ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Thursday, January 24, 2013

Las vacaciones de ElMonito (3): Un gorila que habla

Las ramas, efectivamente, se mueven. El tío Lamordes advierte, armándose de valor:
-¡Quién anda ahí!
-Yo, señor...
-Quién dijo yo.
-Aquí... aquí...
-Tío, se parece a un mono gorila.
-Te confundes con la oscuridad, renacuajo. ¿Quién es usted?
-Soy un mono gorila de verdad, amigo. Ando arrancando y me perdí.
-¡Pero cómo va a ser un gorila, si habla!
-En el circo me enseñaron a decir algunas palabras, amigo.
-Habla lo más bien, querido tío señor Lamordes. Llevémoslo para la casa de usté como mascota.
-¿Cómo se llama?
-Kinco. En el circo me decían Kinco el monstruo asesino del Congo. Me iban a poner King Kong, pero cuando el público se empezó a reír el dueño del circo me castigó y me puso Kinco no más.
-¿El circo era bueno o el circo era malo, señor mono gorila?
-¡Era bueeeno!
-¿Y tenía liones y tenía tigres?
-Sí.
-¿Y tan bien tenía elefantes con trompa?
-También.
-¿Y quén era el dueño del circo, señor mono gorila?
-Un chino malo que era doctor. Ahora me anda buscando.
-¡El Doctor Cao de Nanjing!
-¡El Dostor Cao de Nanllín una vez los quería matar a losotros tan bien!
-A mí no me quería matar porque yo le daba plata al circo, pero yo me escapé de la jaula y me vine a los cerros. Tengo hambre. Quiero comer prietas con puré picante.
-Tengo una manzana.
-¿Tiene whisky?
-¿Whisky? ¿Desde cuándo los gorilas toman whisky?
-Siempre hemos tomado whisky. ¿No ha escuchado nunca la frase "anda con el gorila al hombro"?
-Sí, es verdad, pero... qué raro. Yo nunca he visto a un gorila bebiendo.
-Yo una vez vi un mono del sológico que le quitó una pírsene a un señor y se la puso a tomar en la gotella, tío, y se tomó toda la pírsene, no dejo niuna gotita.
-La excepción que confirma la regla. Bueno, Kinco, nosotros nos vamos. Adiós.
-Chao...
(Al rato)
-Tío, me dio pena dejar solo al mono gorila en el cerro. Estaba muerto de hambre el pobrecito mono gorila.
-Sí, a mí me quedó un cargo de conciencia.
-¿Qué cosa es cargo ne conciencia?
-Un peso.
-¿Un peso es menos que mil pesos, nocierto?
-Cállate, mequetrefe. Sigamos bajando.
-¿Podemos irlos cantando la canción Vamos bajando chuái chuái?
-Shhh..., oigo pasos detrás nuestro.
-Parece que viene una sombra grande siguiéndolos.
-Verdad. ¡Quién anda ahí!
-Soy yo, amigo.
-¿Kinco? Vaya, nos viene siguiendo.
-Escuché un rugido y me dio miedo. ¿Anda con una escopeta?
-Se supone que usted tiene fuerza suficiente para enfrentar al puma que habita en estos lugares.
-No tengo tanta, porque en el circo perdí la fuerza. Me hacían trabajar mucho. Tenía que armar la carpa, barrer, darle comida a los leones, a los tigres y a los elefantes, limpiar las jaulas y más encima hacer el show de la bella y la bestia en la noche.
-Por lo que dice, no parece que fuera un gorila.
-¡Tío, tiene un cierre por el lado del puerco de mono gorila!
-¡Usted es un fraude!
(Se saca el traje de gorila).
-No, amigo. Soy el cuidador. Me llamo Mario Matamala Matamala. Un placer.
-¡No es un mono gorila, tío! ¡Es un señor!
-Gracias por lo de señor, pequeño. Tengo hambre.
-Ahora entiendo todo. Típico del Doctor Cao de Nanjing.
-Si el chino me pilla me va a matar. ¡No me dejen solo!
-Usted se lo buscó. Bastantes problemas tengo con ElMonito para andar cuidando a un grande.
(Ruidos de galope, a lo lejos).
-¡El chino!
-¿Cómo sabe?
-Salieron a caballo a buscarme con el hipnotizador.
-¿Había hicnotizador en el circo, señor mono gorila de antes, no de ahora?
-Sí, el famoso Profesor Taurus.
-¡El Profesor Taúru! Ese que hace dormir a los niños, tío.
-Sí. Y los caballos se acercan.

¿Serán ellos, los malvados personajes? ¿Alcanzarán a escapar nuestros amigos? ¿Dejarán abandonado a su suerte al cuidador del circo?

