ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Thursday, April 14, 2011

ElMonito en Buenos Aires

Querido diraio.-
Cuando iba caminando por la calle de Buenos Aigres con ni querido tío el señor Lamordes, ni tío me dijo mira pararriba mequetrefe y cuando yo miré pararriba vi unos erificios como cajones de manzanas de pieira, pero más grandes, como mil cuarenta veces más grandes, o sea que eran erificios grandes, como los de Santiago, pero más grandes, no tan más grandes, casi del mismo porte, pero MÁS ERIFICIOS que en Santiago, o sea todos juntos los erificios. Más menos eso era.
Descués entramos a comer piza y ni tío me preguntó que quería comer y yo le dije piza, pero descués vio el cuaderno de precios y dijo muy caro, vámolos y los fuimos pero descués entramos a otra parte que venden pizas, tan bien eran caras, pero eran MÁS CARAS, así que ni tío fregó por tonto porque dijo entremos no más y comimos pizas caras, él comió reclamando y yo comí despacito para que no se enojara tanto ni tío, pero más se enojó porque comí con demasiada hambre y descués me marié y me dieron ganas de gomitar.
Descués se me cansaron las patas y me salieron ampoas y ni tío dijo se dice ampollas tonto leso, camina no más renacuajo, no cuedo tío tomemos una micro o tomemos el metro y dijo ni tío no cuedo porque no tenemos monedas tonto, se enojó, pero al final cuando me iba desmayar hizo parar un taxi y los fuimos en taxi, pero ni tío iba mirando los numeritos rojos que salen en una esta y los bajamos rápido para que no subiera el número dijo. Yo quería ir a los juegos elestrónicos y no cude porque ni tío entró a una librería donde venden libros y se quedó entretenido toda la tarde y yo más aburrido que no sé qué. Entonces los fuimos para la calle y salió la noche, tío ¿qué libro compró? le dije, ninguno están muy caros dijo. Fregamos los dos.
Al otro día los subimos al metro porque ni tío descubrió que se cueden comprar los pasajes con billetes de dos pesos y tan bien con billetes de diez pesos y compró un pasaje no más y yo me tuve que calar por la parte de abajo del fierrito. El metro es más bonito porque es como túnel de la guerra mundial, más emocionante y la línia está llena de papeles de diraios y tan bien papeles de otras cosas. Descués le dije a ni tío, tío vamos al sológico y ni tío dijo ni tonto hay que aprovechar el tiempo, así que me llevó a ver una obra de tiatro, me quedé dormido y cuando apagó la luz de la pieza no me podía dormir porque había dormido como dos horas. Me dieron pesadillas dispierto y empecé a escuchar ruidos como del Dostor Cao de Nanllín que quería entrar para sacarme el corazón, me asusté y me levanté a cerrar la cuerta, ¡qué te pasa mequetrefe!, voy a cerrar la cuerta tío, ¡pero si está cerrada, ándate a la cama!, pero quero ponerle portillo. ¡Quédate tranquilo si nadien va entrar! Es que cuede entrar el Dostor Cao de Nanllín porque parece que el Dostor Cao de Nanllín se vino a vivir a Buenos Aigres, ¡no seas tonto, acuéstate! y me acosté, pero con julepe.
Al otro día las mujeres eran todas rucias, mientras tanto que las de Chile no son todas rucias, son poquitas no más, pero estas son todas. Descués se me empezó a pegar el habladaje de Buenos Aigres y ni tío se puso a reír porque le dije tío ¿querés invitarme a comer un cuadril con guarnición de papas fritas? y ni tío se apretaba la guata de la risa, HICE EL RIDÍCULO.
Al otro día ni tío me llevo a pasiar al cementerio de la calle Recoleta, pero nuabía nadien vivo, todos muertos, se veían los cajones viejos en las tumbas, le pregunté a ni tío si en la noche los caláveres sacaban la manito de hueso parafuera del cajón viejo y ni tío me retó porque había dos señoras rucias que me miraron con enojación, casi me retan porque parece que el caláver del cajón era de su agüelita. Entonces un gato saltó y se comió un pájaro, le salían las plumas por la boca del gato al pájaro y el gato empezó a caminar por el cementerio y las señoras rucias decían ¡es un caníbal, es un asesino! con voz de Buenos Aigres parece que decían, no me acuerdo tan bien, pero estaban enojadas, pero un señor que fumaba pipa le dijo a la señora más chica es que son de la naturaleza parece que le dijo a la señora más chica, porque la señora más grande tenía el puerco más grande que el señor que fumaba pipa, entonces la señora más grande le podía pegar al señor que fumaba pipa, pero no le pegó, menos mal. Descués ni tío me llamó que dejara de ver al gato y tuve que ir a mirar una tumba igual que las otras, pero más neigra y no tan grande, o sea que era más chica. Ni tío me dijo aquí está Evita y yo la embarré medio a medio porque le pregunté si era la señora de la Biulia que se comió la manzana, ¡no tonto! ¡Evita Perón!, seguí embarrándola porque le entendí que se había comido una pera y le dije no, tío, porque la tía Ernestina dice que fue una manzana y descués el curita de la misa tan bien dijo que había sido una manzan, pero dijo que era como una manzana artificial parece.
Gracia
elMONito

1 Comments:

  • At 10:30 AM , Anonymous Anonymous said...

    Si están en Buenos Aires, tendrán que tomar, un bife de chorizo, un café en la Biela, un paseo por el cementerio de Recoleta, ver el tigre blanco en el zoológico, etc,etc.. (Si, al final dolor de pies....) Pero mucho !ojo! con los carteristas y los taxistas que son peor que el Dr Cao....

    !Qué disfruten de las vacaciones!

    Un abrazo

     

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home