ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Friday, August 19, 2011

Fantásticas aventuras en la nieve (1)

Luego de la gran nevazón del jueves, ElMonito convence a su tío de llevarlo a San José de Maipo, aprovechando que su colegio sigue en paro.
En la montaña ElMonito se siente feliz porque por fin puede cumplir su sueño invernal, en las postrimerías de la estación: jugar con bolas de nieve. El objetivo de sus disparos blancos se centra naturalmente en su querido tío el señor Lamordes, quien soporta con estoicismo no solo los impactos, sino principalmente el hecho de estar allí.
El querido tío señor Lamordes odia la nieve, el frío cortante como cuchilla que se desprende de ella. Él quisiera estar frente a una chimenea, leyendo. Pero su sobrino títere desea otra cosa y como todos saben, quienes gobiernan hoy el mundo son los niños.
-¡Jajaja, le pegué otra vez!
-Déjate de fregar, renacuajo. Dispárale a otra cosa, será mejor.
-Es que nuay otra cosa humana en el Cajón de Maipú, tío, en vez que si hay cosas humanas me cueden retar si le pego a una señora en el mate por eflenco, ¿no ve?
-¡Yo también te puedo retar!
-Es que con usté ya estoy acostumbrado, mientras tanto que a la señora del mate no la conozco y me cuede hacer un embrujo, ¿no ve que salió en las noticias que aquí en el Cajón de Maipú hay ocnis?
-Entonces tírale a esa roca.
-Bueno.
(Le tira. De la roca sale un leve aullido).
-Buuuuuu...
-¿Qué fue eso?
-Sonó como un fastasma, tío.
-Anda a ver.
-No cuedo porque tengo las zapatillas mojadas y en la roca hay más nieve tuavía.
-Anda, cobarde.
-Bueno.
(ElMonito camina lentamente. De la roca se comienza a levantar una forma extraña).
-¡Tío, mire!
-Ya vi.
-Salgamos corriendo.
-No, devuélvete despacio.
-Se parece a la Calavera de Gual Disney.
-Es.
-¡Guaaaa!, yo mejor me arranco.
-Espera, renacuajo. Parece indicarnos algo.
Efectivamente, la Calavera de Gual Disney vuela sobre ellos y con la punta de la sábana les indica una cueva al borde del cerro. La Calavera de Gual Disney entra en la cueva y los llama, usando su indescifrable lenguaje.
-Buuuu....
-¿Entramos, mequetrefe?
-No quero, tío, porque son como las cuatro, en vez que tan bien los cuede salir el Dostor Cítico.
¿Qué habrá dentro de la cueva?

1 Comments:

  • At 9:28 AM , Anonymous La Lechucita said...

    Parece que hacia tiempo que no venia por aquí y me estaba perdiendo las noticias.
    Bueno ya me puse al día.
    A ver si se resuelven pronto los problemas.
    ¿Qué pasará en la cueva?
    Un abrazo para los dos

     

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home