Sunday, January 20, 2013

Las vacaciones de ElMonito (2): Un extraño personaje merodea entre los árboles

-Tío, cuidado con las lagartijas porque en este cerro las lagartijas son más grandes que las lagartijas chicas, porque son más grandes.
-No hacen nada.
-Recién vi parece una lagartija grande que se estaba comiendo una araña pollito, pero descués la araña pollito le hizo cosquillas en el paladar a la lagartija grande, entonces la lagartija grande gomitó a la araña pollito y salió corriendo la araña pollito pero quedó coja porque la lagartija grande le mascó una pata entera, así que a lo mejor van a tener que enyesar a la araña pollito osinó a lo mejor van a tener que ponerle una pata de palo.
-¿Quién?
-Los guardaespaldas.
-Querrás decir los guardaparques.
-Es verdá, los guardaparques. Es que me intoxiqué con otra palabra.
-Que se las arregle sola la araña. Ellos no están para esas cosas.
-¿Para qué sirven los guardaparques, querido tío señor Lamordes?
-Sirven para cuidar el parque.
-¿Y por qué no cueden cuidar tan bien a las arañas pollito? ¿Porque son asquerosas?
-Tal vez.
-Ah, verdá.
(Al rato).
-¡Mire, tío, de aquí se ve el lago!
-¡Uf!, tienes razón.
-Antes no se podía ver porque lo habían tapado las araucanias pero ahora se cuede ver porque ahora no lo tapan las araucanias porque aquí arriba ya no hay araucanias.
-Es verdad. Así se comporta la flora.
-Quero bañarme en el lago altiro, no más rato, porque cuando lleguemos de nuevo al sitio de la parca y me ponga el trajebaño entonces me va dar frío y no me voy a querer meter al lago a nadar a lo perrito porque me va dar frío y voy a tiritán.
-De aquí no te puedes tirar. Ven, descansemos un rato al borde del sendero.
-¡No, aquí no tío, porque cuede salir un ratón de cola de hanta!
-Sigamos entonces y nos sentamos donde no haya quila.
-Claro, menos mal.
-Allí se ve un claro, en esa roca.
(Descansando).
-Toma agua de la vertiente.
-Mmm... ¡qué rica! ¡Es dulcecita!
-Ahora sacaré unos emparedados. ¿De qué sabor quieres?
-¿De cuáles panes trajo?
-Hay con mantequilla y sin mantequilla.
-¿Los sin mantequilla de qué son?
-Son de pan.
-Entonces quero uno con mantequilla.
-Se acabaron, me los comí en la caminata.
-Entonces quero uno de pan solo.
-Toma.
-¡Gracia! ¡Que es bueno usté, querido tío señor Lamordes!
-No creas. Tan, tan bueno no soy. Tengo mis defectos, aunque no se me noten.
-Pero me trajo a veraniar a Conguillino y por eso es bueno.
-Eso es cierto. ¿Quieres fruta?
-¡Ya! ¿De cuál hay?
-Hay ciruelas y naranjas.
-Quero una naranja. No, mejor quero dos naranjas.
-Toma. Yo comeré ciruelas.
(Pela su naranja).
-Pucha...
-¿Qué?
-Salió seca.
-Ja ja ja. Pela la otra.
(La pela).
-¡Salió seca tan bien! ¡Protesto!
-¡Ja ja ja! ¡A mí también me salieron secas! ¡Te fregaste! ¿Quieres ciruelas?
-No tío, porque cuando como ciruelas me da cosquilla en la parte del lado de la boca de adentro.
-Bien. Volvamos al sitio entonces, que ya oscurece. Se nos hizo tarde, fallé en los cálculos.
(Al rato).
-¿Tienes tu linterna, renacuajo?
-Sí tío, tome, aquí está, pero se le vencieron las pilas.
-¡¿Y no compraste?!
-¡Pero si le dije en el camino y usté dijo descués compramos, descués compramos, no se acuerda?
-¡Cállate, mequetrefe!, déjame pensar.
-¿Qué pasa, tío?
-Creo que nos perdimos. Y ya salen las estrellas.
-Tío, se oyen como unas patas caminando detrás de esos árboles.





