ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Friday, May 14, 2010

Botas de agua para un día de lluvia

-Tío...
-Qué.
-¿Me da permiso para salir a la calle?
-¿Para qué? ¿No ves que llueve?
-¡Por eso!, ¿no ve que quero entrenar las botas que me trajo el Viejito Pascuero para la Pascua?
-Se me habían olvidado.
-Es que están con tierra de polvo, por eso las quero mojar un poco. Para que se le vaya la tierra y queden sin tierra.
-Mmm... me haces dudar. Para mí que tu intención es otra.
-No.
-¡Cuál es tu intención! Confiesa, mequetrefe.
-Es que quero andar encima del agua con las botas para que salte el agua.
-Ah, ya sabía que había gato escondido.
-¡Es que el Toro y el Martínez andaron en el agua y me sacaron pica!
-Entonces llámalos cuando estés con las botas puestas.
-Es que se me acabó la carga del cerulán. Me dura como para una llamada no más.
-A ver, dame los números y yo los llamo.
-¡Ya!
(Se los da. El tío los llama de a uno).
-Toma, aquí está el Toro.
-¡Toro!
-...
-¿Podís venir?
-...
-Altiro.
-...
-Es que quero andar con las botas.
-...
-Tío, dice que cuede venir más tarde, como a las tres.
-Dile que bueno.
-Dijo ni tío que bueno.
-...
-Ya, chao. Llame al Martínez tío.
(Lo llama).
-Toma, aquí está el Martínez.
-¡Martínez!
-...
-ElMonito.
-...
-¿Podís venir como a las tres? Va venir el Toro.
-...
-Para andar con las botas.
-...
-¿Qué?
-...
-Tío, dice el Toro si hay sopadepillas.
-Dile que sí.
-Dice que sí.
-...
-Tío, dice si cuede venir un poco antes.
-Dile que bueno.
-Dice que bueno.
-...
-Tío, dice si cuede venir altiro.
-Sí.
-Ya, ven no más.
-...
-Chao.
-¿Te resultó el panorama?
-¡Sí! Van a venir.
-Pórtense bien y no se mojen tanto.
-Voy a ponerme las botas para que cuando entren yo salga altiro con las botas puestas.
-Ve al desván. Allá están guardadas.
(Al rato).
-¡Tío!
-Qué pasa ahora.
-Me quedaron los dedos de los pies enroscados para abajo del pie.
-Y qué, ¿te molestan?
-No... no tanto. No me molesta casi nada. Cuedo andar fácil, ¿no ve?
-Bueno.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home