no tienen derechos humanos, tío?
-Claro que sí. El problema es otro.
-Ah. ¿Es malo tomar casas? ¿Es mejor comérselas, querido tío señor Lamordes?
-¡Ya, me cansaste! ¡Castigado una semana en el closet!
-¡No, por favor, que me va dar susto!
(¡Plaf! Lamordes canta...)
-La puerta se cerró detrás de tiiiii...
(Voz con eco)
-Tíooooo...
-... y nunca más volviste a aparecer...
-Tíooooo... ¡sáqueme de aquí!
-... dejaste abandonada la ilusión que había en mi corazón por ti...
-No sea malooo...
-Ya, gusano de poca monta. Vamos a pasear un rato al parque y prepárate para disfrutar de un buen trencito.
-¡Gracia!

Tuesday, March 07, 2006

Primer día de clases, qué noticias

-Vienes cansado.
-Tengo hambre y tengo sueño, tío. Quero comer trencito y papas fritas.
-¿Cómo estuvo tu primer día de clases, gaznápiro?
-Estuvo un poquito diferente porque no fue igual que el año pasado porque ahora nadien lloró y la tía es la misma tía, pero estaba con pantalón.
-¿Y la querías ver con faldas?
-No...
-¿Y entonces?
-Es que estaba con pantalón no más. Eso.
-Bueno, dejémoslo ahí. Ahora haz las tareas, si tienes, y si no tienes vete al closet, que estoy muy ocupado.
-¡Déjeme contarle una cosa, tío!
-Dime rápido.
-El Cornejo se ahorcó.
-¿Qué dices? ¿Qué Cornejo?
-Un niño de otro culso que era tímido y se ahorcó.
-¿Quién contó eso?
-Todos los niños decían.
-¿Y qué le pasó?
-Que dicen que el Cornejo era tímido y no hablaba y cuando hablaba le salían puros gallitos porque le estaba cambiando la voz porque estaba creciendo. El año pasado era corto y al final del año se había puesto largo, estaba como en Ostavo C.
-Sigue, sigue.
-Los niños decían que en el verano lo pillaron haciéndole cariño a un niño chico y lo llevaron preso y cuando estaba en la carcen se ahorcó. ¿Es malo hacer cariño a los niños chicos?
-Depende. Si yo te hago cariño, no. Pero también depende del cariño. ¿Qué cariño le estaba haciendo?
-Los niños decían que estaba echando cacha. ¿Qué cosa es echar cacha, querido tío?
-¡Diablos!, algún día te lo tendré que explicar, pero ahora no. ¿No pasó algo más agradable?
-Sí, el Toro y el Cancino no fueron a clases, así que tuavía no me hacen matagato. Traje la lista de los útiles, hay que comprar cuadernos Torre.
-¿Quién dijo eso?
-La tía.
-A ver, muéstrame donde pide cuadernos Torre.
-No, si lo dijo con la boca no más tío, pero no mandó comunicación.
-No te creo.
-¡Es verdá, no es mentira!
-Estoy seguro de que quieres cuadernos por los monos que salen en las tapas.
-Es que son más bacanes mientras tanto que los que me compra usté son chantas.
-Bueno, tenemos todo el año para hablar del colegio.
-Tío...
-Última pregunta.
-¿Por qué voy de nuevo en primero si el año pasado estaba en primero y no quedé repitiendo?
-Ya me harás entrar en problemas metafísicos.
-¿Qué es eso?
-Mira, tú eres ElMonito y ElMonito tiene la suerte de haber bebido de la fuente eterna de la juventud. Jamás crecerás, ¿entiendes? Eres un personaje de papel y como tal, inmortal. Algún día moriré yo, pero tú seguirás vivo.
-¡No, yo quero crecer porque quero fumar y tan bien me quero casar con Lola Melnick y tan bien quero ser de la selesión!
-Ya lo veremos, ya lo veremos.

Friday, March 03, 2006

Problemas con el uniforme

(Uno de tantos malls, abarrotados de público. Lamordes camina con la vista fija en un punto inubicable, ElMonito de su mano, mira para todas partes).
-Tío, cómpreme un centella, o tan bien cuede ser un helado de barquillo. ¡Cuestan puro 600 pesos y los de máquina cuestan 450 pesos!
-¿Ah?
-Quero un helado Centella o un helado de barquillo.
-¿Cuánto valen los de máquina?
-Los de máquina valen 450 pesos pero los de no de máquina valen 600 pesos y hay de limón de pica, mientras que los de máquina hay de pura vainilla.
-Ah.
-Cómpreme.
-No, vinimos a comprar uniforme. Entremos a Almacenes París, que mi tarjeta está menos llena que la de Ripley y la de Falabella.
-Chuta, entonce vamos a Falabella porque en Falabella tiene la tarjeta llena mientras tanto que en Falabella hay un juego de plaistechon que quero que me compre para jugar un juego.
-¡Llena significa llena de compras, gaznápiro!
-¿Y eso es bueno o es malo, tío?
-¡Malo, babieca, malo! Significa que estoy más endeudado que nunca. Y no quiero ni pensar en los útiles y menos en la matrícula. Y la patente del auto, y la...
-Usté está igual que ese señor que dice que se le apareció marzo, tío.
-Calla, títere de poca monta. No tengo ganas ni de hablar. Estoy deprimido. Me cargan los malls llenos de gente.
-A mí me gustan porque es mejor estar con gente que estar en el close esperando que usté abra la puerta, en vez que usté tan bien es gente y yo tan bien soy gente, entonces usté está con usté y yo estoy con yo, osea que es bueno.
-Entremos.
(Una promotora.)
-¿Qué se le ofrece, señor?
-Quiero ver un uniforme para este títere, preciosura.
-Tío...
-Cómo no señor, acompáñeme.
-Te sigo, encanto.
-Tío...
-Qué te pasa ahora.
-Le dijo "preciosura" y "encanto". A mí no me dice nunca una cosa buena, me dice puras cosas malas.
-Te picaste, ElMonito querido.
-¡Dice así porque ella está escuchando!
-Aquí tiene, señor, creo que ésta es la talla.
-Te equivocas, mi amor, el títere usa vestido.
-¡No quero usar vestido! ¡Quero usar iniforme de verdá, igual que todos mis compañeros de culso!
-Prúebale éste, cariño.
-¿Está seguro, señor?
-Pruébaselo.
-Yo quero usar pantalones, no quero ser más un ElMonito con vestido celeste.
-Así fuiste creado y así seguirás. Es tu destino.
-¡No, quero usar iniforme de pantalón y tan bien quero usar colbata y en los actos de la escuela quero usar humita!
-Ya, te quedó bien. Me lo llevo, mi amor. Cárgalo a mi cuenta.
-¿En cuántas cuotas, caballero?
-En las que se puedan.
(Más rato, Lamordes camina mirando piernas bonitas, ElMonito camina mirando al suelo.)
-Mmm, qué belleza... ay, y esa otra... qué haría, qué haría...
-...
-¿No dices nada?
-...
-¿Te pasa algo?
-No quero ir al colegio porque me van hacer burla otra vez.
-Sé valiente, déjate de cobardías. Eres diferente. Admítelo.
-Quero ser igual que el Toro y el Cancino, porque ellos son matones y siempre me ganan a la chita y cuarta.
-Templanza, concentración, esfuerzo. Ven, tómate un helado de cien.
Gracia, tío! tenía sed pero no me atrevía a decirle porque usté me iba decir que tomara agua de la llave del baño y a mí no me gusta el agua de la llave del baño porque no tiene gusto a nada...