ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Thursday, March 29, 2007

Qué tiempos combativos, éstos

-Tío, volví más temprano ahora porque cuando llegué a la escuela el inpestor Pino dijo que nuabía clases porque era el día del gallinero, así que era feriado..
-Día del guerrillero habrá dicho. Y no es feriado.
-Pero si no hay clases, entonces es feriado.
-Suspendieron las clases por los disturbios que organizó el mismo Gobierno, parece. Hace como 15 días que le estaban dando con el famoso día del joven combatiente.
-¿Usté está en contra del joven combatiente o a favor del joven combatiente?
-Estoy a favor del joven combatiente que todos los días se saca la ñoña asistiendo a clases, que se endeuda para ir a la universidad, que trabaja como mesera, que se levanta de madrugada para tomar el Metro. ¡A favor de esos estoy!
-A mí tan poco me gustan los que pélian, porque entran a los MacDónals y se comen todos los MacDónals y se van sin pagar, y descués entran a las fábricas de televisores y se llevan todos los televisores y ven uno puro nomás, pero yo creo que dejan los otros de reserva, pero a veces venden los televisores... deben ser más baratos... ¿dónde venden esos televisores para que me compre uno, tío, para que cueda Animal Planet ver en el clóse?
-¡Calla, infame! Haz tus tareas.
-No tengo porque la clase de matemáticas era a segunda hora, pero no hubo segunda hora porque hubo la pura primera hora, pero hubo tres minutos de la primera hora porque entró el inpestor Pino y los mandó a todos a la casa, pero el Toro y el Martínez dijeron que se iban a ir a la Plaza Italia. ¡Y andaban recogiendo camotes en la mochila, tío! ¡Es verdá, no es mentira!
-Ah. Bueno, por lo menos tú ya estás aquí, a salvo.
-Tío...
-Qué.
-No me gustan las peleas en la calle porque me pongo nervioso. Un día venía caminando y explotó una bomba lagrimógena y me dieron ganas de llorar... ¡y lloré!, pero no tenía pena, porque no lloré de pena, y tan poco lloré de nervios, porque lloré de pica. O sea que la bomba lagrimógena me picó y lloré.
-Ah... qué tiempos éstos, tan combativos... no te envidio por los que vienen.
-¿Por qué, tío?
-No sé. Digo yo.
-A lo mejor se seca el planeta tierra, dijeron el otro día. Entonces vamos a pasar todos con sed porque no va haber agua, o sea que va haber poquita agua. Voy a tener que andar trayendo la cantimplora siempre con agua para que no me muera de sed. Y descués los árboles se van a secar y los ríos se van a secar y el mar se va secar como si le pusieran un secante. ¡Y descués el planeta tierra va ser el infierno!, tío, ¡entonces va salir el Moutro de Tasú y los va llevar a todos presos!
-Uyyy. No le pongas tanto. Toma un chocolate.
Gracia! ¡Viva ni tío!, pero me pongo nervioso cuando veo la tele...

Tuesday, March 27, 2007

¿Sacaron al ministro viejito, tío?

