ElMonito

Me yyamo ElmOnito y tengo 7 años y ¡sienpre boi en primero, nunca paso! Ni tio el señor Lamordes sienpre me reta por qe puro cree qe qero comer chocolate trencito en vez qe llo lo qe puro qero es no aburrirme y jugar. Ogalá jugar a la pelota o tan bien jugar plaistechon o tan bien pegar láminas de álbun. Ni tio es periodista y me ase dormir en el close de su ofisina. Ni tio dise que me qere bastante. LLo tan bien lo qero a él pero es muy retón. Grasia.

Tuesday, July 06, 2010

ElMonito y su tío en el Mundial de Sudáfrica (17)

-Toc toc.
-¿Quién será a esta hora? -dice la abuelita.
-A lo mejor es un lión maldito, agüelita, porque los liones malditos saben tocar la cuerta.
-Asomate a ver, niño, mira que a mí me da susto abrir a estas horas de la noche.
-Bueno.
(ElMonito se dirige a la puerta).
-¿Quén es?
-¡Ábreme, gaznápiro, mira que oigo unos animales que se acercan!
-¡Es ni tío, agüelita! ¿Le cuedo abrir la cuerta?
-¿Qué edad tiene?
-Como ochenta y tres, no, como cincuenta y siete, o como sesenta catorce.
-¿Es buen mozo?
-No sé. Yo lo encuentro viejito y además que es hombre, no es mujer, entonces no cuede ser bonito porque si es bonito entonces se cuede poner colepato.
-¡Ábreme, idiota, que me van a comer estos animales!
-No cuedo abrir tuavía, querido tío señor Lamordes, porque la agüelita no me da permiso. ¿Le abro no más, agüelita?
-Espera, niño, que me estoy pintando.
-Bueno.
-¡Ábreme, infeliz!
-Ji ji ji... ji ji ji...
-¡Son hienas!
-¿Esas que se ríen?
-¡Sí!
-Quero verlas, porque en el Sológico de Chile no hay yenas parece.
-¡Ay, me mordió una!
-Ábrele ahora, niño. Estoy lista.
(ElMonito abre la puerta).
-¡Por fin! ¡Mira, me rompió el pantalón y me dejó sangrando la pierna, por tu culpa!
-¡Pero si usté me dejo abandonado en la selva de mentira del Mundial de África y descués reclama más encima!
-Hola, caballero.
-¿Y eso, qué es?
-Es la agüelita que baila Shakira. Sabe hacer lentejas con carne de gúfalo y tan bien hace huevos revueltos con pan.
(El tío Lamordes le habla al oído a su sobrino).
-Se parece a la novia de Frankenstein.
-La novia de Fráskenten es vanrira, pero la agüelita no es vanvira, porque es de raza humana.
-¿Le bailo, señor?
-Mejor me haría un caldito antes que un bailecito.
-Bueno, pero después le bailo.
-¿Tiene alojamiento?
-Sí, y tengo televisor para que vea los partidos que faltan. Tengo listo el escenario. ¿Pongo la música?
-Después del caldito.
-Yo quero tomar chocolate agüelita.
(Al rato, después de una reparadora cena).
-Tsamina mina eh, eh
Waka waka eh, eh
Tsamina mina sangalewa
¡Porque esto es África!
-Ahora entiendo por qué llevaban esa cara y corrrían tan rápido los personajes malos. ¡Y pensar que nos espera una larga noche!
-No le escucho muy bien, querido tío señor Lamordes. Hable más fuerte.
-Digo que pongas la tele para ver el partido.
-Bueno.
(La enciende).
-Pero juega Uruguay con Holanda y no lo están dando.
-Es que los dan descués que terminan, porque es de canal nacional.
-¡No puede ser!
-Sí, caballero, porque yo veo con la señal del canal de su país.
(La abuelita pone la música de 9 semanas y media).
-¿Y eso?
-El baile del caño, mi amor. Las noches de Sudáfrica son largas. ¡Niño, mira para el lado!
-Bueno agüelita. Me puse las manos en la parte de la cara donde están los ojos.
-¡Horror! ¡Prefiero las hienas!
-No, tío, mejor mire a la agüelita, porque la guata de las yenas está vacía.

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home