ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Friday, March 30, 2012

Con aire, sin aire, ¿en qué quedamos?

-Tío, necesito urgente unas zapatillas nuevas, pero de marca, no como las de ahora que no son de marca, porque son flaites.
-¿De marca? ¿Y se podría saber por qué?
-Es que quero correr la gran maratón de Santiago.
-¿Sabes cuántos kilómetros son?
-Como mil catorce dijeron. ¿Eso es mucho o eso es no tanto?
-Es mucho.
-Ah, entonces cuedo correr mil doce litros.
-Perfecto.
-Pero tiene que ser con zapatillas de marca para correr más rápido que no sé qué, porque si son flaites corren más despacio porque son sin aigre y las de correr maratón tienen que ser con aigre para volar, entonces uno no se cansa tanto, se cansa poquito dijo el Martínez el otro día en la hora de música.
-¿Y qué tiene que ver la hora de música?
-Es que me dijo cuando el señor Morales estaba haciéndolos cantar qué grande que viene el río, entonces el Martínez me dijo ElMonito tienen que ser con aigre para volar osinó no sirven, pero el señor Morales estaba digiriendo el coro para el otro lado y no se dio cuenta porque nosotros con el Martínez estábamos para el lado de acá, no para el otro lado.
-Ah.
-Y tan bien quero huevitos de Pascua que no sean con aigre adentro, porque los huevitos de Pascua tienen que ser sin aigre, o sea que tienen que ser prósperos.
-Mmm, ¿prósperos? A todo esto, ¿sabes qué se conmemora el Viernes Santo?
-Sí.
-¿Qué?
-El día de comer pescado, mientras tanto que el domingo santo se celebra el día de los huevitos.
-Se te olvida el martirio de nuestro Señor Jesucristo en el monte de la calavera.
-¿Cuando matan al Señor Cejú y le clavan unos clavos y tan bien le entierran una corona de espinas de cáctu en el mate al Señor Cejú?
-Sí, se te olvida eso.
-Pero eso es para la Pascua.
-¿Cuál Pascua?
-La del Viejito Pascuero. ¿No ve que el Señor Cejú descués que lo enterraron morido resucitó y se convirtió en el Viejito Pascuero?, pero resucitó más gordito y como se asustó cuando dispertó en la tumba se le puso la balba blanca de terror, menos mal que lo entraron a buscar. Se salvó justito.
-Me has hecho reír. Toma un trencito.
-¡Viva ni tío!

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home