-Tío, está casi lluviendo, o sea que va empezar a llover, pero me da susto porque sonó un rayo y descués cayó un trueno cerquita.
-Cayó un rayo y sonó un trueno. Ésa es la diferencia y ése es el orden.
-Ah. Cayó cerquita el trueno.
-El rayo.
-Ah.
-¿Dónde cayó?
-Cerquita.
-¿Dónde?
-Al otro lado del cerro.
-Te asustas por cualquier cosa.
-Los días de lluvia con truenos y con rayos me dan susto. Los temblores tan bien me dan susto, pero los terremotos me dan más susto, pero nunca me ha tocado tuavía un terremoto, pero los sunamis me dan más susto, pero nunca me ha tocado un sunami, chuta, ojalá que no llegue a Santiago el sunami cuando toque sunami.
-Sería imposible. Pero en la playa sí lo experimentarías.
-Tío, ¿el Expreimentador pierde con un sunami o el Expreimentador le gana al sunami?
-¿Tiene poderes tu famoso invento?
-No es un invento, tío, porque es de verdá, no es de mentira y tiene hartos poderes, porque el Expreimentador expreimenta y en veces le salen poderes extras.
-Ah. Me voy.
-¡No se vaya, porque me cuede llegan un trueno!... Tío...
-Qué.
-¿Verdá que Michelle Bachelet cambió los ministros?
-No todos, sólo algunos.
-¿Sacó al ministro bueno?
-¿Cuál es ese?
-Uno que tiene cara de bueno y que salía hablando de las micros.
-Ah, sí, lo sacó.
-Pero si era bueno, ¿por qué lo sacó?
-No daba el ancho.
-Ah. ¿Y sacó a la ministra mala?
-¿Cuál es esa?
-Una que salía hablando de tanques, pero con cara de perro buldóc.
-Ah, sí, también la sacó.
-Entonces sacó un ministro bueno y una ministra mala, menos mal que no sacó dos buenos.
-¿Hay otro bueno?
-Sí, ese viejito que habla siempre riéndose.
-¿Cuál viejito?
-Ese que habla siempre riéndose y se peina para atrás, pero le queda poco pelo, pero le queda pelo tuavía, pero es pelo blanco.
-¿No será Aylwin?
-¡Ese! ¿Se quedó o lo sacaron?
-¡Ese era Presidente, gaznápiro!
-¿No es lo mismo Presidente que ministro?
-Claro que no. Los ministros son los secretarios del Presidente, o de la Presidenta.
-¿Los ministros entonces son los que escriben el acta de las reuniones de culso?
-Esos mismos.
-Ah, ya entendí. Gracia.

Wednesday, March 21, 2007

Solución para que a las señoras no les toquen el popó en el tren Metro

-Tío, las señoras ahora se lo pasan puro reclamando cuando entran el tren Metro porque dicen que los señores se acercan mucho y una señora dijo en las noticias que le habían dado un picanazo. ¿Qué es un picanazo?
-¿No estudiaste historia de Chile?
-No mucho, me sé puro el combate naval de Iquique, cuando Fernando Jiggin se subió a un caballo y de arriba del caballo se lanzó al Huáscar, pero el caballo parece que no alcanzó a llegar y se cayó al mar, porque nunca más ha salido el caballo en la foto de la pintura, sale puro no más Bernando Jiggin peliando a las espadas con los soldados penuaros.
-¡Calla, gaznápiro! ¡Liberad a los leones! ¡Cuélguenlo!
-¡Por qué!
-¡Dices demasiadas estupideces juntas! ¡Qué sobrino me vino a caer! ¡Justo a mí!
-¡Pero usté me preguntó, y entonces yo le contesté lo que sabía!
-El de la Esmeralda y el Huáscar es Arturo Prat. Bernardo O'Higgins fue el Libertador de la Patria.
-¿No era el gerenal Pinochet el libertador de la Patria, querido tío señor Lamordes? Eso dijeron las señoras guatonas cuando se murió el gerenal Pinochet, pero estaba gordito cuando se murió, a lo mejor tuvieron que hacerle un ataúl más guatoncito para que entrara, pero descués lo quemaron con parafina o a lo mejor lo quemaron con bencina o parece que hicieron una fogata a leña. ¿Cómo quemaron al gerenal Pinochet, tío?
-No sé.
-¿Por qué salía humito negro cuando lo quemaron?
-Déjame tranquilo, que estoy ocupado.
-Pero no me dijo eso del picanazo.
-Al indio Caupolicán lo condenaron a muerte y lo sentaron en la picana. La picana es una estaca grande. A Caupolicán lo sentaron en la picana y se desgarró las entrañas.
-¿Qué son las extrañas, tío?
-Los intestinos, los órganos internos, yo qué sé.
-¿Y le dolió mucho al pobre indio, tío?
-Me imagino que sí.
-¿Caupolicán es el mismo indio dueño de un tiatro?
-El nombre es en su homenaje. Caupolicán murió hace cientos de años, sentado en la picana. No sé para qué te explico todo esto, si a los cinco minutos se te olvida.
-Entonces por eso la señora del tren Metro reclamaba, pero en el tren Metro yo nunca he visto una picana, querido tío.
-No has visto picanas porque ya no se fabrican. Además, en Chile ya no existe la condena a muerte.
-¿Y cómo entonces la señora dijo que le habían dado un picanazo?
-¡Calla, mequetrefe! ¡Partiste a hacer las tareas!
-Pero antes dígame.
-Dar un picanazo quiere decir que ella dice que la toquetearon. Alguien se le puso detrás y la toqueteó... ¡¡¡¿¿¿entiendes???!!!
-Eso escuché que decían varias señoras, que las tocaban, pero eran señoras viejas, tío, en vez que ahora uste dice que no existen las picanas, entonces quere decir que estaban diciendo una mentira, en vez que no estaban diciendo la verdad.
-Quién sabe dónde estará la verdad...
-Yo sé lo que tienen que hacer las señoras para que no les toquen el... popó.
-¿Qué tienen que hacer?
-Tienen que poner el... popo para la pared del tren Metro.
-¿Y si está lleno?
-Entonces no cueden y entonces tienen que poner el... popó al lado de otro... popó de mujer, no de hombre, en vez que de mujer. Y los señores tienen que ponerse más lejos de las señoras porque osinó les va dar la elestricidá, porque yo un día iba en el tren Metro con usté,entonces como era chico quedé justo con la cara en el... popó de una señora no tan vieja, o sea que era menos vieja, tenía como 22 años, y entonces me dio la electricidá porque le toqué la redondelita del... popó. Y ella se dio vuelta enojada y me iba retar, entonces vio que yo era chico y dijo "pobrecito"... así que me salvé.