Thursday, January 17, 2013

2013: ElMonito se va de vacaciones (1)

-Ya, levántate, bicharraco.
-Hummm... ¿ah?... ¡Los piratas!
-Despierta, renacuajo, que nos vamos de vacaciones.
-¡No me vaigan a matar!
-Despierta, mequetrefe...
-¡Ausilio tío los piratas entraron al clóse!
-Despierta ElMonito.
-¡Tío, me salvó!, menos mal. ¿Dónde están los piratas?
-Estabas soñando.
-Verdá. ¡Estaba soñando un sueño que los piratas entraban al clóse!, eran como cuarenta y tres piratas. No sé cómo cabían adentro del clóse, pero no estaban apretados. Estaban sueltos.
-¿Y qué más?
-Ya se me le olvidó.
-Bien, levántate entonces, porque nos vamos de vacaciones.
-¡¿De vacaciones?! ¡Viva ni tío!
-¡Oye, no te demoraste nada! Así deberías levantarte cuando vas a la escuela.
-Es que ahora estoy más ágil, mientras tanto que cuando voy a la escuela estoy menos ágil porque como hace más frío entonces los güesos del puerco se ponen más despacio.
-Ah.
(Al rato).
-Ya hice la muchila tío.
-No te tomaste ni la leche. 
-Es que estoy nervioso por el viaje y si me tomo la leche voy a gomitar.
-¿Qué echaste en la mochila?
-El saco de dormir, la linterna, el cuchillo para matar pájaros y para matar ratones y si los sale un cocodrilo tan bien sirve el cuchillo para matar ratones, pero no es tan grande, sirve para puro sacarle el ojo al cocodrilo, entonces no los cuede ver enteros, los cuede ver puro del lado de acá no más, así que hay que caminar despacito por el lado de allá.
-¿No echaste nada más?
-Tan bien eché un ludo y tan bien eché una lotería, pero me faltaron los porotitos. Y tan bien eché la espada lásen del Yedái pero ya está viejita, tiene pura luz de mentira, pero sirve como bastón. Tan bien eché el cerulán sin facebook, pero yo quero tener un áipad con facebook porque con el áipad se pasa el dedito y se mueve la pantalla y uno se cuede conectar, mientras tanto que mi cerulán como no es de marca  nunca uno se cuede conectar y nunca tiene saldo así que no sirve ni para llamar al Toro ni tan poco sirve para llamar al Martínez, puro cuede recibir llamadas, pero nadien me llama.
-Entonces no lo lleves.
-No, tío, tengo que llevarlo porque me cueden llamar.
-Bueno, ¡al auto!
-¡Vivan las vacaciones!

Tuesday, January 01, 2013

¡Feliz año nuevo!

-¡Feliz año nuevo, querido tío señor Lamordes!
-¡Feliz año nuevo ElMonito!
-¿Vamos a ver los juegos artificiales?
-No.
-¡Por qué!
-Tengo sueño.
-Yo tan bien tengo sueño querido tío señor Lamordes, pero tengo menos sueño que ver los juegos artificiales, o sea que me cuedo quedar dormido pero altiro me dispierto cuando revientan los guatapiques.
-Bueno, vamos un ratito.
(Al rato).
-¿Qué año empezó ahora tío?
-El 2013.
-¿No se va acabar el mundo tuavía, tío?
-No todavía.
-¿Pero como cuándo?
-Más adelante.
-¿Pero en cuántos años más?
-Como en un millón de años, o tal vez en cinco. Nunca se sabe.
-¿Un millón es más que cinco millones?
-Dije cinco a secas, no cinco millones.
-¿Eso es muy poco?
-Muy poco.
-¿Yo en cinco años voy a tener balba con bigotes o yo en cinco años tuavía no tengo balba con bigotes?
-No creo.
-¡Ah, entonces cuando se acabe el mundo voy a ser viejito, así que nuimporta!
-¿Cómo que no importa?
-Claro, porque los viejitos ya están jodidos, así que no vale.
-Yo ya me estoy poniendo viejo.
-Antes usté tenía una sola cana y ahora tiene como un puro pelo neigro, pero el otro día me puse a buscarlo cuando usté estaba durmiendo la siesta con la boca abierta, así la tenía, y no se lo cude encontrar. ¡Parece que tan bien el pelo neigro se volvió de color blanco! ¡Y para más remate descués se puso a roncar como chancho! y yo salí de la pieza pisando despacito.
-El tiempo pasa y las canas llegan, pero ten presente que canas y dientes son accidentes, arrastrar los pies: ¡eso es vejez!
-Tío...
-Qué.
-¿Por que usté se pone viejito mientras tanto que yo nunca crezco ni un palito en la güincha del medidor?
-Misterios de la literatura.
-¡No es justo! ¡Yo quero crecer y tan bien quero pasar de culso y quero sacarme mejores notas que la Francisca Ayala para sacarle pica!
-Para eso tienes que estudiar.
-Pero tuavía no, porque ya empezaron las vacaciones, querido tío señor Lamordes.