ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Wednesday, July 05, 2006

¡Asaltan a ElMonito!

-Tío, no sabe lo que pasó.
-Claro que no sé. ¿Cómo voy a saberlo? No soy mago, para que sepas. Bueno, algo de mago tengo, pero no tanto como para saber lo que pasó. Vaya, qué parlanchín amanecí hoy.
-¡Me asaltaron, tío!
-¡Qué has dicho, gusano!
-Me asaltaron pero me salvé por poquito. El ladrón se asustó cuando me vio y se puso a arrancar como cuete. El ladrón tenía cara de señor malo, pero andaba con un gorro de lana en la cara, así que menos mal que no se le veía la cara, se le veían los puros ojos y eran ojos de señor malo. Como de lobo...
-¿Te pasó algo?
-No, porque el bandido se asustó y salió arrancando como cuete. Cuando iba arrancando dijo "¡lorea, un fantasma!" y siguió arrancando. Parece que andaba con otro señor malo que lo andaba acompañando, pero al otro señor malo no lo vi.
-¿Podrías ordenar un poco tu relato? Ya me da la impresión de que estás haciendo una alharaca.
-¿Qué cosa es hacer una laraca?
-Lo que hacía Alaraco.
-¿Quién es Al Araco?
-Un personaje de mis tiempos. Ya veo que no voy a ninguna parte. Cuéntame, para saber si exageras.
-Ya. Cuando el señor malo escapó le dio susto porque me vio y arrancó y le dijo al otro señor malo que no se veía de donde estaba yo, le dijo "lorea un fantasma" y siguió corriendo.
-¿Cuándo te asaltaron?
-Anoche, querido tío señor Lamordes.
-Pero anoche dormiste en el closet.
-Claro pos tío. Le estoy diciendo que me asaltaron.
-¿Asaltaron el closet?
-Eso le estoy diciendo hace rato.
-¡Pucha, habérmelo dicho antes! ¿Se llevaron algo? Tengo cosas valiosas.
-No tío, porque cuando el señor malo me vio salió arrancando y dijo "lorea un fantasma".
-¿Pero cómo pudieron entrar? Aquí hay guardias.
-A lo mejor los sogornaron, tío. La otra vez salió en la tele que unos ladrones sogornaron a los guardias.
-¿Qué es "sogornar"? ¿No será sobornar?
-Les dieron plata o tan bien a veces les tiran humo por un tubito y los guardias se desmayan y descués se caen al suelo y quedan estiradiiitos.
-Ah, puede ser. Acompáñame, quiero verificar con mis propios ojos.
(Frente al closet)
-Mmm... violaron la chapa. Y desordenaron todos los papeles.
-¿Se violaron a una señora que se llama Chapa?
-No, gaznápiro, tú no entiendes nada. Violaron la cerradura, ¿no ves? La forzaron con algo y la echaron a perder. ¿Sentiste algo?
-No tío, porque yo estaba durmiendo en vez que parece que estaba roncando y justo estaba soñando con Goczila y Goczila abrió la tarasca y suspiré y descués desperté por la pesadilla. Y justo vi la cara del señor malo, pero no la cara entera en vez que los puros ojos. ¡Se parecían a los ojos del diaulo!
-Ya me van quedando claras las cosas. Bueno, una vez más debo agradecer a mi perro guardián.
-¿Tiene un perro guardián, tío?
-Tú, pues, ¿quién otro?
-¡Yo no soy un perro guardián, para que sepa! Yo soy un pobre y triste ElMonito y usté se aprovecha y me hace dormir en el clóse en vez que no me lleva casi nunca a la casa de usté.
-¡Pero aquí estás mejor! Mira de la que me salvé. Pude haber perdido valiosos documentos.
-¿Y si los señores malos me entierran una lanza y me hunden la lanza en la guata? A lo mejor me habrían tenido que llevar a la Sistencia o tan bien a la Posta de Caballo.
-Ja, ja, ja. No pasará nunca porque si vuelven, se asustarán de nuevo de sólo verte.
-¡No, porque los señores malos se asustaron porque vieron un fantasma! Y descués no cude dormir porque iba venir el fantasma y a lo mejor vieron la Calavera de Gual Disney y tuve que taparme con todos los papeles porque me da miedo la Calavera de Gual Disney, tío. Hace tiempo que no veo a la Calavera de Gual Disney. Yo creía que se había muerto pero parece que resucitó.
-Lo que vieron fue un renacuajo de orejas largas y boca de sapo. Por eso se asustaron.
-¿Por eso fue? ¿O sea que yo soy la Calavera de Gual Disney? No creo.
-Tú no eres ni un fantasma ni la Calavera de Walt Disney. Tú eres el títere que me da alegría y me hace ver la vida de otro modo. Ven aquí, toma un trencito para que se te pase el susto, y ahora vamos a ver la semifinal del Mundial, que ya se acaba.
-¡Viva! A mí me gusta Francia porque hay un peladito que juega re bien, tío. Se llama Ziledín Zedín.

8 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home