Thursday, March 15, 2007

¡Preso por culpa del Transantiago!

-¡Qué haces con esa olla, gucéfalo!
-Estoy practicando, querido tío señor Lamordes.
-¿Vas a ser cocinero cuando grande?
-No, tío, voy a ser protestador, pero no cuando grande, en vez que mañana o a lo mejor ahora en la noche.
-¿Y "protestador" de qué vas a ser?
-Voy a ser protestador del Gransantiago.
-Ah, ya veo, del Transantiago. Me lo imaginaba. ¿Tienes otra ollita?
-¿Usté tan bien quere ser protestador, tío?
-Esta vez creo que te voy a acompañar, mequetrefe.
-¡Viva ni tío!
(Al rato)
-Parece que ya va empezar la protestación, tío.
-Espera un poco... ¡ahora!
(Cacerolazos)
-¡Suena fuerte, tío! ¡casi no se oye!
-¡Sigue tocando, ElMonito!
-Descués quero ser baterista de un grupo de rock pesado, tío... ¡chuta, parece que vienen los caradineros, porque sentí una sirena que está tocando tatú tatú!
-¡Corre, gaznápiro!
-No cuedo, tío, porque tengo las patas menos largas, o sea que tengo las patas cortas, pero no las tengo tan cortas, pero las tengo largas, pero como soy chico son más cortas, o sea que ando menos fuerte.
-¡Corre, animalejo!
-¡No cuedo, tío! ¡Ausilio, que me van a llevar preso los caradineros por ser protestador!
(Llegan las fuerzas especiales)
-¡Eh, tú, cabeza de títere! ¡Sube al carro!
-No cuedo porque está muy oscuro, señor caradinero.
-¡Quién te manda a protestar, cabro chico! ¡Arriba!
-Es que me cuede salir la Calavera de Gual Disney!
-¡Qué calavera ni que ocho cuartos! ¡Nos fuimos!
(En la comisaría)
-¡Cabo Andrade!
-¿Sí, mi mayor?
-¡Cómo se le ocurre tomar preso a este engendro?
-Estaba caceroliando, mi mayor.
-¿Usted no tiene cabeza, hombre? ¿No se da cuenta de que este cabro no tiene ni siete años?
-Sí, mi mayor. Perdón, mi mayor. Ordene, mi mayor.
-Suéltelo de inmediato, antes de que llegue la prensa y nos liquide.
-A su orden, mi mayor... ¡Ya, cabrito, te fuiste!
-Espérese un poquito, porque ni tío tiene que venir a buscarme porque yo no me sé ir solo al diraio, porque una vez salí del clóse y me perdí y entonces me atropellaron y desperté arriba del el lión de la Plaza Italia.
-¿Dónde dijiste que está tu tío?
-En el diraio.
-¿En un diario?
-Claro, señor caradinero, ¿no ve que ni tío es periodista?
-Ah, chupalla. Ven al radiopatrullas, que te vamos a dejar nosotros mismos.
-Gracias, señor caradinero.
(En el radiopatrullas)
-¿Cuedo tocar la bocina que hace tatú tatú?
-Por supuesto. Aprieta este botón, chiquitito.
-Ya.
-¡Tatú tatú! ¡Tatú tatú!
-¡Suena fuerte!
-Sí, muy fuerte.
-¿Usté tiene pistolas de rayos láser para matar bandidos?
-No, tenemos éstas no más.
-Ah. ¿Cuedo verla?
-No, está cargada.
-¿Qué quere decir eso?
-Que tiene balas.
-¿Cuedo dispararle a una rama de árbol? ¡No, mejor que no, porque cuede caer un loro! Chuta, descués el loro se pone a decir "estoy herido Juanito, estoy herido Juanito, estoy herido Juanito"... Ya llegamos al diraio, aquí es. ¡Ahí está ni tío!
(Se detiene el radiopatrullas frente al diario)
-Aquí le traigo a su sobrinito, señor periodista. Lo encontramos en la calle con una olla en la mano y un cucharón, pero es muy simpático.
-¡De nuevo se me escapó este gaznápiro! Le agradezco mucho su gentileza, mi cabo.
-Cabo Andrade, para servirle. Hasta luego.
-¡Me llevaron preso, tío, pero descués me soltaron y descués manejé el radiopatrulla y apreté la bocina y sonó tatú tatú, pero los caradineros no tenían pistolas de rayos láser, en vez que tenían pistolas de balas de verdá, no de mentira.
-Calla, infeliz, y deja tranquilo al señor policía.
-Bueno... tengo tuto, tío, quero dormir.
-Ven, esta vez te llevaré a mi casa. Toma un trencito y olvida esta aventura.
-Gracias, tío... ¿me cuedo comer mañana el trencito?... tengo tuto... hummm... zzz... zzz...
-Está bien, vamos, vamos... duerme... que mañana será otro día...

