ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Saturday, March 02, 2013

Las vacaciones de ElMonito (9): Vuelta a clases

El auto, afortunadamente, sigue estacionado en la berma. ¿Quién querría robarse una antigualla de 1990? Aunque...
-¡Llegamos al auto, querido tío señor Lamordes! Subámonos altiro porque adentro del auto está secado mientras tanto que afuera del auto está lluviendo.
-Sí, sí, pero... ¿dejé abierta la puerta de atrás?
-Parece que sí, tío, porque no está cerrada, mientras tanto que está abierta. Voy a entrar.
-Entra mientras yo echo bencina... parece que era de la buena, qué suerte, después de todo.
(ElMonito entra).
-¡Pol fil cactulal títele de colazón goldito! ¡Sacal ólgano inmediatamente pala comel! ¡Doctol Cao tenel hamble de tles días!
-¡Noooo! ¡Tío!
El tío Lamordes se envalentona.
-¡No le haga nada porque si le hace algo....!
-¿Qué sucedel si Doctol Cao de Nanjing comel colazón de títele? ¡Hablal ahola!
-... Llamaré al Profesor Taurus.
(De las sombras irrumpe el Profesor).
-No es necesaguio que vocé acuda a Profesor Taurus, porque el Maestro Brasileño de la Hipnosis ya estag acá. (Mira fijamente al Doctor Cao) ¡Un dos tres duegmasé!, pgofundamenti dogmidu... Ahoga vocé volveg a pgimega infancia... seg niñu obedienti...
-Doctol Cao estudial mucho y cuando glande sel bombelo pala apagal incendios.
-Sí, Dostor Cao malo, porque ahora usté se va poner bueno para siempre, ¿nocierto Profesor Taúru?
-Llévese a títegue cuanto anti pogque podeg máyicu del Profesor Taurus tiene minutu contadu...
-¡Vamos, mequetrefe! ¡Y gracias, profesor!
-Adiós señoles, Doctol Cao de Nanllín ahola sel bailaín... Un elefante se balanceaba soble la tela de una alaña...
-Adiós, amigu... cuide al simpáticu títegue.
-... Y como viela, que lesistía, fuelon a llamal a un camalada... cuatlo elefantes se balanceaban...
(Camino a Santiago).
-¿Y? ¿Te gustaron las vacaciones, gaznápiro?
-Hummm... sí... hummm... zzz.... zzz... ¿Vamos parallá o vamos paracá, Dostor Cao de Nanllín?
-Ni para acá ni para allá, sino a ninguna parte, bellaco...
-Yo quero ir donde ni querido tío señor Lamordes me lleve...
-A casa, porque el lunes ya empiezan las clases.
-No cuedo... tonto... ¡Señorita Ernestina, el Martínez me está viendo la copia de aigre...!
-Ja ja ja. Dices tantas leseras cuando duermes como cuando estás despierto.
-Dijo el Loro Espinoza que no me iba dar más hamburguesa de rayo lasen señorita...
-Toma, échate esta frazada encima y duerme.
-... Porque la Francisca Ayala se subió a un cerro de clumaví... hummm... zzz... zzz... zzz...

Fin

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home