ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Monday, May 04, 2009

¿No estaba? ¡Apareció!

-Gaznápiro.
-...
-Renacuajo.
-...
-¡Gusano de poca monta!
-...
-Oye, ElMonito, dónde estás.
-...
-Vamos, ya te amurraste. ¡Sal del closet ahora mismo!
-...
-Bah, qué raro, no está.
(Al rato).
-Bueno, después de todo es hora de clases. Debe estar en la escuela... aunque no me pareció verlo en la manaña, y el uniforme está colgado en el closet.
(Al rato).
-Buenas tardes.
-Buenas tardes, señor.
-Vengo a buscar a mi pupilo.
-Pase a la inspectoría, por favor.
(En la inspectoría).
-Buenas tardes señor, qué se le ofrece.
-Vengo a buscar a mi pupilo, inspector, y me dijeron que pasara por acá.
-¿Cómo se llama su pupilo?
-ElMonito.
-¿ElMonito? ¡Vaya!... ¡ElMonito! ¿Entonces usted es el tío Lamordes?
-¿Por qué se extraña?
-Por nada, señor, por nada. Yo soy el inspector Pino. Mmm... iré a ver.
(Vuelve).
-Lo siento, señor Lamordes, ElMonito no vino a clases. Lo más curioso es que otros dos compañeros también faltaron.
-No me diga nada: Toro y Martínez.
-Exactamente. ¿Dispone de alguna información?
-No, inspector, gracias.
-Hasta luego.
(En el camino de vuelta).
-Pero qué cosa más rara... ¿Habrán hecho la cimarra? No creo, son muy pequeños para eso.. hummm, qué cosa más curiosa...
(En casa).
-Hola, querido tío señor Lamordes, ¿cómo está usté?
-¡Gaznápiro! ¡Dónde te habías metido!
-Estaba haciendo una tarea.
-¡Mentira, infame! ¡No fuiste a clases! A ver, échame el aliento.
-¿Para qué?
-¡Échame el aliento!
-¡Buuuuf!
-Mmm, no hay rastros de alcohol, pero está podrido. ¿Qué comiste?
-Comimos una sopadepilla con el Toro y el Martínez, pero yo le eché kétchu pero el Toro se picó porque a él no le gusta el kétchu y me retó y los pusimos a peliar, entonces el Martínez pescó la sopadepilla y se la comió, así que descués tuve que comerme un pan pelado no más, pero le pedí permiso al señor que vendía sopadepillas y le eché peure al pan pelado, y quedó rico.
-¿Así que los tres estaban haciendo una tarea? ¡Mentira! ¡Hacían la cimarra!
-Está más loco, tío.
-Para que sepas, fui a la escuela y hablé con el inspector Pino. Dijo que no habían ido a clases.
-Es que la tía Ernestina los mandó a los tres al museo a ver los animales antiguos y tan bien a ver una momia, pero la momia era fea, tenía cara de La Muerte, así que la vi un ratito no más y salí corriendo, pero el Martínez se quedó y descués andaba creopupado porque decía que se le aparecía la momia en la mente.
-¿A qué museo fueron?
-Al Museo de Histeria Natural.
-Historia Natural.
-Sí. A ese.
-¿Y los demás?
-¡Los demás salieron ganando, no vale!, porque fueron con la tía Ernestina a la fábrica donde fabrican galletas marca no sé, pero son ricas.
-¿Y ustedes por qué no fueron con los demás?
-Es que no llevamos la comunicación firmada porque se los olvidó, así que entonces cuando los íbamos para la casa la tía Ernestina dijo suban niños los dejamos en el Museo de Histeria Natural no se vayan tuavía y de tarea anotan todas las cosas y descués traigan la tarea de las cosas anotadas.
-¿Y qué anotaste?
-Hice una lista, espere... ¿A ver? Aquí la tengo.
-Lee.
-Lista de cosas del Museo de Histeria Natural: Sológico de animales muertos. Son iguales que animales, pero no se mueven. El señor que los hace esplicó que es taxista. Descués salió un esqueleto de ballena gigante pero la caravela era diferente, porque tenía forma de ballena, no de humano, así que da menos susto, o sea no da susto. Descués salió la momia con pelo de lana morada, y descués vimos mariposas y un pulpo, pero no estaba vivo. Estaba muerto. TODOS LOS ANIMALES DEL MUSEO MUERTOS. Pero un perro estaba vivo, pero los guardianes lo echaron porque parece que se quería comer el hueso más largo del esqueleto de la ballena, se llama femun, y descués había un gatito en la ventana. Era tierno porque nadien le hacía cariño, pero yo le hice cariño y me rascó la mano.
-¿Esa es la lista?
-Sí.
-Me llama la atención el hecho de que los hayan mandado solos al museo.
-Es que la micro que iba a la fábrica de galletas pasó por el Museo de Histeria Natural y los dejaron ahí. La tía Ernestina dijo quédense adentro niños y descués los pasamos a buscar. Entonces como a las dos horas los pasaron a buscar y venían todos felices, y el Toro y el Martínez estaban más aburridos, pero yo tan bien, así que fuimos a la parte de afuera del Museo de Histeria Natural a esperán en el pastito, y los alcanzaba la plata para comprar una pura sopadepilla, así que fregué. ¡No vale, porque los otros tenían la guata llena de galletas!

3 Comments:

  • At 2:41 AM , Anonymous La Lechucita said...

    Sr Lamordes.....busque, busque, no se quede quieto hay tantos peligros para los jovenes Monitos....

    Besos

     
  • At 3:29 PM , Blogger Cristian said...

    Pensé que venía la nueva teleserie nocturna, Dónde Está ElMonito... Pero igual es raro que lo hayan mandado solo al Museo, no?

    Saludos.

     
  • At 12:51 PM , Blogger Fortunata said...

    Si muy raro...solos al museo... y si les pasa algo...¿imprudente la tía Ernestina?... Creo que El Monito necesita mas cuidado de su tío....

     

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home