Monday, March 12, 2007

Veróquina Villarroel se quere casar con Placi Dodomingo, tío

-¿Te gustó el concierto, gaznápiro?
-Sí, tío, pero era muy largo, pero no me aburrí porque Placi Dodomingo cantó fuerte.
-¿Y Verónica Villarroel, qué te pareció?
-Cantaba bien, pero no le entendía lo que decía, pero era un poco gordita. Parece que estaba enamorada de Placi Dodomingo, pero Placi Dodomingo estaba más o menos enamorado no más, pero en veces le dio un abrazo y un beso en la cara. Yo creo que Veróquina Villarroel se quere casar con Placi Dodomingo, pero yo creo que Placi Dodomingo no se va casar con Veróquina Villarroel porque Placi Dodomingo es más viejo, en vez que Veróquina Villarroel es más joven pero es más gordita.
-¿Qué canciones te gustaron?
-Me gustó... me gustó... ¡una canción que cantaron bien fuerte! Pero lo único malo son los señores que trasmitían y no dejaban que se escuchara la orquesta.
-Son una cáfila de ignorantes, mequetrefe. Saben menos que tú. Y cuando tenían que hablar, se quedaban callados.
-¿A usté le gustó, tío?
-Mucho, sobre todo el español. Cantó mejor que Tom Jones.
-Ah, verdá. Ojalá que la otra vez canten a dudo, porque los dos viejitos cantan mejor que los más jóvenes. A lo mejor los viejitos no son tan malos como dice la gente.
-¿Qué le has escuchado decir a la gente?
-Que los viejitos no se la cueden porque tienen cacho de paragua. ¿Qué cosa quere decir tener cacho de paragua, querido tío señor Lamordes?
-Quiere decir que se mojan con la lluvia.
-Ah, ya entendí. ¡Qué divertido! Tío...
-Qué.
-¿Usté es viejito o es no tan viejito?
-Yo soy... no tan viejito.
-¿Y usté tiene cacho de paragua o tuavía no tiene cacho de paragua?
-¡Calla, gusano!
-¡Por qué!
-¡Cuidado con andar diciendo tonterías!
-Pero si la otra vez usté se mojó en la lluvia porque andaba sin paragua, ¿no se acuerda? Entonces quere decir que usté tiene cacho de paragua.
-Ya. Prohibido ese tema. ¡Y a hacer de inmediato la mochila!
-Pucha. Yo quería ver una película. Fregué no más.

