ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Tuesday, February 12, 2013

Las vacaciones de ElMonito (5): El Doctor Cao se vuelve bueno

Agua, lodo y piedras caen a raudales sobre nuestros personajes, que gritan de espanto:
-¡Auxilio, me ahogo!
-¡Cuidado ElMonito!
-¡Voy a tratar de subirme a un árbol, tío, pero como no veo ninguno mejor voy a cerrar la boca para que no me entre abua!
-¡Ahhhhhh!...
-Palece que a mí también llegal alud.
Sólo uno sonríe con el placer que proporciona el ardid fraguado por su mente fantástica:
-Je je je...
Es nuestro mequetrefe quien primero se da cuenta de la trampa mental del Profesor Taurus.
-Tío, son barros de mentira porque el camino está limpiecito porque hay pura tierra sucia con pieiras, pero no con agua, o sea que son pieiras secas porque el camino es seco porque no está lluviendo, está claro.
-Tienes razón...
-¡Un dos tres duegmasé!
Mario Matamala vuelve a caer bajo los efectos de la hipnosis.
-Ohhh...
-Tío, no se duerma usté porque tuavía no salen las estrellas, falta tuavía.
-El brasileño no me volverá a engañar... ojalá.
Pero el Doctor  Cao tiene cuentas que saldar.
-¡Quelel sabel pol qué Plofesol Taulus engañal a su mejol socio en negocio del mal! ¡Explical flente a flente!
El Profesor Taurus le responde:
-Muy poco botín, Doctog Cau. Vocé gana coraçao de ElMonitu, ¿y yo qué gano? Profesor Taurus quiere divertirse.
-Plofesol Taulus diveltil tlatando de escapal de cueva a la que Doctol Cao lleval pleso de inmediato.
-Primeru debe cazag mi cuegpo Doctog Cau.
Estamos ante una lucha de titanes. El Doctor Cao y el Profesor Taurus frente a frente, uno tratando de vencer al otro para disfrutar del magro botín, consistente en un tío, su sobrino y el cuidador del circo. El chino maléfico saca sus garras y lanza sus dardos venenosos, que el brasileño esquiva con asombrosa facilidad gracias al truco de fabricar un doble al que van dirigidos todos los dardos. Si no fuera por ElMonito, el chino habría desperdiciado sus dardos toda la tarde.
-¡Mire, tío! ¡El Doctor Cao de Nanllín está peliando contra nadien, porque el Profesor Taúru está para el otro lado, no para el lado donde no hay nadien!
-Cállate, renacuajo, que lo pones sobre aviso.
La advertencia llega tarde. El Doctor Cao lo ha escuchado todo:
-Doctol Cao sel engañado como miselable imbécil con tluco del doble de cuelpo. Cael como cablo chico.
-Je je je...
-¿Dónde estal el veldadelo hipnotizadol? ¡Mostlal la faz de tu lostlo, cobalde infeliz!
-Aquí está Magníficu Profesor. ¡Un dos tres duegmasé!
-Aaay. Dalme sueño telible, quelel soñal con angelito.
-Págpado pesa, págpado pesa infinitamente, ahoga duegme, duegme plácidamenti, está completamente dogmidu, Doctog Cao. Ahoga vocé seg pegsona buena y obediente.
-Momento, señol Plesidente, que Doctol Cao estal contando coldelito...
-Seg un niño bueno, Doctog Cao. Seg ahoga un niño muy bueeeeno...
-Voy a coltal leña pala plendel holno pala plepalal plato lico a mi mamá.
-¡Tío, el Doctor Cao de Nanllín se volvió bueno!
-No confíes...

(¿Cuánto durará el poder del Profesor Taurus?)

1 Comments:

  • At 11:37 PM , Anonymous La Lechucita said...

    ¿Qué pasará?

    Un abrazo

     

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home