Tuesday, March 06, 2007

Mi primer día de clases

Querido diraio.-
Mi primer día de clases fue normal porque llegué atrasado por culpa de que me quedé totalmente dormido en el clóse, porque el día antes vi tele hasta muy tarde, vi "El salvaje mundo de los alimanes" y al otro día cuando me iba levantar no me podía levantar porque tenía los ojos pegados como con pegamento cola fría. Descués me levanté cuando ni tío dio un golpe en la cuerta del clóse y yo salté cuando sonó el golpe en una oreja que tenía en la cuerta del clóse y dije "ya tío me voy a levantar altiro", y me levanté.
El iniforme me quedaba igual porque ni tío me midió el otro día y nuabía crecido niún palito, o sea que no crecí y estoy del mismo porte, así que ni tío no tenía que comprarme iniforme nuevo y entonces me puse el viejo, pero estaba manchado. Tenía una mancha de lapiz pasta bic azul.
Cuando llegué ya habían tocado la campana, así que me pasé por la reja, porque como soy como un espárrago dice ni tío, entonces cabo por la reja. Menos mal que el inpestor Pino no me vio porque si el inpestor Pino me ve entonces el inpestor Pino me manda para la casa con anotación o tan bien cuede ser que el inpestor Pino me deje en la mitad de la cancha de básquetbol mirando el sol. Una vez dejaron al Maturana mirando el sol y el Maturana quedó ciego, es verdá no es mentira. El Maturana quedó ciego porque se le olvidó cerrar los ojos porque le hizo caso al inpestor Pino porque el inpestor Pino le dijo "usted se queda castigado en la mitad de la cancha mirando el sol, Maturana", y el Maturana, que le dicen Cebollita Maturana, miró el sol y descués quedó ciego, pero no anda pidiendo limón en un tarrito porque quedó ciego puro un día no más, porque al otro día amaneció y el Maturana vio.
Así que ese fue mi primer día de clase. Se me olvidaba decir que cuando entré, el Toro y el Martínez estaban jugando al gato y el Toro siempre le gana al Martínez porque el Toro es más vivo, mientras tanto que el Martínez es menos vivo, porque es más tonto, pero el Martínez es más malo y cuando pierde hace trampa y hace una raya y dice que ganó, pero el Toro le dice que ganó el Toro, o sea le dice "gané yo", o sea no yo, el Toro. Y el secreto del Toro yo un día lo descubrí y lo voy a revelar. El secreto del Toro es que siempre hace la primera cruz o la primera bolita en la esquina y hace la segunda cruz o tan bien la segunda bolita, cuando le toca hacer bolita, hace la segunda bolita en la parte del medio, entonces lo va acorralando al Martínez...
Se me cansó la mano. Tengo la mano HORRIBLE porque escribí demasiado, o sea que no tanto, pero me duele. No sé por qué me duele la mano. A lo mejor me la aplasté en la noche cuando estaba durmiendo porque parece que me desperté y tenía la mano dormida, y descués cuando me volví a dormir entonces la mano despertó.
Un día ni tío me contó el cuento de una mano o parece que era una película de una mano que perseguía a un señor que era asesino y la mano lo perseguía, porque el señor asesino le había cortado la mano a un vivo que descués el vivo sin mano se puso fallecido, entonces vino la venganza de la mano que salió del ataúl y descués empezó a perseguir al señor asesino hasta que lo pilló y lo estranguló por completo. Entonces el señor asesino falleció pero no le salió sangre, en vez que falleció de falta de aire. Se le secaron los pulmones. Y la mano descués que el señor asesino falleció, entonces la mano se devolvió y entró de nuevo al ataúl, y con la misma mano cerró el ataúl. Pero lo encontré demasiado fantástico, porque la mano, ¿CÓMO CUDO CERRAR EL ATAÚL SI NO SE PODÍA AFIRMAR DE NINGUNA PARTE?